Español

Pagina web del Santuario en Español

Editorial

¡Bienvenido a la Página Web del Santuario de Santa Teresita de Lisieux !

Père Olivier RuffrayEn el mes de mayo nos dirigimos de forma muy especial a la Santísima Virgen, a la que en Lisieux llamamos “Virgen de la Sonrisa” desde que María sonrió, reconfortó y curó a Teresita, el 13 de mayo de 1883, a la edad de 10 años, de una depresión profunda causada por la entrada en el Carmelo de su hermana Paulina, a la que había escogido como segunda mamá al morir su querida madre Celia cuando tenía cuatro años y cuya separación revivió en ella el dolor de la pérdida de su querida mamá. ”De repente, la Santísima Virgen me pareció hermosa, tan hermosa, que yo nunca había visto nada tan bello. Su rostro respiraba una bondad y una ternura inefables. Pero lo que me llegó hasta el fondo del alma fue la encantadora sonrisa de la Santísima Virgen. En aquel momento, todas mis penas se disiparon…”( MA 30rº).

Amar a María nos lleva directamente a Jesús. El amor de Jesús que llena nuestra alma nos hace conocer el amor de Dios Padre por la acción del Espíritu Santo, este mismo Espíritu Santo cuya venida esperamos especialmente en la fiesta de Pentecostés que es la fiesta de la Iglesia.

En Lisieux Santa Teresita nos enseña a amar a la Iglesia : “En el corazón de la Iglesia mi Madre, yo seré el amor.” He aquí la audacia de Teresita : darnos a conocer el amor de Dios depositado en nuestros corazones que no desea más que difundirse en el río de la caridad : “La caridad me dio la llave de mi vocación.” (MB 3vº)

Más aún, en Lisieux, Santa Teresita nos conduce a los caminos de la Misericordia divina. En la actualidad estamos acondicionando, bajo el claustro sur de la Basílica, un lugar que nos ayude a comprender la Misericordia divina tal y como la misma Santa Teresita la comprendió.

En sus manuscritos autobiográficos nos cuenta Teresita que, al volver de la misa del Gallo, el 25 de diciembre de 1886, fortalecida por la Eucaristía que acababa de recibir, Jesús la hizo fuerte y valerosa (Gracia de Navidad). Teresita recuerda también otro momento, acaecido un domingo, en el que, al contemplar una estampa de Jesús en la Cruz que se deslizaba de su misal, comprendió la misión a la que la llamaba el Señor : trabajar para salvar las almas de los pecadores. Algo que hizo rezando por Pranzini, un condenado a muerte que había rechazado la ayuda del sacerdote pero que, estando en el cadalso, besó las llagas del Crucifijo que el sacerdote tenía entre sus manos. Teresita obtuvo la señal que había pedido. Y entrará en el Carmelo para rezar por los pecadores. Pranzini será su primer hijo.

También en Lisieux recibimos estos días al futuro de la Iglesia, a los jóvenes adolescentes de la Isla de Francia de las Obras Misionales Pontificias (OMP) encabezados por sus respectivos Obispos.

Cuando ojeamos el registro en el que se escriben el nombre y la procedencia de los sacerdotes que vienen a celebrar misa en el Santuario de Lisieux, nos sigue asombrando comprobar que vienen de todo el mundo, de todos los continentes.

Este es el milagro de Teresita : atraer a los jóvenes y a los mayores, a los cercanos y a los alejados, enseñarnos a amar y a hacer amar al amor : “Amar a Jesús y hacerlo amar.”

En Lisieux recordamos a todos en nuestra oración de cada día y confiamos vuestras intenciones a Santa Teresita y a los beatos Luis y Celia Martin, sus padres.

Gracias por rezar también por nosotros.

Teresita

Todo sobre Teresita de Lisieux

Su familia

Sus padres y hermanas

Luis Martin

padre de santa Teresita de Lisieux

Louis MartinNacido en Burdeos, el 22 de agosto de 1823. Luis Martin, fue educado en campamentos militares, según los destinos de su padre.

info document -  voir en grand cette imageElige el oficio de relojero que armonizaba perfectamente con su amor al trabajo detallado y con su gusto por la soledad.

A los 22 años piensa en la vida religiosa. Se dirige al monasterio del Gran San Bernardo pero le dicen que no podrá ingresar en él mientras no sepas latín. Con ilusión y entusiasmo se dedica a estudiarlo. Recibe clases particulares durante más de un año pero, finalmente, renuncia a este proyecto.

Pasa tres años en París perfeccionando sus conocimientos profesionales. El santuario de Ntra. Sra. De las Victorias recibe, con frecuencia, sus visitas.

En 1850 se instala como relojero en Alençon, en casa de sus padres. Su fe es profunda y activa : ¡ ni pensar en abrir su tienda los domingos !… ¿Sus distracciones ? Largas sesiones de pesca, algunas salidas a cazar y veladas con los jóvenes de Círculo católico fundado por su amigo Vidal Romet.

Su madre se preocupa al verlo soltero a los treinta y cuatro años pero, mientras aprende la técnica del punto de Alençon, se fija en una joven, Celia Guerin, especialmente dotada… Se casan el 13 de junio de 1858.

Celia Martin

madre de santa Teresita de Lisieux

Zélie GuérinNacida el 23 de diciembre de 1831 en Gandelain, en el Orne, María Celia Guerin era una mujer inteligente y una trabajadora infatigable.

Había desado ser religiosa, pero la superiora de l’Hotel-Dieu de Alençon la había desanimado claramente.

Decepcionada, aprende el oficio de encajera. Destaca en él tan rápidamente que, a los veinte años, se instala por su cuenta en la calle San Blas.

Trabaja, al principio, con su hermana mayor, María Luisa Dositea que pronto la abandonará par entrar en el monasterio de la Visitación de Le Mans. Sor María Dositea será, toda su vida, la consejera espiritual de Celia así como de su joven hermano, Isidoro Guerin, el niño mimado de la familia.

La encajera manejaba tan bien la pluma como la aguja. De manera muy viva le cuenta a su hermana visitandina, después a sus hijas mayores, pensionistas en Le Mans con su tía, los pequeños detalles de su vida cotidiana. Gracias a esta correspondencia conocemos detalles hermosos de la infancia de Teresa.

María (Sor Maria del Sagrado Corazón)

Notas cronológicas de su vida

  • 22.02.1860
    • Nacimiento de María, hija mayor de los Martin. Bautizo en la Iglesia San Pedro de Montsort.
  • 10.1868
    • María y Paulina entran como pensionistas en la Visitación.
  • 02.07.1869
    • Primera comunión en la capilla de la Visitación.
  • 1869
    • Confirmación.
  • 04.01.1873
    • Bautizo de Teresa. María es su madrina.
  • 02.08.1875
    • Deja el pensionado de la Visitación con seis primeros premios.
  • 1882
    • El Padre Pichón se convierte en su Director espiritual.
  • 13.05.1883
    • Cuida de Teresa, gravemente enferma, desde la partida de Paulina al Carmelo.
  • 1885-1886
    • María es la confidente de los escrúpulos de Teresa.
  • 25.03.1885
    • Voto privado de castidad.
  • 15.10.1886
    • Entra en el Carmelo de Lisieux y toma el nombre de Sor María del Sagrado Corazón.
  • 19.03.1887
    • Toma de hábito.
  • 12.1894
    • Ruega a M. Inés (Paulina) que pida a Teresa que escriba sus recuerdos de infancia.
  • junio-julio 1895
    • Teresa propone su Ofrenda al Amor Misericordioso a Sor María del Sagrado Corazón.
  • 8-17.09.1896
    • María pide a Teresa que le ponga por escrito su doctrina sobre « la infancia espiritual » : su « caminito » (Manuscrito B).
  • 08.03.1937
    • Gravemente enferma, recibe la Unión de los Enfermos.
  • 19.01.1940
    • Muerte de María, a los 80 años, en el Carmelo de Lisieux.

Paulina (sor Inés de Jesús)

Notas cronológicas de su vida

  • 07.09.1861 Pauline
    • Nacimiento de Paulina, segunda hija de los Martin.
  • 08.09.1861
    • Bautizo en la iglesia de San-Pedro de Montsort.
  • 10.1868
    • Paulina y María entran como pensionistas en la Visitación de Le Mans, donde está su tía, Sor María Dositea.
  • 02.07.1874
    • Paulina hace su primera comunión en la capilla de la Visitación. Sueña que será visitandina.
  • 1875
    • Al terminar María sus estudios, Paulina se queda sola en el pensionado. Correspondencia regular entre Celia Martin y Paulina.
  • 01.08.1877
    • Paulina deja el pensionado de la Visitación.
  • 28.08.1877
    • Después de la muerte de la Sra Martin, Teresa decide : « Mi mamá será Paulina ! »
  • 16.02.1882
    • En la catedral de S. Pedro, en la capilla de Ntra Sra del Carmen, Paulina siente la vocación de entrar en el Carmelo.
  • 02.10.1882
    • Paulina entra en el Carmelo de Lisieux y toma el nombre de Sor Inés de Jesús.
  • 06.04.1883
    • Paulina es novicia.
  • 08.05.1884
    • Paulina pronuncia sus votos perpetuos en las manos de la fundadora del Carmelo de Lisieux, M. Genoveva de Santa Teresa…
  • 20.02.1893
    • Es elegida priora por primera vez. El 21 de marzo de 1896 será sustituida por M. María de Gonzaga.
  • Invierno 1894
    • Ordena a Teresa escribir sus recuerdos de infancia.
  • junio 1897
    • Propone, a M. María de Gonzaga, editar los escritos de Teresa.
  • 19-20 octubre 1898
    • Publicación de « Historia de un alma ». A ella se debe gran parte de la preparación del libro.
  • 1902
    • M. Inés vuelve a ser priora.
  • 1909
    • En el momento en el que se prepara el Proceso de Teresa, Sor Inés de Jesús es reelegida priora.
  • 1923
    • Pío XI la confirma priora de por vida. M Inés dedicará toda su vida a difundir la vida de Teresa y su doctrina en el mundo.
  • 07.06.1944
    • Los bombardeos devastan Lisieux. El superior de la Misión de Francia pide a la M. Priora que las Carmelitas abandonen el monasterio y se refugien en la Cripta de la Basílica..
  • 27.08.1944
    • Después de ochenta días vuelven al Carmelo que no ha sufrido las consecuencias de los bombardeos, milagrosamente.
  • 01.1949
    • Sufre una congestión pulmonar.
  • 28.07.1951
    • Muere a la edad de 90 años.
  • 01.08.1951
    • Solemnes exequias bajo la presidencia de Mons. Picaud, Obispo de Bayeux y Lisieux.

Leonia (Sor Francisca Teresa)

Notas cronológicas de su vida

  • 03.06.1863
    • Nacimiento de Leonia, tercera hija de los Martin, en Alençon.
  • 23.05.1875
    • Primera Comunión en Ntra Sra de Alençon.
  • 18.06.1877
    • Acompaña a su madre enferma a Lourdes con María y Paulina.
  • 03.10.1881
    • Termina sus estudios en las Benedictinas de Lisieux donde había estado como pensionista. Tiene 18 años.
  • 13.05.1883
    • Curación milagrosa de Teresa por la Virgen en presencia de Leonia.
  • 14.06.1884
    • Madrina de confirmación de Teresa.
  • 07.10.1886
    • Durante una estancia del Sr. Martin y sus cuatro hijas en Alençon, primer ensayo de vida religiosa en las Clarisas. Sólo estará dos meses.
  • 16.07.1887
    • A los 24 años entra en la Visitación de Caen.
  • 06.01.1888
    • Leonia deja la Visitación de Caen donde ha permanecido solo seis meses.
  • 10.01.1889
    • Asiste a la toma de hábito de Teresa con el Sr Martin y Celina.
  • 12.02.1889
    • El Sr. Martin es internado en el Buen Salvador de Caen donde estará más de tres años. Leonia y Celina lo visitan regularmente.
  • 24.06.1893
    • Segunda entrada en la Visitación de Caen.
  • 06.04.1894
    • Toma de hábito con el nombre de Sor María Dositea.
  • 20.07.1895
    • Después de dos años en la Visitación de Caen Leonia, de 32 años, vuelve a Lisieux donde vive con los Guerin en Lisieux.
  • 17.07.1897
    • Ultima carta de Teresa a Leonia en la que le asegura que será visitandina.
  • 04.10.1897
    • Entierro de Teresa. Leonia preside el duelo.
  • 28.01.1899
    • Tercera entrada de Leonia en la Visitación de Caen a los 35 años y medio. Será la definitiva.
  • 30.06.1899
    • Nueva toma de hábito de Leonia, esta vez con el nombre de Sor Francisca Teresa, en la Visitación de Caen.
  • 02.07.1900
    • Profesión en la Visitación de Caen.
  • 08.1910
    • Leonia es testigo en el proceso informativo de la Causa de Beatificación de Teresa, en Bayeux.
  • 09.1915
    • Encuentro de las tres hermanas en el Carmelo de Lisieux con motivo del Proceso Apostólico de la Beatificación de Teresa.
  • 29.04.1923
    • Beatificación de Sor Teresa del Niño Jesús.
  • 16.06.1941
    • Muere en la Visitación de Caen a los 78 años.
  • 11.03.1945
    • La urna de las reliquias de Teresa llega a la Visitación de Caen a la vuelta de los actos que tuvieron lugar en París, en honor de Santa Teresita, Patrona de Francia, para visitar los restos mortales de Leonia en la cripta. Desde hace unos 15 años, esta cripta está abierta a los numerosos peregrinos que vienen a rezar ante la tumba de Leonia.

Celina (Sor Genoveva de la Santa Faz)

Notas cronológicas de su vida

  • 28.04.1869
    • Nacimiento de María Celina, séptima hija de los Martin en la casa de la calle Puente-Nuevo.
  • 05.09.1869
    • Bautizo en Alençon.
  • 1877
    • Medio pensionista en la abadía de las Benedictinas de Lisieux.
  • 13.03.1880
    • Primera Comunión en la capilla de la Abadía.
  • 05.06.1880
    • Confirmación.
  • 10.1880
    • Teresa entra en la escuela de la Abadía con Celina.
  • 1885
    • Celina abandona la Abadía donde había sido presidenta de las « Hijas de María ». Fue una alumna brillante.
  • 04.1888
    • Recibe una propuesta de matrimonio. Celina estudia pintura y fotografía.
  • 16.06.1888
    • Celina anuncia a su padre su deseo de ser religiosa.
  • 12.02.1889
    • El Sr Martin ingresa en el Buen Salvador de Caen. Celina se instala con Leonía cerca de él, en las Hermanas de S. Vicente de Paul, durante tres meses.
  • 08.12.1889
    • El Padre Pichon, su director espiritual, la autoriza a hacer voto de virginidad.
  • 29.07.1894
    • El Sr Martin muere a causa de una crisis cardíaca. Es asistido por Celina.
  • 14.09.1894
    • Celina entra en el Carmelo. Llevará consigo su cámara fotográfica.
  • 05.02.1895
    • Novicia, toma el nombre de Sor María de la Santa Faz. Más tarde cambiará definitivamente este nombre por el de Sor Genoveva de la Santa Faz.
  • 09.06.1895
    • Sor Teresa del Niño Jesús solicita, en la misa de la fiesta de la Santísima Trinidad, permiso para ofrecerse como victima al Amor Misericordioso.
  • 11.06.1895
    • Ofrenda con Celina.
  • 24.02.1896
    • Profesión.
  • 1898 - 1899
    • Sor Genoveva participará toda su vida activamente en la difusión del mensaje de Teresa por medio de sus escritos, sus fotografías y sus retratos.
  • 1952
    • Aparición de Consejos y Recuerdos de Sor Genoveva.
  • 24.02.1956
    • Bodas de Diamante. Mons. Jacquemain, Obispo de Bayeux y Lisieux autoriza la apertura del Proceso Informativo de la Causa del Siervo de Dios Luis Martin.
  • 25.02.1959
    • Muerte de Sor Genoveva.

Su vida

Las grandes fechas de su vida y de su glorificación

Las grandes etapas de la vida de santa Teresita

Alençon

  • 1873
    • 2 de enero : Nacimiento de María Francisca Teresa
    • 4 de enero : Bautizo en la iglesia de Nuestra Señora
    • marzo 73 - abril 74 : Con la nodriza en Semallé (cerca de Alençon).
  • 1874
    • 2 de abril : Vuelve definitivamente con su familia.
  • 1877
    • 28 de agosto : Muerte de la Sra Martin a consecuencia de un cáncer de pecho. Theresa elige a su hermana Paulina como su segunda madre. El Sr Guerin, hermano de la difunta, aconseja al Sr. Martin, su cuñado, que venga con sus hijas a vivir a Lisieux donde él reside y tiene una farmacia.

Lisieux

En los Buissonnets

  • 1877
    • 16 de noviembre : Llegada del Sr. Martin y sus cinco hijas a Lisieux.
  • 1878
    • 8 de agosto : En Trouville, Teresa ve el mar por primera vez.
  • 1881
    • 3 de octubre : Teresa entra como pensionista en la abadía de Nuestra Señora del Prado (colegio dirigido por las Benedictinas).
  • 1882
    • 2 de octubre : Paulina ingresa en el Carmelo de Lisieux y toma el nombre de Sor Inés de Jesús.
  • 1883
    • 25 de marzo : Grave enfermedad de Teresa
    • 13 de mayo : Fiesta de Pentecostés : Curación de Teresa por la sonrisa de la Virgen, en los Buissonnets.
  • 1884
    • 8 de mayo : Primera Comunión de Teresa en la Abadía. Profesión de Paulina - Sor Inés - en el Carmelo.
    • 14 de junio : Confirmación de Teresa por Mons. Hugonin.
  • 1885
    • Mayo : Comienzo de una crisis de escrúpulos.
  • 1886
    • Febrero : Enferma, abandona la Abadía. Clases particulares.
    • 15 de octubre : María, la hermana mayor y madrina de Teresa, entra en el Carmelo de Lisieux y toma el nombre de Sor María del Sagrado Corazón.
    • 25 de diciembre : Al volver de la Misa del Gallo, Teresa recibe la gracia de su conversión.
  • 1887
    • 29 de mayo : Pentecostés. El Sr. Martin da permiso a Teresa para que entre en el Carmelo a los quince años.
    • Julio/agosto : Teresa reza por la conversión de Pranzini que acaba de ser condenado a muerte.
    • 1° de septiembre : Teresa lee en el periódico « La Croix » el relato de la ejecución de Pranzini y su conversión.
    • 31 de octubre : Visita a Mons. Hugonin, obispo de Bayeux, para pedirle la autorización de entrar en Carmelo.
    • 4 de noviembre-2 de diciembre : Peregrinación a Italia.
    • 20 de noviembre : Audiencia con el Papa León XIII. Teresa le expresa su deseo de entrar en el Carmelo a los quince años.
  • 1888
    • 1° de enero : Se informa a Teresa de la respuesta favorable de Mons. Hugonin, pero las Carmelitas no quieren que entre en el Carmelo en pleno inverno.

En el Carmelo

    • 9 de abril : Entrada de Teresa en el Carmelo a los quince años y tres meses.
  • 1889
    • 10 de enero : Toma de hábito. Teresa firma en lo sucesivo : Sor Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz.
    • 12 de febrero : El Sr. Martin es ingresado en el Buen Salvador de Caen. Permanecerá allí tres años.
    • 25 de diciembre : Rescisión del contrato de alquiler de los Buissonnets.
  • 1890
    • 8 de septiembre : Profesión religiosa de Teresa.
    • 24 de septiembre : Ceremonia pública de la toma de velo.
  • 1892
    • 10 de mayo : El Sr. Martin vuelve a Lisieux.
  • 1893
    • 20 de febrero : Sor Inés - Paulina - es elegida priora del Carmelo. M. María de Gonzaga, priora saliente, es nombrada maestra de novicias. Teresa es su ayudante.
  • 1894
    • 29 de julio : Muerte del Sr. Martin.
    • 14 de septiembre : Entrada de Celina en el Carmelo.
    • Invierno : Teresa, por obediencia, comienza a redactar sus recuerdos - Manuscrito A -. Descubre el camino de « la infancia espiritual ». « Su Caminito », como ella lo llama.
  • 1895
    • 21 de enero : Teresa representa su segunda composición recreativa sobre Juana de Arco.
    • 9 de junio : Fiesta de la Santísima Trinidad : Teresa se ofrece como víctima al Amor Misericordioso del Señor.
    • 17 de octubre : El seminarista Mauricio Bellière es confiado a Teresa como hermano espiritual.
  • 1896
    • 21 de marzo : M. María de Gonzaga es reelegida priora. Sigue también con la responsabilidad del noviciado pero pide a Teresa que se ocupe de las novicias.
    • noche del 2 al 3 de abril : Primera hemoptisis. Poco tiempo después de Pascua, entra en la noche de la fe.
    • 30 de mayo : Le es confiado el P. Adolfo Roulland como su segundo hermano espiritual.
    • Septiembre : Redacta el Manuscrito B para Sor María del Sagrado Corazón : « Mi vocación es el Amor ».
  • 1897
    • Junio : Por obediencia escribe el Manuscrito C.
    • 8 de julio : Teresa es llevada a la enfermería.
    • 30 de julio : Teresa recibe el sacramento de la Unción de enfermos.
    • 30 de septiembre : Muere Teresa a eso de las 7,30 de la tarde.
    • 4 de octubre : Entierro de Teresa en el cementerio de Lisieux.

Las grandes etapas de su glorificación

  • 1898
    • 19-20 de octubre : 1898 Primera edición de « Historia de un alma » (200.000 ejemplares).
  • 1899-1900
    • Llegan los primeros peregrinos a la tumba de Teresa. Primeros milagros.
  • 1908
    • 26 de mayo : Curación ante la tumba de Teresa de Reine Fauquet, una niña ciega de cuatro años.
  • 1910
    • Comienzo del Proceso de Canonización bajo la responsabilidad de Mons. Lemonnier, obispo de Bayeux.
  • 1915
    • Inicio del segundo Proceso llamado Apostólico.
  • 1921
    • El papa Benedicto XV firma el decreto de la heroicidad de las virtudes de la Venerable Sierva de Dios.
  • 1923
    • 29 de abril : Beatificación de Sor Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz por el Papa Pío XI y traslado de sus restos mortales del cementerio de Lisieux al Carmelo.
  • 1925
    • 17 de mayo : Canonización solemne por el Papa Pío XI con asistencia de 500.000 peregrinos en Roma.
  • 1927
    • 14 de diciembre : Pío XI proclama a Santa Teresita patrona de las Misiones junto a S. Francisco Javier.
  • 1929
    • 30 de septiembre : Se coloca la primera piedra de la Basílica por el cardenal Pacelli, delegado del Papa Pío XI.
  • 1937
    • 11 de julio : Inauguración y bendición de la Basílica por el cardenal Pacelli, delegado del Papa Pío XI.
    • 24 de julio : Fundación de la Misión de Francia. Lisieux será la sede de su Seminario.
  • 1944
    • 3 de mayo : El Papa proclama a Santa Teresita patrona de Francia junto a Juana de Arco.
  • 1947
    • Cincuenta aniversario de la muerte de Santa Teresita. Sus reliquias son llevadas a casi todas las diócesis de Francia.
  • 1954
    • 11 de julio : Consagración de la Basílica.
  • 1956
    • Edición facsímil de los Manuscritos autobiográficos (llamados « Historia de un alma »).
  • 1973
    • Celebración del Centenario de su nacimiento.
  • 1980
    • 2 de junio : El Papa Juan Pablo II peregrino en Lisieux.
  • 1988
    • Aparición de la Edición del Centenario (Obras completas de Santa Teresita en edición crítica).
  • 1992
    • Aparición de la Nueva Edición del Centenario ofrecida al Papa Juan Pablo II el 18 de febrero de 1993.
  • 1997
    • Centenario de la muerte de Santa Teresita.
    • 19 de octubre : El Papa Juan Pablo II proclama a Santa Teresita Doctora de la Iglesia.

Una vida corriente, ordinaria

La santidad de Santa Teresita no se basa en fenómenos extraordinarios. Se basa en « hacer de manera extraordinaria las cosas más ordinarias y corrientes ».

Cuesta entender que la vida de Teresa Martin fuera completamente corriente porque para nosotros, Teresa Martin es hoy Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, conocida en el mundo entero, Patrona universal de las Misiones, Patrona de Francia junto a Santa Juana de Arco, Doctora de la Iglesia, etc. Pero olvidamos que pasó inadvertida para su familia, para su entorno, para el Carmelo e incluso para su padre espiritual, para su obispo,… Ciertamente que en Lisieux se comentó que había tenido la audacia de hablar al Papa León XIII en una audiencia en Roma (un periódico nacional se hizo eco de la noticia). También se comentó que había entrado en el Carmelo a los quince años y tres meses. Pero, cuando murió desconocida en un pequeño Carmelo de Provincias, no había más de treinta personas en su entierro en el cementerio de Lisieux. Sin embargo, a su canonización en S. Pedro de Roma asistirán más de 500.000 el 17 de mayo de 1925.

¿Entonces ?… Sí, una vida muy ordinaria y muy escondida.

Alençon (1873-1877)

Aquarelle de Thérèse à AlençonUna familia cristiana en Alençon, El padre, Luis Martin, relojero-joyero, la madre, Celia Guerin, encajera.

Han tenido nueve hijos de los cuales cuatro han muerto a temprana edad. Quedan cuatro hijas y he aquí que, a los cuarenta años, la madre está encinta.

Teresa nace el 2 de enero de 1873. Niña alegre, vivaracha, permanece un año con Rosita Taillé, su nodriza, en Semallé (su madre no puede darle el pecho). Su vida es dichosa, llena del amor de sus padres y hermanas. La pequeña y última hija recibe de toda la familia una fe profunda, viva, generosa y llena de caridad.

Todo va bien hasta que surge el drama : la madre, Celia Guerin, muere de un cáncer de pecho. Teresa tiene cuatro años y medio.

El golpe es muy fuerte para la pequeña que escoge a su hermana Paulina como su segunda madre, pero la herida es profunda y tardará diez años en cicatrizar.

Lisieux (1877-1888)

Con cinco hijas que educar, el Sr. Martin cede a los ruegos insistentes de su cuñado, Isidoro Guerin, farmacéutico en Lisieux. Toda la familia Martin se instala en Los Buissonnets. Teresa encuentra allí una ambiente cálido, pero los cinco años que va al colegio de la abadía de las Benedictinas, serán para ella « los cinco años más tristes de su vida ». Buena alumna pero tímida y escrupulosa, sufre con los contratiempos de la vida escolar…

Aquarelle de la guérison de Thérèse aux BuissonnetsLa entrada de Paulina en el Carmelo de Lisieux vuelve a abrir la herida. A los diez años, Teresa cae gravemente enferma : síntomas alarmantes de una regresión infantil, alucinaciones, anorexia. La medicina no puede hacer nada. Los familiares y el Carmelo rezan. El 13 de mayo de 1883, una imagen de la Virgen María sonríe a Teresa que es curada súbitamente.

Al año siguiente, el 8 de junio, su primera Comunión es para ella una « fusión » de amor. Jesús se entrega al fin a ella y ella se entrega a Èl. Piensa ya en ser carmelita. La entrada en el Carmelo de su tercera madre, su hermana María, la desestabiliza. Sufre una grave crisis de escrúpulos obsesivos, está hipersensible y « llora en exceso ». Desea morir y ser liberada. Al volver de la misa del Gallo el año 1886, la gracia toca su corazón. Es una verdadera conversión que la transforma en una mujer fuerte. El Niño del pesebre, el Verbo de Dios le ha comunicado su fuerza en la Eucaristía.

Está decidida a luchar para entrar en el Carmelo, para salvar todos los obstáculos : su padre, su tío, el superior del Carmelo, el obispo, el Papa León XII, pues la gracia le ha abierto el corazón y quiere salvar a los pecadores con Jesús que, en la Cruz, tuvo sed de almas. Teresa, a los catorce años y medio, decide permanecer siempre al pie de la Cruz para recoger la sangre divina y dársela a las almas« . Tal es su vocación de »amar a Jesús y hacerlo amar".

En 1887, al oír hablar de un asesino que ha dado muerte a tres mujeres en París, reza y se sacrifica por él queriendo, a todo precio, arracarlo del infierno. Henri Pranzini es juzgado y condenado a morir guillotinado pero, en el momento de morir, besa el crucifijo. Teresa llora de alegría : su oración ha sido escuchada. Lo llama su primer hijo.

En su peregrinación a Italia Teresa se da cuenta de que, a pesar de lo « sublime de su vocación », los sacerdotes tienen pequeñas debilidades. Piensa que hace falta rezar mucho por ellos, porque son hombres « debiles y frágiles ». Teresa comprende que su vocación no consistirá sólo en orar por la conversión de los grandes pecadores, sino también en rezar por los sacerdotes. En el curso de esta peregrinación pide al Papa poder entrar en el Carmelo a los quince años. Respuesta evasiva, « un fiasco », pero el 9 de abril de 1888, Teresa deja para siempre a su padre, a sus hermanas, a su familia, los Buissonnets, a su perro Tom…

En el Carmelo (1888-1897), un camino de soledad

Se siente feliz al estar para siempre en el Carmelo, « prisionera » con Èl… y con 24 hermanas. La vida comuntaria, el frío, la oración, a menudo en sequedad, la soledad afectiva (aunque esté con sus dos hermanas mayores), todo lo soporta con ilusión. Su más grande sufrimiento será la enfermedad de su amado padre, internado en El Buen Salvador de Caen, hospital para enfermos mentales. Nuevo drama familiar para Teresa que profundiza en la oración con « el Siervo doliente » de Isaías, 53, en la Pasión de Jesús. Pero el clima espiritual de su Carmelo, marcado por el temor a un Dios a quienes se ve, sobre todo, como un Dios justo, le pesa. Aspira al amor cuando lee la « Llama de amor viva » de S. Juan de la Cruz. En 1891 — tiene 18 años - un sacerdote la lanza « sobre las olas de la confianza y del amor » sobre las cuales no se atrevía a avanzar, retenida en este camino audaz incluso por su hermana Paulina, la Madre Inés de Jesús que será elegida priora el 1893.

Su padre, que había regresado con su familia desde el Buen Salvador de Caen, muere en 1894 : Celina, que le había cuidado, entra en el Carmelo.

Aquarelle de Thérèse au CarmelEn esta época es cuando la joven hermana Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz (tal es su verdadero nombre, resumen de su vocación) descubre, después de años de búsqueda, el camino que va a transformar su vida. Teresa recibe la gracia de profundizar en la Paternidad de Dios que nos es otra coas que Misericordia y Amor (expresadas en su Hijo Jesús, hecho hombre. La vida cristiana no es otra cosa que la vida de un hijo del Padre - hijo en el Hijo - inagurada en el bautismo y vivida en una confianza absoluta. « Si no volvéis a ser como niños no entraréis en el reino de los cielos » (Mt 18, 3). Por suerte, M. Inés de Jesús le ordena escribir sus recuerdos de infancia. Teresa obedece y escribe 86 páginas en un cuadernito.

En su tiempo, algunas almas escogidas se ofrecían como víctimas a la Justicia divina. La « debil e imperfecta Teresa » se ofrece al Amor Misericordioso el día 9 de junio, en la misa de la Santísima Trinidad.

Este don total « la renueva », quema todo pecado en ella. En septiembre de 1896, Teresa experimenta que su hermosa vocación (« carmelita, esposa y madre ») no le basta. En sus oraciones siente grandes deseos de ser sacerdote, diácono, profeta, doctor, misionero, mártir… Pero pronto encuentra su vocación al leer un pasaje de S. Pablo sobre la caridad (I Cor, 13). Todo queda claro para ella y puede escribir « ¡ Oh, Jesús, amor mío, he encontrado al fin mi vocación ! ¡Mi vocación es el Amor !… Sí, he encontrado mi puesto en la Iglesia y ese puesto, Dios mío, eres Tú quien me lo ha dado. En el corazón de la Iglesia, mi madre, yo seré el amor. Así lo seré todo ¡¡¡ Así mi sueño se verá realizado !!! (Manuscrito B, 3 v). Cada vez más atormentada por la inquietud de que los pecadores no conozcan este amor misericordioso de Dios, en Pascua de 1896, entra en una noche oscura en la que su fe y su esperanza combaten. Mientras tanto, una tuberculosis mina su salud y la debilita. Teresa emplea sus últimas fuerzas en enseña »su camino de infancia espiritual" a las cinco novicias que tiene a su cargo y a sus hermanos espirituales, sacerdotes y misioneros en Africa y China.

Viviendo esta compasión en unión con Cristo en Getsemaní y en su Cruz, agotada por las hemoptisis, guarda su sonrisa y su exquisita caridad para animar la moral de sus hermanas, consternadas al verla morir llena de atroces sufrimientos. Por obediencia continúa, hasta el agotamiento, la redacción de sus recuerdos en los cuales, con una verdad transparente, « canta las misericordias del Señor » en su corta vida. Pidiendo « hacer el bien en la tierra después de su muerte, hasta el fin del mundo », profetizando humildemente que su misión póstuma sería enseñar su caminito a las almas y « pasar su cielo haciendo el bien en la tierra », muere el 30 de septiembre 1897.

Un año después de su muerte se publica un libro a partir de sus escritos : Historia de una Alma, que va a conquistar al mundo y dará a conocer a esta joven religiosa que había amado a Jesús« hasta morir de amor ». Una vida escondida iba a iluminar el mundo. Y esto dura ya más de cien años…

Sus escritos

Manuscritos de santa Teresita de Lisieux

« Historia de un alma »

« Presiento que mi misión va a comenzar : mi misión de hacer amar a Dios como yo lo amo y de enseñar mi caminito a las almas » - (Útimas Conversaciones, 17 de julio de 1897)

El 20 de septiembre de 1898, M. Inés de Jesús y M. María de Gonzaga, priora en ejercicio, publicaban una circular necrológica, excepcionalmente larga - 476 páginas- que había sido enviada a todos los carmelos de Francia. Se hizo una tirada de 200.000 ejemplares. El precio : 4 francos. Su título : Historia de un alma.

En efecto , M. Inés compiló llos manuscritos de su hermana (llamados más tarde A, B y C) escritos por « obediencia. »Además, corregió las faltas de ortografía (frecuentes) y suprimió algunos párrafos. También dividió los escritos en capítulos e hizo algunas uniones en los párrafos De las tres destinatarias de los manuscritos, no quedó mas que una : M. María de Gonzaga. Según las exigencias de ésta, los escritos se habían completado con algunas poesías de Teresita y algunas cartas. El Carmelo temía que el libro, financiado sin entusiasmo por el generoso tío Guerin, no tuviera éxito. Ante la sorpresa general, se hizo una segunda edición seis meses más tarde (4000 ejemplares) y pronto una tercera…Fue como una explosión. En 1956 se contaban 40 ediciones, sin hablar de las traducciones que comenzaron en 1901. Hoy se sabe que son más de 50, cifra incontrolada siempre porque las ediciones piratas también existen…

El libro fue un instrumento de conversión y de curaciones diversas en todos los lugares del mundo. Su lectura animó a fervorosos peregrinos a venir a rezar a la « santita », como la llamaban, en su tumba del cementerio de Lisieux. Bien pronto, un guardia tuvo que proteger el lugar de piadosos deterioros.

Hasta 1956 no se publicaron los tres manuscritos originales. El hecho sucedió después de la muerte de M. Inés, que había rehecho practicamente los escritos de su hermana y cuando el Papa Pío XII ordenó que se volviese a los textos originales.

La edición crítica -fototipiada- llevada a cabo por el padre carmelita Francisco de Santa María (muerto en 1961) con un equipo de carmelitas de Lisieux, fue un acontecimiento muy importante. Por fin, Teresita aparecía tal y como era.

A partir de 1969 un equipo preparó la siguiente y continuó el trabajo de la edición crítica de las 266 cartas encontradas, de 54 poesías (1979), de 8 representaciones teatrales (1985), de 21 oraciones (1988) y de sus Últimas Conversaciones(1971).

Este trabajo (1968 - 1988 ), que recibió el Gran Premio Cardenal Grente de la Academia Francesa en 1989, dio como resultado la Nueva Edición del Centenario en ocho volúmenes ( Cerf- DDB ).

La obra, reunida en un solo volumen « Obras Completas » ( cerf-DDB ) tiene 1600 páginas en papel biblia.

El conjunto se ofreció, el 18 de febrero de 1993, a Juan Pablo II y al Cardenal Ratzinger.

Poesías de santa Teresita de Lisieux (extractos)

Mi canto de hoy

Mi vida es un instante, una efímera hora,
mi vida es sólo un día volandero y fugaz :
Tú lo sabes, Dios mío, ¡para amarte aquí abajo
no tengo más que hoy !

¡Oh, Jesús, yo te amo, hacia ti mi alma tiende,
sé por un solo día mi dulce protección,
ven y reina en mi pecho y dame tu sonrisa
¡nada más que por hoy !

¿Qué me importa que en sombras esté envuelto el futuro ?
¡Nada puedo pedirte para mañana, oh Dios… !
Conserva mi alma pura, cúbreme con tu sombra
¡nada más que por hoy !

Si pienso en el mañana, me asusta mi inconstancia,
siento nacer tristeza, tedio en mi corazón.
Mas yo acepto, Dios mío, la prueba, el sufrimiento
¡nada más que por hoy !

¡Oh , Piloto divino, cuya mano me guía !,
en la ribera eterna pronto te veré yo.
Sobre las fieras olas guía en paz mi barquilla
¡nada más que por hoy !

¡Ah, déjame, Señor, esconderme en tu Faz !
allí no oiré del mundo el inútil fragor.
Dame tu amor, Señor, consérvame en tu gracia
¡nada más que por hoy !

Muy cerca de tu pecho, olvidada de todo,
ya no temo los miedos de la noche, mi Dios.
En tu amplio corazón dame un sitio , Jesús,
¡nada más que por hoy !

Pan vivo, Pan del cielo, divina Eucaristía,
¡oh misterio sagrado, regalo de tu amor !…
ven a habitar mi alma, Jesús, mi blanca Hostia,
¡nada más que por hoy !

Dígnate unirme a ti, Viña santa y sagrada,
y mi débil sarmiento dará fruto en sazón,
y yo podré ofrecerte mi racimo dorado, Señor, ¡ya desde hoy !

Es de amor el racimo, sus granos son las almas ;
para brotarlo, un día tengo que huye veloz.
¡Ay, dame, Jesús mío, el fuego de un apóstol
¡ nada más que por hoy !

¡Virgen Inmaculada, tú eres mi dulce Estrella
que irradias a Jesús y haces con Él mi unión !
Déjame, Madre buena, posar bajo tu manto
¡nada más que por hoy !

¡Santo ángel de mi guarda, cúbreme con tus alas,
que iluminen tus fuegos mi peregrinación !
Ven y guía mis pasos…, te suplico me ayudes
¡nada más que por hoy !

Señor, verte deseo sin velos y sin nubes,
mas, aún exiliada, ¡sin ti que débil soy !
Que tu adorable rostro tan solo se me oculte
¡nada más que por hoy !

Yo volaré muy pronto para ensalzar tus glorias
cuando el día sin noche se abra a mi corazón.
Entonces cantaré con las liras angélicas
¡el sempiterno hoy… !

Vivir de Amor

"La noche del Amor, ya sin parábolas,
Jesús decía :"si alguien quiere amarme,
toda su vida guarde mi palabra ;
y le visitaremos yo ¡y mi Padre !
Viniendo a él, por siempre lo amaremos,
¡su corazón será nuestra mansión… !
¡Queremos que él esté, lleno de paz,
en nuestro Amor…" !

Vivir de amor quiere decir tener-Te,
Verbo increado de mi Dios Palabra.
Tú bien sabes, Jesús, que yo te amo
y el Amor de tu Espíritu me inflama.
Sé que, amándote a ti, me atraigo al Padre
y lo guarda mi pobre corazón.
¡Oh, Trinidad , los tres sois prisioneros
de mi amor… !

Vivir de amor vivir es de tu vida,
glorioso Rey, delicia de los santos.
Por mí vives oculto en una hostia,
¡por ti quiero esconderme en el sagrario !
Soledad necesitan los amantes,
siempre estar corazón con corazón.
Me hace feliz tan sólo tu mirada,
¡vivo de amor… !

Vivir de amor, aquí sobre la tierra,
no es instalar mi tienda en el Tabor ;
¡es subir con Jesús hasta el Calvario
y abrazar de su cruz la gran razón… !
En el cielo, mi vida será gozo,
allí nunca jamás habrá dolor.
Mas quiero, entre las penas del destierro,
¡vivir de amor !

Vivir de amor es darse sin medida,
sin reclamar salario aquí en la tierra.
Yo doy sin llevar cuentas,¡ muy segura
de que en el amor el cálculo no entra… !
Le he dado todo al Corazón divino,
pura ternura… ; así, ligera voy
Sin más carga que mi única riqueza :
vivir de amor.

Vivir de amor es disipar el miedo
y el recuerdo de las faltas del pasado.
De mis pecados no percibo huellas,
pues el amor de Dios las ha borrado…
¡Llama divina, purgadora hoguera !,
mi morada establezco en tu fogón,
y entre tus llamas yo canto a mi gusto :
¡Vivo de amor !

Vivir de amor guardar es en sí misma
un gran tesoro en un vaso mortal ;
Mi flaqueza es extrema, Amado mío,
¡lejos de ser un ángel celestial… !
Mas si es verdad que caigo a cada paso,
vienes, por levantarme, en mi favor ;
a cada instante Tú me das la gracia :
¡Vivo de amor !

Vivir de amor es navegar sin tregua,
sembrando paz y gozo en las Hermanas ;
Me urge la caridad, Piloto amado,
pues te veo en todas las almas.
La caridad me guía, ella es mi estrella,
A su luz voy bogando sin error.
Mi divisa está escrita en mi velamen :
« Vivir de amor »

Vivir de amor cuando Jesús se duerme
en medio de una mar embravecida…,
¡oh, no temas, Señor, que te despierte !,
espero en paz la celestial orilla…
La fe muy pronto romperá su velo,
la esperanza adivina su fulgor,
la caridad mi vela hinchada empuja,
¡vivo de amor… !

Vivir de amor es, ¡oh mi buen Maestro !,
suplicarte que extiendas más tu fuego
de tus ministros en las sacras almas,
¡hazlos más puros que ángeles del cielo… !
A tu Iglesia inmortal llena de gloria,
Jesús, no te hagas sordo a mi clamor,
yo por ella me inmolo, soy su hija,
vivo de amor.

Vivir de amor es enjugar tu Faz
y alcanzar el perdón al pecador ;
¡oh, Dios de amor !, que vuelvan en tu gracia
y a tu nombre le canten bendición…
Hasta mi alma llega la blasfemia…,
para borrarla entono esta canción :
« ¡Amo y adoro tu sagrado nombre,
vivo de amor… ! »

Vivir de amor : que yo imite a María,
lavándote con lágrimas y ungüentos
los pies divinos que arrobada besa
y enjuga con sus fúlgidos cabellos…
Se levanta después y quiebra el vaso
y tu rostro embalsama con unción.
¡El ungüento con que unjo yo tu Faz
es mi amor… !

« Vivir de amor,¡ oh qué locura extraña !
-me dice el mundo-,deja de cantar,
no pierdas tus perfumes ni tu vida ;
¡útilmente los debes emplear… ! »
¡Jesús, amarte es pérdida fecunda !
Mis perfumes por siempre te los doy,
Cantaré cuando salga de este mundo :
« ¡Muero de amor ! »

Morir de amor es muy dulce martirio,
¡es el martirio que sufrir quisiera !
Acordad, querubines, vuestras liras,
¡siento que de mi exilio el fin se acerca… !
Llama de amor, consúmeme sin pausa,
vida fugaz, tu carga es mi opresión.
Dulce Jesús, mi sueño se realiza :
¡Morir de amor… !

Morir de amor, esta es mi recompensa,
cuando vea romperse mis cadenas ;
otros bienes no quiero poseer,
Mi Dios será mi grande recompensa.
Por su amor abrasada quiero ser,
deseo verle en eternal fusión.
Ese es mi cielo…, ese es mi destino…
¡¡¡VIVIR DE AMOR !!!

Mi alegria

¡Oh, cuántas almas hay aquí en la tierra
que andan en vano en busca de la dicha !
En cuanto a mí, mi caso es el contrario :
en mi interior yo encuentro la alegría.
Mi alegría no es algo pasajero,
pues que yo la poseo de por vida ;
como rosa que se abre a la mañana,
me sonríe sin quiebra día a día.

Feliz soy , en verdad, hasta el exceso,
hago siempre mi propia voluntad…
¿Podría acaso, así, no ser dichosa
y no dar muestras de felicidad ?
Mi alegría es amar el sufrimiento,
Yo sonrío aunque tenga que llorar ;
y es justa gratitud ante Dios Padre
con las flores espinas aceptar.

Cuando oscuro se torna el cielo azul
y en la sombría noche me abandona,
esconderme, abajarme… es mi alegría,
y fiel permanecer en esa sombra.
Mi alegría es la santa voluntad
de Jesús, el Amor que me ama a solas.
Así yo vivo sin temor alguno
y amo el día y la noche, tanto monta.

Mi alegría es quedar siempre pequeña ;
así, cuando me caiga en el camino,
me podré levantar rápidamente
y tomará mi mano Jesús -Niño ;
yo, colmándolo entonces de caricias,
le diré que Él es todo, todo mío,
y cuando Él se retraiga de mi fe,
yo pienso redoblarle mi cariño.

Mi alegría es, solícita, ocultar
las lágrimas que a veces me desbordan.
¡El sufrimiento tiene sus encantos
si a sabiendas con flores se le adorna !
Por brindar a Jesús algún consuelo,
yo deseo sufrir sin pregonarlo.
Mi alegría es sentir que Él me sonríe
cuando mi corazón está exiliado…

Mi alegría es luchar siempre, sin tregua,
a fin de prohijar más elegido.
Es decir a Jesús, frecuentemente,
el corazón en llamas encendido :
« Me siento afortunada cuando sufro
por ti, divino Niño, mi hermanito ;
en este mundo, mi única alegría
es poderte inundar de regocijo.

Yo quisiera vivir aún largo tiempo,
si este es tu deseo, mi Señor ;
mas quisiera también seguirte al cielo
si te contenta más esta tu opción.
El amor, fuego ardiente de la patria,
no cesa de abrasar mi corazón.
¿Qué me importa la vida, qué la muerte ?
¡Mi alegría es amarte con pasión ! »

Por que te amo, ¡oh Maria !

Cantar, Madre, quisiera : ¡por qué te amo , María !,
por qué tu dulce nombre de alegría estremece
mi corazón, por qué de tu suma grandeza
la idea no le inspira temores a mi mente.
Si yo te contemplase en tu sublime gloria
eclipsando el fulgor de todo el cielo junto,
No podría creer que yo soy hija tuya ;
bajaría los ojos sin mirar a los tuyos.

Para que un niño pueda a su madre querer,
debe ella compartir su llanto y sus dolores.
¡Madre mía querida, para atraerme a ti,
pasaste en esta vida amargos sinsabores… !
Contemplando tu vida según los Evangelios,
ya me atrevo a mirarte y hasta a acercarme a ti ;
y me resulta fácil creer que soy tu hija,
pues te veo mi igual en sufrir y morir…

Cuando un ángel del cielo te ofrece ser la Madre
del Dios que vive y reina toda la eternidad,
me admira que prefieras, María, ¡qué misterio !,
el tesoro inefable de la virginidad.
Comprendo que tu alma, virgen Inmaculada,
le sea a Dios más cara que su eterna mansión,
comprendo que tu alma, humilde y dulce Valle,
contenga a mi Jesús, ¡Océano de amor… !

Cuánto te amo, María, cuando te dices sierva
del Dios a quien arrobas con tu dulce humildad.
Esta virtud oculta te torna omnipotente
y a tu corazón trae la Santa Trinidad.
Entonces el Espíritu te cubre con su sombra
y el Hijo igual al Padre, de Amor, en ti se encarna.
¡Muy grande será el número de hermanos pecadores,
porque tu Primogénito a Jesús se le llama… !

¡Oh, Madre muy amada, pese a mi pequeñez,
como tú yo poseo en mí al Omnipotente !
Mas no tiemblo de espanto al mirar mi flaqueza :
de la Madre el tesoro a la hija pertenece,
y yo soy tu hija, ¡oh mi Madre adorada !
tus virtudes, tu amor,¿no están entre mis bienes ?
Cuando a mi corazón desciende Jesús-Hostia,
¡cree posar en ti tu Cordero inocente… !

Tú me haces comprender que no es cosa imposible
caminar tras tus huellas, oh Reina de los santos ;
al practicar tú siempre las virtudes humildes,
el camino del cielo dejaste iluminado.
Quiero ante ti, María permanecer pequeña,
es pura vanidad lo grande de aquí abajo ;
al verte visitar a tu prima Isabel,
aprendo caridad ardiente en sumo grado.

Allí escucho extasiada el admirable cántico
que,¡Reina de los ángeles !, brota en tu corazón.
Me enseñas a cantar la divina alabanza
y a gloriarme en Jesús, mi fuerte Salvador.
Tus palabras de amor son las místicas rosas
que deben perfumar los siglos con su olor.
En ti el Omniportente ha hecho cosas grandes,
yo quiero meditarlas y bendecir a Dios.

Cuando el buen San José la maravilla ignora
que quieres ocultar en tu dulce humildad,
¡tú le dejas llorar al pie del tabernáculo
que vela del Señor la divina beldad… !
¡Cuánto estimo, María, tu elocuente silencio !
Para mí es un concierto melodioso sin par,
que me habla de la altura y de la omnipotencia
de un alma que su auxilio sólo espera de Dios…

Luego en Belén os veo,¡oh, María y José !,
rechazados de plano por todos sus vecinos.
Nadie quiere admitir en sus alojamientos
a pobres, sólo aceptan a nobles peregrinos…
Sólo para los grandes hay sitio ; en un establo
la Reina de los cielos engendraré a Dios-Niño.
¡Oh , mi Reina querida, te encuentro tan amable,
te encuentro tan sublime en ese pobre sitio… !

Cuando veo al Eterno envuelto en los pañales
y oigo el tierno vagido del Verbo entre las pajas,
oh, mi Madre querida, ya no envidio a los ángeles,
¡es su Dios poderoso el hermano de mi alma… !
Cuánto te amo ,María, porque en nuestras riberas
has hecho eclosionar a Dios , Flor humanada… !
¡Cuánto te amo , que escuchas a pastores y magos
y todas esas cosas en tu corazón guardas… !

Te amo porque te mezclas con las demás mujeres
que dirigen sus pasos al templo del Señor,
te amo cuando presentas al Niño que nos salva
poniéndolo en los brazos del viejo Simeón.
Al principio yo escucho, sonriendo, su cántico,
mas pronto sus acentos ahogan mi emoción ;
hundiendo en el futuro su mirada profética,
Simeón te predice la espada de dolor.

¡Oh, Reina de los mártires, hasta el fin de tu vida
la espada dolorosa traspasará tu pecho !
Habrás de abandonar el suelo de tu patria,
para evitar de un rey el furor traicionero.
En paz duerme Jesús, a quien tu mano abriga,
cuando José te avisa que habéis de partir luego.
Tu obediencia es puntual y enseguida se apresta
y partís sin demora y sin razonamientos.

En la tierra de Egipto me parece, ¡oh María !,
Que, alegre, en la pobreza, vive tu corazón.
¿O no es Jesús de todas las patrias la más bella ?
¿Qué te importa el destierro, si posees a Dios… ?
Mas en Jerusalén una amarga tristeza,
como un inmenso océano, te anega el corazón :
tu Jesús, por tres días,se oculta a tu ternura ;
¡tu destierro es entonces del máximo rigor.

Cuando por fin lo encuentras, la alegría te esponja,
Y le dices al niño, que admira a los doctores :
« Hijo mío,¿ por qué te has comportado así ?
Tu padre y yo, angustiados, te hemos buscado insomnes ».
Y a su Madre querida que le tiende los brazos,
(¡oh, misterio insondable !), el Niño-Dios responde :
« ¿Y por qué me buscabais ? ¿Es que no lo sabíais ?
Las cosas de mi Padre son mis ocupaciones ».

Me enseña el Evangelio que, creciendo en sapiencia,
a José y a María Jesús sigue sumiso.
Mi corazón intuye con qué inmensa ternura
Él obedece siempre a sus padres queridos.
Ahora ya comprendo el misterio del templo,
las crípticas palabras del amable Rey mío.
Madre, tu dulce Hijo quiere que seas ejemplo
del alma que le busca de la fe en lo escondido.

Puesto que el Rey del cielo quiso ver su Madre
sumergida en la noche y en la angustia del alma,
María,¿es, pues, un bien sufrir en la tierra ?
Sí,¡sufrir aquí amando es la dicha más santa… !
Puede tomar de nuevo Jesús lo que me ha dado,
dile que no se enfade jamás conmigo en nada…
Si se quiere ocultar, me resigno a esperarle
hasta el día sin noche en que la fe se apaga…

Yo sé que en Nazaret, Madre llena de gracia,
viviste pobremente sin ambición de más.
¡Ni éxtasis, ni raptos, ni sonoros milagros
tu vida embellecieron, Reina del santoral… !
Muchos son en la tierra los pequeños y humildes :
sus ojos hacia ti pueden sin miedo alzar.
Madre, te place andar por la vía común,
para guiar a las almas al feliz Más Allá.

A la espera del cielo,¡oh, mi querida Madre !,
quiero vivir contigo, seguirte cada día,
y, en tanto te contemplo, yo me engolfo extasiada
y en tu corazón hallo de amor inmensas simas.
Tu mirada materna disipa mis temores
y me enseña a llorar y a gozar me adoctrina.
Y en vez de despreciar los goces puros, santos,
los quieres compartir, bendecirlos te dignas.

De los buenos esposos de Caná ves la angustia
que ocultar ya no pueden, pues carecen de vino.
A tu Hijo lo dices, cual solícita Madre,
esperando el socorro de su poder divino.
Él parece al principio rechazar tu demanda :
« ¡Oh, mujer,-te contesta-,¿qué nos va a ti y a mi ? »
Mas en su corazón El te llama su Madre
y su primer milagro se realiza por ti…

Los pobres pecadores escuchan la doctrina
de quien quisiera a todos en el cielo admitir ;
tú te encuentras con ellos, María , en la colina ;
alguien dice a tu Hijo que lo buscas allí ;
entonces tu divino Jesús ante las turbas
nos demuestra su amor a nosotros sin fin :
dice :"¿Quién es mi hermano, mi hermana, mi Madre ?
sino aquel que practica mi voluntad por Mí ?"

Virgen Inmaculada y Madre la más tierna,
oyendo eso a jesús, comprendes su ideal ;
No te apena, te alegra que nos haga entender
que nuestra alma se torna su familia aquí ya ;
Sí,¡te causa alegría que Él su vida nos done
y el tesoro infinito de su divinidad… !
¿Cómo no te he de amar, oh, mi Madre querida,
viendo en ti tanto amor y tan honda humildad ?

Tú nos amas María, como Jesús nos ama,
por nosotros aceptas verte alejada de Él.
Amar es darlo todo, darse incluso a sí mismo
tú quisiste probarlo, siendo nuestro sostén.
Sabía el Salvador de tu inmensa ternura,
tu corazón de Madre conocía muy bien ;
del pecador refugio, te nos dejó a nosotros
junto a la Cruz y al cielo a esperarnos se fue.

Tú me apareces, Virgen, en lo alto del Calvario,
de pie junto a la Cruz, cual preste ante el altar,
ofreciendo a Jesús, tu Hijo, el Emmanuel,
a fin de la justicia de su Padre aplacar…
Un profeta dijo, ¡oh, Madre desolada ! :
« ¡No hay dolor que se pueda al tuyo comparar ! »
¡Oh, Reina de los mártires !, ¡desterrada prodigas
por nosotros tu sangre, corazón maternal !

La casa de San Juan se hace tu único asilo,
de Zebedeo el hijo a Jesús reemplaza…
Es el postrer detalle que nos da el Evangelio ;
de la Reina del cielo ya nunca más se habla.
Mas este hondo silencio, ¡oh, mi Madre querida !,
¿no revela, quizás, que quiere el Verbo eterno
por sí mismo cantar de tu vida el misterio,
asombrando a tus hijos, los electos del cielo ?

Yo escucharé muy pronto esa dulce armonía,
iré muy pronto a verte en el hermoso cielo.
Pues viniste a sonreírme de mi vida en la aurora,
¡sonríeme en la tarde…, que ya va oscureciendo… !
No temo el resplandor de tu gloria suprema,
He sufrido contigo y ahora yo deseo
cantar en tus rodillas, María , por qué te amo,
¡y repetir por siempre que soy tu hija, quiero… !

Oraciones de santa Teresita de Lisieux (extractos)

Acto de ofrenda al amor misericordioso

Ofrenda de mí misma como víctima de holocausto al amor misericordioso de Dios

¡Oh Dios mío, Trinidad santa !, yo quiero amarte y hacerte amar y trabajar por la glorificación de la santa Iglesia, salvando las almas que están en la tierra y liberando a las que sufren en el purgatorio. Deseo cumplir perfectamente tu voluntad y alcanzar el grado de gloria que Tú me has preparado en tu reino. En una palabra, quiero ser santa. Pero siento mi impotencia y te pido, Dios mío, que seas Tú mismo mi santidad.

Ya que me has amado hasta darme a tu Hijo único para que fuese mi Salvador y mi Esposo, los tesoros infinitos de sus méritos son míos ; te los ofrezco gustosa y te suplico que no me mires sino a través de la faz de Jesús y en su Corazón abrasado de amor.

Te ofrezco también todos los méritos de los santos (de los que están en el cielo y de los que están en la tierra), sus actos de amor y los de los santos ángeles. Y, por último, te ofrezco,¡oh Santa Trinidad ! el amor y los méritos de la Santísima Virgen, mi Madre querida ; a ella le confío mi ofrenda, pidiéndole que te la presente. Su divino Hijo, mi Esposo amadísimo, en los días de su vida mortal nos dijo :« Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo concederá ». Por eso estoy segura de que escucharás mis deseos. Lo sé, Dios mío, cuanto más quieres dar tanto más haces desear. Siento en mi corazón deseos inmensos y te pido, confiadamente, que vengas a tomar posesión de mi alma.¡Ay !, no puedo recibir la sagrada Comunión con la frecuencia que deseo pero, Señor,¿ no eres Tú todopoderoso… ? Quédate en mí como en el sagrario, no te alejes nunca de tu pequeña hostia…

Quisiera consolarte de la ingratitud de los malos y te suplico que me quites la libertad de desagradarte. Y si por debilidad caigo alguna vez, que tu mirada divina purifique enseguida mi alma, consumiendo todas mis imperfecciones, como el fuego que todo lo transforma en sí…

Te doy gracias, Dios mío, por todos los beneficios que me has concedido y, en especial, por haberme hecho pasar por el crisol del sufrimiento. En el último día te contemplaré llena de gozo llevando el cetro de la Cruz. Ya que te has dignado darme como lote esta cruz tan preciosa, espero parecerme a ti en el cielo y ver brillar en mi cuerpo glorificado los sagrados estigmas de tu Pasión…

Después del destierro de la tierra, espero ir a gozar de ti en la patria, pero no quiero acumular méritos para el cielo, quiero trabajar sólo por tu amor, con el único fin de agradarte, de consolar a tu sagrado Corazón y de salvar almas que te amen eternamente.

En la tarde de esta vida compareceré delante de ti con las manos vacías, pues no te pido, Señor, que lleves cuenta de mis obras. Todas nuestras justicias tienen manchas a tus ojos. Por eso, yo quiero revestirme de tu propia Justicia y recibir de tu Amor la posesión eterna de Ti mismo. No quiero otro trono ni otra corona que Tú mismo, Amado mío…

A tus ojos el tiempo no es nada y un solo día es como mil años. Tú puedes, pues, prepararme en un instante para comparecer delante de ti…

A fin de vivir en un acto de perfecto amor, yo me ofrezco como víctima de holocausto a tu Amor misericordioso y te suplico que me consumas sin cesar, haciendo que se desborden sobre mi alma las olas de ternura infinita que se encierran en ti y que, de esa manera, llegue yo a ser mártir de tu amor, Dios mío…

Que este martirio, después de haberme preparado para comparecer delante de ti, me haga, por fin, morir y que mi alma se lance sin demora al eterno abrazo de tu amor misericordioso…

Quiero, Amado mío, renovarte esta ofrenda con cada latido de mi corazón y un número infinito de veces, hasta que las sombras se desvanezcan y pueda yo decirte mi amor en un cara a cara eterno…

María Francisca Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, rel. carm. ind. Fiesta de la Santísima Trinidad. El 9 de junio del año de gracia 1895

Ofrenda del día

Dios mío, te ofrezco todas las acciones que hoy realice por las intenciones del Sagrado Corazón y para su gloria. Quiero santificar los latidos de mi corazón, mis pensamientos y mis obras más sencillas uniéndolo todo a sus méritos infinitos, y reparar mis faltas arrojándolas en el horno ardiente de su amor misericordioso

Dios mío, te pido para mí y para todos mis seres queridos la gracia de cumplir, con toda perfección, tu voluntad y aceptar, por tu amor, las alegrías y sufrimientos de esta vida pasajera para que, un día, podamos reunirnos en el cielo por toda la eternidad.

Amén

Su mensaje

El mensaje de Teresita

Su caminito

« Mi caminito », como lo llamáis…

El camino espiritual de Teresa Martin fue solitario. Cierto que recibió mucho de su familia, de sus educadores y de sus maestros del Carmelo, pero ningún sacerdote la marcó profundamente. El Espíritu Santo trazó en ella un sendero de autenticidad - « No he buscado mas que la verdad » - que le reveló las profundidades del Amor trinitario y un « caminito » para unirlos sin ninguna preocupación didáctica. Todo surgió de la vida, de los acontecimientos cotidianos releídos a la luz de la Palabra de Dios. Su aportación incomparable a la espiritualidad del siglo XX es una vuelta al Evangelio en su pureza más radical. « Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los Cielos ». (Mateo 18,3).

Petite voieEs verdad que Teresa no dispuso de un texto completo del Antiguo Testamento, pero descubrió la meditación de la Palabra de Dios. Sin ninguna iniciación, sin ninguna cultura bíblica, cita más de mil veces la Biblia en sus escritos. A los 22 años, dos textos del Antiguo Testamento cristalizarán, después de una larga búsqueda, en el descubrimiento de « la vía de la infancia espititual » que será su gran aportación.

« Quiero ser santa »

Teresa, apasionada adolescente, ha decidido ser santa. En el Carmelo, cuando era postulante, escribió a su padre : « Labraré tu gloria haciéndome una gran santa ».

Pero, muy pronto , va a comprobar su debilidad y su impotencia cuando se compara con los santos. Le parecen una montaña mientras ella no es mas que un granito de arena. « Mi crecimiento es imposible »piensa, pero no se desanima. Si Dios ha puesto en ella esos deseos de santidad, es porque debe tener un caminito para escalar « la dura escalera de la perfección ».

Les enfants
Les enfants

La palabra de Dios le descubre el camino :« Si alguno es pequeño que venga a Mí » (Proverbios 9,4). « Entonces yo fui »- escribe Teresita- preguntándose qué haría Dios con el pequeño que fuese a Èl. Leyendo Isaías 66, comprendió que no podía subir sola la escalera de la perfección , pero que Jesús la cogería en sus brazos y la subiría como en un ascensor rápido.

Desde entonces, Teresita no encuentra ningún obstáculo , al contrario, será pequeña y ligera en los brazos de Jesús y será santa por un camino rápido.

Así cuenta Santa Teresita el descubrimiento de« su caminito » (Manuscrito C, 2).

Su descubrimiento : Dios es esencialmente Amor Misericordioso. En adelante verá todas las perfecciones divinas, incluída la justicia, partiendo de la Misericordia.

Esto conlleva una confianza audaz : « Quiero ser santa, pero siento mi impotencia y te pido, Dios mío, que seas Tú mismo mi santidad » (Acto de ofrenda).

Dejar hacer a Dios no implica ningún infantilismo fácil. Teresa hará todo lo posible para mostrar ,cada día y cada minuto, su amor a Dios y a sus hermanas en una total gratuidad : la del amor.

En todas las situaciones y en todos los actos de su vida Teresa aplica esta regla : Si Dios le pide algo y ella se siente incapaz de hacerlo, Èl lo hará por ella. Un ejemplo : amar a todas sus hermanas como Jesús las ama le es imposible. Entonces, uniéndose a Èl, será Èl quien las amará en Teresa :« Sí, lo sé, cuando soy caritativa , es únicamente Jesús quien actúa en mí. Cuanto más unida estoy a Èl, más amo a todas mis hermanas »( Manuscrito C, 13 r°).

He aquí un camino de santidad que se abre a todos, a los pequeños, los pobres, los que sufren : aceptar la realidad de las propias debilidades y ofrecerse a Dios tal como uno es para que Èl intervenga en nosotros.

Petit bateauTodo se comprende mejor cuando vemos que la frase anterior de Teresa está en las antípodas de la cursilería y muy cerca de la infancia evangélica predicada por Jesús :« Jesús se complace en mostrarme el único camino que conduce a esa hoguera divina. Ese camino es el abandono del niñito que se duerme sin miedo en los brazos de su padre » (Manuscrito B, 1v°).

Sus intuiciones hacen de ella una precursora de las grandes verdades del Vaticano II : primacía del ministerio pascual de Jesús sobre todas las devociones particuliares, camino de santidad para todo bautizado ; Mariología que ve en María« más una Madre que una Reina » que vivió la prueba de la fe (cf. Poema« Por que te amo María », testamento mariano, mayo 1897) ; Eclesiología de comunión fundada en la presencia del Amor (Espíritu Santo) en el corazón de la Iglesia , que anima todas las vocaciones complementarias en la Comunión de los Santos del Cielo y de la tierra.

Revolución también en la concepción de los fines últimos : no al descanso, sí a la acción :

« Quiero pasar mi cielo haciendo bien en la tierra »

Teresa, sin saberlo, ha abierto caminos de ecumenismo : su lectura de la epístola a los Romanos sedujo a los luteranos. Los cristianos ortodoxos la aman como a S. Francisco de Asís (Símbolos universales utilizados por estos dos santos facilitan la inculturización en otras civilizaciones).

Su misión

Salvar las almas

Fue en la catedral de S. Pedro. Un domingo, al finalizar la misa en la que Teresa había recibido la Eucaristía, cuando cerraba el misal, se conmovió profundamente al ver una imagen de Jesús en la Cruz que se deslizaba de una de sus páginas :

« Sentí un gran dolor al pensar que aquella sangre caía al suelo sin que nadie se apresurase a recogerla. Tomé la resolución de estar siempre, con el espíritu, al pie de la Cruz para recibir el rocío divino que goteaba de ella, y comprendí que luego debería derramarlo en las almas. . . También resonaba continuamente en mi corazón el grito de Jesús en la Cruz :« ¡ Tengo sed ! ». Estas palabras encendían en mí un ardor desconocido y muy vivo…Quería dar de beber a mi Amado y yo misma me sentía devorada por la sed de almas…No eran todavía las almas de los sacerdotes las que me atraían, sino las de los grandes pecadores ; ardía en deseos de arrancarlos del fuego eterno… » (Manuscrito A ,45 v°)

Su misión en el Carmelo

Para ser más misionera, Teresa se siente llamada al Carmelo tras los pasos de Santa Teresa de Avila, su « Madre », por el don de su vida y la oración que traspasa todas las fronteras. Como la Santa española,« quisiera dar mil vidas para salvar una sola alma ».

Al entrar en el Carmelo declara :

« He venido para salvar almas pero, sobre todo, para orar por los sacerdotes. »

« Amar a Jesús y hacerlo amar » debe de ser, cada vez más, la meta de mi vida.

Siente una gran alegría cuando le ofrecen dos hermanos espirituales para ayudarles en su ministerio con la oración y el sacrificio :

abbé Bellière
abbé Bellière

-*el seminarista Mauricio Bellière, de veinte años, pide la ayuda de una carmelita para que rece por su vocación. Será Padre Blanco y partirá a Nyassland ( hoy Malawo). Volverá a Fancia y morirá hospitalizado en el Buen Salvador de Caen en 1907 ,a los treinta años. Teresa le ayudará mucho con sus cartas. Le escribirá once y todas muy importantes ;

abbé Roulland
abbé Roulland

-*el P. Adolfo Roulland, de las Misiones Extranjeras de París, se escribirá tambien con Teresa después de celebrar su primera misa en el Carmelo y tener una conversación con ella. Partirá a China, a Su-Tchuen . Murió en Fancia en 1934. Teresa le escribirá seis cartas.

Los dos permitieron a Teresa extender sus horizontes a todo el mundo. Enferma, « andará por un misionero ».

Los « deseos infinitos » que la hacen sufrir en la oración la impulsan a escribir :

« Recorrer la tierra (…)Anunciar el Evangelio en las cinco partes del mundo y hasta en las islas más remotas… Quisiera ser misionero no sólo durante algunos años, sino haberlo sido desde la creación del mundo y seguir siéndolo hasta la consumación de los siglos… » (Manuscrito B,3 r°)

Su misión el el cielo

Este deseo se va a intensificar hasta en su lecho de agonía, en la esperanza de seguir siendo misionera después de su muerte :

« Tengo la confianza de que no voy a estar inactiva en el cielo. Mi deseo es seguir trabajando por la Iglesia y por las almas. Así se lo he pedido a Dios y estoy segura de que me va a escuchar.« (Carta 254) »Presiento que mi misión va a comenzar, mi misión de hacer amar a Dios como yo lo amo, de enseñar mi caminito a las almas « (JEV,85) »Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra »(JEV,85)

Su influencia universal

Lo más asombroso es que la Iglesia la proclamó Patrona universal de las Misiones en 1927.

Ademas, Sor Teresita, sin haber abandonado jamás su celda, totalmente llena del Amor Misericordioso de Dios en lo cotidiano de su vida, irradió en el mundo las misericordias del Corazón de Dios.

Después de la muerte de Teresa, innumerables vocaciones sacerdotales y religiosas nacieron de su encuentro con Teresa. Ella cumplió sus promesas. Muchísimos sacerdotes y misioneros le han confiado su ministerio.

Más de 50 Congregaciones en el mundo viven la espiritualidad de Santa Teresita. Son ,por lo general, Congregaciones religiosas que han incorporado el mensaje teresiano a su cultura. Sus miembros son unos 5000.

Europa

Francia

  • Deus Caritas
    Lisieux
    Institut séculier
    Fundación : 1963
  • Missionnaires de la Plaine et de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Fundación : 1921
  • Frères Missionaires de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Bassac
    Fundación : 1948
  • Soeurs oblates de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Fundación : 1924

Italia

  • Instituto Piccole suore di S. Teresa del Bambino Gesù
    Imola
    Fundación : 1923
  • I Sacerdoti oblati di S. Teresa del Bambino Gesù
    Ravenna
    Fundación : 1965
  • Carmelitane Missionarie di S. Teresa del Bambino Gesù
    Santa Marinella
    Fundación : 1925
  • Discepole di S. Teresa del Bambino Gesù
    Qualiano
    Fundación : 1926
  • Ancelle di Santa Teresa del Bambino Gesù
    Salerno
    Fundación : 1937

Polonia

  • Zgromadzenie Siostr Karmelitanek Dzieciatka Jezus
    w Markach k. Warszawy
    Fundación : 1921
  • Zgromadzenie Siostr Sw. Teresy od Dzieciatka Jezus
    w Podkowie Lesnej
    Fundación : 1936
  • Zgromadzenie Siostr Terezjanek « Jednosc »
    w Siedlcach
    Fundación : 1925

Suiza

  • Compagnia S. Teresa del Bambino Gesù
    Lugano
    Institu séculier
    Fundación : 1926

Alemania

  • Theresienschwestern des katholischen Apostolates
    Mering
    Fundación : 1928

America

Haití

  • Petits frères de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Rivière Froide
    Fundación : 1960
  • Petites soeurs de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Rivière Froide
    Fundación : 1948

Estados Unidos

  • Carmelite Sisters of St. Therese of the Infant Jesus
    Oklahoma
    Fundación : 1917

Brasil

  • Missionarias de Santa Teresinha
    Bragança do Para
    Fundación : 1954

Canadá

  • Les Petites soeurs de Notre-Dame du Sourire
    Pieuse Union
    Fundación : 1954

México

  • Misioneras Eucaristicas de Santa Teresita
    Fundación : 1936
  • Misioneras carmelitas de S. Teresa del N. Jesùs
    Puebla
    Fundación : 1936

Colombia

  • Hermanas Misioneras de Santa Teresita
    Medellin
    Fundación : 1929

Oceanía

Apua-Nueva Guinea

  • Sisters of Saint Therese
    Fundación : 1954

Africa

Zaire

  • Congrégation des soeurs de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Fundación : 1959
  • Soeurs de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    (Limete) Kinshasa
    Fundación : 1966
  • Soeurs de Sainte Thérèse
    Lisala
    Fundación : 1966

Uganda

  • Filles de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Fort-Portal
    Fundación : 1940

Tanzania

  • Teresian Sisters
    Iringa
    Fundación : 1931
  • St. Therese Sisters
    Bukoba
    Fundación : 1932

Burundi

  • Bene-Teresiya (Filles de Ste Thérèse de Lisieux)
    Gitega
    Fundación : 1933

Malawo

  • Teresian Sisters
    Lilongwe
    Fundación : 1984

Benín

  • Oblates catéchistes petites servantes des pauvres
    Fundación : 1914

Camerún

  • Congregation of the Sisters of St Therese of the Child Jesus
    Kumba-Kumba
    Fundación : 1970

Asia

India

  • Little Flower Congregation, Prêtres et séminaristes
    kerala
    Fundación : 1931
  • Congregation of St Therese of the Child Jesus, Frères
    Fundación : 1931
  • Bethany Sisters of Little Flower
    Mangalore
    Fundación : 1921
  • Missionary Sisters of St Therese of the Child Jesus
    Kerala
    Fundación : 1959
  • Sisters of Jesus, « Jesus Bhavan »
    Sagar
    Fundación : 1980
  • Congregation of the Mother of Carmel
    Pious Union

China

  • Dos congregaciones han existado
    Hasta hoy no tenemos más información
    Fundación : 1928 et 1931

Filipinas

  • Missionary Catechists of St Therese of the Infant Jesus
    Fundación : 1958

Oriente Próximo

Líbano

  • Congrégation maronite des soeurs de Ste Thérèse de l’Enfant-Jésus
    Fundación : 1935

Doctora de la Iglesia

Entrevista a Mons. Guy Gaucher

Santa Teresita de Lisieux es la tercera mujer, después de Santa Catalina de Siena y Santa Teresa de Avila ,que ha sido proclamada Doctora de la Iglesia. Mons. Guy Gaucher, obispo-uxiliar de Bayeux y Lisieux, nos explica las consecuencias de esta proclamación.

¿ Primero podría decirnos que es un Doctor de la Iglesia ?

Mons. Guy Gaucher : Son necesarias tres cosas para ser doctor de la Iglesia :

  • La primera : ser un santo canonizado.
  • La segunda, la más importante y la más especial : haber aportado a la Iglesia una doctrina eminente, es decir, que tenga base y que sea útil a la Iglesia universal. No se trata de una doctrina totalmente nueva pues, de hecho, no hay nada nuevo que aportar al Evangelio. Pero la Iglesia vive en la historia. Es aportar algo a un momento de la Iglesia, algo a la dinámica de la Iglesia universal y que sea reconocido como aportación teológica y espiritual muy importante.

Esta doctrina después de ser propuesta, se presenta en una « positio », es decir, un dosier que justifica la solicitud del Doctorado.

La « positio » es examinada por tres instancias : los teólogos de la Congregación de la Fe, los de la Congregación de los Santos y por cardenales de dos Congregaciones. Una vez que estos tres exámenes han sido superados, el asunto se remite al Santo Padre.

  • La tercera cosa es la declaración del Doctorado por el Papa en nombre de la Iglesia.

¿Cómo se planteó la cuestión del Doctorado de Teresa ?

Mons. G. : La historia del Doctorado de Teresa es una vieja historia. Se puede decir que, en cierta manera, se remonta a la misma Teresa, ya que ella tenía el deseo de ser doctor : « Siento la vocación de guerrero, de sacerdote, de apóstol, de doctor, de mártir (…) A pesar de mi pequeñez, quisiera iluminar a las almas como los profetas y los doctores… » (Manuscrito B, 2°v-3r°)

En la Iglesia la cuestión surgió casi despues de su canonización. Desde 1926-27, personas de todo el mundo, no sólo de Francia, laicos, sacerdotes, abades, obispos ,deseaban que Santa Teresita fuese Doctora de la Iglesia .

En 1932, durante un gran congreso que tuvo lugar en Lisieux para la inaguración de la Cripta, el P. Desbuquois, un jesuita muy conocido ,en una conferencia expresó su deseo de que Teresa llegara a ser Doctora de la Iglesia y lo justificó. El congreso aplaudió muy fuerte. Al día siguiente, el periódico La Croix se hacía eco de la petición.

Se preparó un dosier y se envió al Papa Pío XI una especie de « positio » antes de que existiera la petición del doctorado. Este Papa era un gran teresiano pues había beatificado , canonizado a Teresa y declarado « Patrona de las Misiones ». Pero a la cuestión del Doctorado dijo« no », porque era una mujer. Ya había desestimado también el doctorado de Teresa de Ávila por la misma razón. ¿ Quizá el asunto se adelantaba a los tiempos ?

El Papa dejó el tema a sus sucesores. El P. Desbuquois, obediente como buen jesuita dijo :« Ya veremos. Un día Teresa será Doctora… »

En 1970 tuvo lugar un acontecimiento capital : Pablo VI declaró a dos mujeres Doctoras, Teresa de Àvila y Catalina de Siena. Fue un acontecimiento muy importante pero, desgraciadamente, no se sacarán las consecuencias hasta 27 años después. Algunos dijeron entonces : "¿Y Teresa ?

El cardenal Garonne, Arzobispo de Toulouse y miembro de la Curia dio una conferencia sobre Teresa en el Centenario de su nacimiento, en la cual dijo que veía bien que Teresa fuese un día Doctora de la Iglesia .

Después, en 1981, el cardenal Etchegaray, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, pidió a Roma que Teresa fuese proclamada Doctora.

Justo en este momento los Carmelitas encargaron el asunto al P. Simeón de la Sagrada Familia, postulador de las causas de los Santos.

¿Qué papel ha desempeñado Ud. mismo ?

Mos. G. : : En 1989, después de haber trabajado sobre Teresa y al ser Obispo Auxiliar de Lisieux, Mons. Pican me envió una carta en la que me pedía que me dedicará al tema del Doctorado, en unión con el P. Simeón.

Me dirigí a la orden de los Carmelitas para saber su opinión ; su Capítulo general en 1991, pidió al Santo Padre el Doctorado para Teresa.

La cuestión fue sometida entonces a los obispos de Francia en Lourdes, en 1991.También ellos, bajo la presidencia de Mons. Duval, acordaron la petición del Doctorado.

Después, otras conferencias episcopales del mundo, cuarenta y siete, se unieron a la petición del Doctorado para Teresa. Creo que fue muy significativo.

Además, hubo laicos, sacerdotes, religiosos que se unieron a las peticiones.

Fuimos a la Congregación de los Santos, hablamos de ello, pero los criterios del Doctorado estaban en plena revisión y nos dijeron que no se proclamaban Doctores en ese momoento. La situación permaneció así mucho tiempo.

Después, repentinamente, aceptaron que se hiciese la « positio ». La elaboramos, hay que decirlo, rápida pero seriamente porque teníamos un trabajo de treinta años sobre esta cuestión detrás de nosotros. La « positio » que nosotros presentamos pasó los tres exámenes de los que he hablado. Todo resultó positivo y fue remitida al Santo Padre.

Conviene recordar que no fue un asunto franco-francés, ni del Carmelo. Muchos obispos y cardenales, al ir a Roma a las visitas ad limina, le decían al Papa : « Santo Padre, ¿no proclama a Teresa Doctora de la Iglesia ? »

Esta pregunta se la hacían al Papa mucha veces, incluso una religiosa se la hizo en Lisieux en 1980 ,cuando el Santo Padre vino como Peregrino.

Según Ud. ¿Había un reto en que Teresa , que era una mujer , fuese declarada Doctora de la Iglesia ?

Mos. G. : Si pienso que había un reto. El mensaje de Teresa , su espiritualidad son muy apropiados para nuestro tiempo.

También es muy importante el debate sobre el puesto de la mujer en la Iglesia. He ahí justamente el debate del Doctorado. Hay personas que decían que amaban mucho a Teresa pero afimaban también que, al no haber escrito tratados teológicos, no podía ser Doctora .

Esta es la causa por la que, durante diecinueve siglos, ninguna mujer ha sido Doctora de la Iglesia. En efecto, la educación y el estudio estaban reservados a los hombres. En 1973, el P. Urs von Balthasar, uno de los más grandes teólogos de este siglo, pedía en Nuestra Señora de París, en el centenario de Teresa, que la corporación masculina de teólogos incorporara las aportaciones de las grandes mujeres místicas de la Iglesia y citaba a Hildegarda, Catalina de Siena, Teresa de Àvila, etc.

Ahora las mujeres estudian cosa que antes no ocurría. Por ejemplo, Santa Catalina de Siena, siglo XIV, que murió a los treinta años, carecía de estudios. ¡Sin estudios y fue una mística !… Por ello estuvo bajo sospecha. Fue defendida por el P Raimundo de Capua ,un dominico que era su confesor y que llegó a ser Prior general de su Orden. El vio que esta mujer tenía cosas que decir y que la teología no sólo era especulativa sino también simbólica e intuitiva.

Santo Tomás de Aquino dice que hay dos vías para hablar de Dios : la vía especulativa que el escogió y la vía metafórica, la vía simbólica. Por razones históricas las mujeres están,la mayor parte, más cerca de la segunda. Teresa de Àvila, dos siglos más tarde, también decía que no sabía nada. Fue amenazada por la Inquisición y defendida por los dominicos y jesuitas que dijeron que no estaba loca y que aportaba cosas a la Igesia. Había un antifeminismo muy notable. Las mujeres eran consideradas « ignorantes », no contaba su palabra. Juana de Arco sufrió las consecuencias…

Existe una manera que no es especulativa de hablar de Dios, de aportar algo sobre Dios. Como diría Urs von Balthasar, iluminaciones e intuiciones que, a menudo, los hombres no ven. En el descubrimiento de la Misericordia divina las mujeres han ido más lejos que los hombres.

Es verdad que los santos son teólogos porque han experimentado a Dios. Como diría Julien Green « ellos han abierto el camino ». Aunque , como Dios es Dios, no sepan cómo hablar de Èl, los santos conocen mejor el camino que los que hacen Teología. Dicho esto hacen falta teólogos especulativos, por supuesto.

¿ Qué significa que Teresa sea considerada como teóloga ?

Mos. G. : El cardenal Poupard, en el Sinodo de 1990 sobre la formación de los sacerdotes, hizo una declaración en la que decía que, durante los estudios teológicos, de una manera o de otra , los seminaristas se encuentran con Teresa de Lisieux, bien sea en la Cristología, en el Ecumenismo, en la Mariología o en la espiritualidad bien entendida.

Pienso que el hecho de que Teresa sea Doctora va a provocar cambios. Suelo dar muchas charlas sobre Santa Teresita en los seminarios y sé que su doctrina influye en los sacerdotes jóvenes Quizá sea aún comprendida mejor como Doctora.

Teresa encontró el sentido de la Trinidad, el sentido de la Encarnación, unión del Padre y del Hijo. También encontró a la Iglesia como lugar de comunión y de amor donde el Espíritu Santo es lo primero. Además, abrió un camino de la santidad para todos, hasta para los más pecadores, si tienen confianza en Dios, porque la esperanza es una virtud fundamental en nuestro tiempo. Santa Teresita encontró una Mariología precursora de la del Vaticano II, una Virgen María que tuvo fe y que siguió a su Hijo de la Anunciación al Calvario.

En el Concilio Vaticano II no se citó a Santa Teresita, como tampoco a Santa Teresa de Àvila, porque no se cita a Santos modernos sino a los Padres de la Iglesia - en los Concilios suele hacerse esto-, pero los teólogos afirman que estuvo muy presente. Hay artículos que muestran que los grandes ejes de la teología de Teresa estuvieron presentes en el Vaticano II.

Sin embargo, en el Catecismo de la Iglesia Católica publicado en 1992, se cita a Teresita seis veces y siempre en lugares muy importantes. También se cita a Teresa de Àvila, Catalina de Siena y a otras mujeres, pero ella es la más citada. Es un signo fuerte, lleno de esperanza.

  • ÀNGELUS DEL SANTO PADRE Domingo, 24 de Agosto de 1997 Hipódromo de Longchamp Misa de Clausura de las JMJ
  • CARTA APOSTOLICA DE JUAN PABLO II Para la proclamación de Santa Teresa de Niño Jesús de la Santa Faz « Doctora de la Iglesia universal »
Angelus del Papa Juan Pablo II

En el momento de clausurar esta jornada mundial en Francia, quiero evocar la importante figura de Santa Teresita de Lisieux, nacida hace cien años. Esta joven carmelita se entregó enteramente al amor de Dios. Vivió radicalmente la ofrenda de sí misma como respuesta al amor de Dios .En la sencillez de su vida cotidiana supo practicar el amor fraternal. A imitación de Jesús aceptó sentarse en « la mesa de los pecadores », sus« hermanos », para que fuesen purificados por el amor, porque estaba animada del ardiente deseo de ver a todos los hombres« iluminados por la radiante luz de la fe »(Manuscrito C, 6r°)

Teresa conoció el sufrimiento en el cuerpo y la prueba en la fe. Pero permaneció fiel porque, en su gran inteligencia espiritual, supo que Dios es justo y misericordioso. Comprendió que el Amor nos viene de Dios más que del hombre. Hasta en el último momento puso su esperanza en Jesús, el Siervo sufriente que entregó su vida por todos los hombres (cf. Is.53,12).

Teresa no abandonó jamás el libro de los Evangelios (cf. Carta 193) Entendió su mensaje con un sabiduría extraordinaria. Comprendió que en la vida de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo« el amor y la verdad se encuentran »(Ps 85/84, 11 ).En pocos años recorrió « una carrera de gigante » (Manuscrito A, 44°v). Descubrió que su vocación era ser el Amor en el corazón mismo de la Iglesia.Teresa, humilde y pobre, abrió un « caminito » a los hombres que se dirigen al Padre con una confianza audaz. El centro de su mensaje, su actitud espiritual se propone a todos los fieles.

La enseñanza de Teresa, verdadera ciencia del amor, es la expresión luminosa de su conocimiento del misterio de Cristo y de su experiencia personal de la gracia. Ella ayuda a los hombres a descubrir mejor los dones de Dios y a anunciar la Buena Nueva de su Amor infinito.

Carmelita y apóstol, maestra de sabiduría espiritual para muchas personas consagradas o laicas, patrona de las Misiones, Santa Teresita del Nño Jesús ocupa un puesto central en la Iglesia. Su doctrina eminente merece ser reconocida entre las más fecundas.

Respondiendo a numerosas peticiones, después de investigaciones precisas, tengo la alegría de comunicar que el domingo de las Misiones, el 19 de octubre de1997, en la Basílica de S. Pedro de Roma, proclamaré a Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, Doctora de la Iglesia.

He querido anunciar solemnemente este acto aquí, porque el mensaje de Santa Teresita, esta joven tan presente en nuesro tiempo, os corresponde particularmente a vosotros los jóvenes. En la escuela del Evangelio os abre el camino de la madurez cristiana, os invita a ser en el « corazón » de la Iglesia discípulos y testigos ardientes de la caridad de Cristo.

Carta apostólica del Papa Juan Pablo II

Para la proclamación de Santa Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz

DOCTORA DE LA IGLESIA UNIVERSAL

Roma, 19 de Octubre de 1997

1. LA CIENCIA DEL AMOR DIVINO, que el Padre de las misericordias derrama por Jesucristo en el Espíritu Santo, es un don, concebido a los pequeños y a los humildes, para que conozcan y proclamen los secretos del Reino, ocultos a los sabios e inteligentes : por esto Jesús se llenó de gozo en el Espíritu Santo, y bendijo al Padre, que así lo había establecido (cf. Lc 10, 21-22 ; Mt 11,25-26).

También se alegra la Madre Iglesia al constatar que, ene le decurso de la historia, el Señor sigue revelándose a los pequeños y a los humildes, capacitando a sus elegidos, por medio del Espíritu que « todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios » (1 Co 2,10), para hablar de las cosas « que Dios nos ha otorgado (…), no con palabras aprendidas de sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu, expresando realidades espirituales » (1 Co 2, 12-13). De este modo el Espíritu Santo guía a la Iglesia hacia la verdad plena, la dota de diversos dones, la embellece con sus frutos, la rejuvenece con la fuerza del Evangelio y la hace capaz de escrutar los signos de los tiempos, para responder cada vez mejor a la voluntad de Dios (cf. Lumen genitum, nn. 4.12 ; Gaudium et spes, n.4).

Entre los pequeños, a los que han sido revelados de manera muy especial los secretos del Reino, resplandece Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz, monja profesa de la orden de los Carmelitas Descalzos, de la que este año se celebra el centenario de su ingreso en la patria celestial.

Durante su vida, Teresa descubrió del Maestro divino la « ciencia del amor », que luego manifestó con particular originalidad en sus escritos (cf. Ms B, 1 r°). Esa ciencia es la expresión luminosa de su conocimiento del misterio del Reino y de su experiencia personal de la gracia. Se puede considerar como un carisma particular de sabiduría evangélica que Teresa, como otros santos y maestros de la fe, recibió en la oración (cf. Ms C 36, r°).

2. EN NUESTRO SIGLO, la acogida del ejemplo de su vida y de su doctrina evangélica ha sido rápida, universal y constante en nuestro siglo. Casi a imitación de su precoz maduración espiritual, su santidad fue reconocida por la Iglesia en el espacio de pocos años. En efecto, el 10 de junio de 1914 Pío X firmó el decreto de incoación de la causa de beatificación ; el 14 de agosto de 1921 Benedicto XV declaró la heroicidad de las virtudes de la sierva de Dios, pronunciando en esa ocasión un discurso sobre el camino de la infancia espiritual ; y Pío XI la proclamó beata el 29 de abril de 1923. Un poco más tarde, el 17 de mayo de 1925, el mismo Papa, ante una inmensa multitud, la canonizó en la basílica de San Pedro, poniendo de relieve el esplendor de sus virtudes, así como la originalidad de su doctrina, y dos años después, el 14 de diciembre de 1927, acogiendo la petición d emuchos obispos misioneros, la proclamó, junto con san Francisco Javier, patrona de las misiones.

A partir de esos reconocimientos, la irradiación espiritual de Teresa del Niño Jesús ha aumentado en la Iglesia y se ha difundido por todo el mundo. Muchos institutos de vida consagrada y movimientos eclesiales, especialemente en las Iglesias jóvenes, la han elegido como patrona y maestra, inspirándose en su doctrina espiritual. Su mensaje, a menudo sintetizado en el así llamado « caminito », que no es más que el camino evangélico de la santidad para todos, ha sido objeto de estudio por parte de teólogos y autores de espiritualidad. Se han construido y dedicado al Señor, bajo el patrocinio de la santa de Lisieux, catedrales, basílicas, santuarios e iglesias en todo el mundo. La Iglesia católica en sus diversos ritos, tanto de Oriente como de Occidente, celebra su culto.

Numerosos fieles han podido experimentar el poder de su intercesión. Muchos, llamados al ministerio sacerdotal o a la vida consagrada, especialmente en las misiones y en la vida contemplativa, atribuyen la gracia divina de la vocación a su intercesión y a su ejemplo.

3. LOS PASTORES DE LA IGLESIA, comenzando por mis predecesores los Sumos Pontífices de este siglo, que propusieron su santidad como ejemplo para todos, también han puesto de relieve que Teresa es maestra de vida espiritual con una doctrina sencilla y, a la vez, profunda que ella tomó de los manantiales del Evangelio bajo la guía del Maestro divino y luego comunicó a sus hermanos y hermanas en la Iglesia con amplísima eficacia (cf. Ms B, 2v°-3r°).

Esta doctrina espiritual nos ha sido transmitida sobre todo en su autobiografía que, tomada de los tres manuscritos redactados por ella en los últimos años de su vida y publicada un año después de su muerte con el título : Historia de un alma (Lisieux, 1898), ha despertado extraordinario interés hasta nuestros días. Esta autobiografía, traducida, al igual que sus demás escritos, a cerca de cincuenta lenguas, ha dado a conocer a Teresa en todas las regiones del mundo, incluso fuera de la Iglesia católica. A un siglo de distancia de su muerte, Teresa del Niño Jesús sigue siendo considerada una de las grandes maestras de vida espiritual de nuestro tiempo.

4. NO ES SORPRENDENTE, epor tanto, que hayan llegado a la Sede apostólica muchas peticiones para que se le conceda el título de Doctora de la Iglesia universal.

Desde hace algunos años, y especialmente al acercarse la alegre celebración del primer centenario de su muerte, esas peticiones han llegado cada vez en mayor número, incluso de parte de Conferencias episcopales. Además, se han realizado congresos de estudio y abundan las publicaciones que ponen de relieve el hecho de que Teresa del Niño Jesús posee una sabiduría extraordinaria y, con su doctrina, ayuda a muchos hombres y mujeres de cualquier condición a conocer y amra a Jesucristo y su Evangelio.

A la luz de estos datos, decidí encargar un atento estudio para saber si la santa de Lisieux cumplía los requisitos para poder ser declarada Doctora de la Iglesia universal.

5. EN ESTE MARCO, ME COMPLACE RECORDAR BREVEMENTE ALGUNOS MOMENTOS DE LA VIDA DE TERESA DEL NIÑO JESÚS. Nace en Alençon (Francia) el 2 de enero de 1873. Es bautizada dos días más tarde en la iglesia de NOtre Dame, recibiendo los nombres de María Francisca Teresa. Sus padres son Luis Martín y Celia Guérin, cuyas virtudes heroicas he reconocido recientemente. Después de la muerte de su madre, que acontece el 28 de agosto de 1877, Teresa se traslada con toda la familia a la ciudad de Lisieux donde, rodeada del Afecto de su padre y sus hermanas recibe una formación exigente y, a la vez, llena de ternura.

Hacia fines de 1879 recibe por primera vez el sacramento de la penitencia. En el día de Pentecostés de 1883 recibe la gracia singular de curar de una grave enfermedad, por intercesión de Nuestra Señora de las Victorias. Educada por las benedictinas de Lisieux, recibe la primera comunión el 8 de mayo de 1884, después de una intensa preparación, coronada por una singular experiencia de la gracia de la unión íntima con Jesús. Pocas semanas más tarde, el 14 de junio del mismo año, recibe el sacramento de la confirmación, con viva conciencia de lo que implica el don del Espíritu Santo en la participación personal en la gracia de Pentecostés. En la Navidad de 1886 vive una experiencia espritual muy profunda, que describe como una « conversión total ». Gracias a ella, supera la fragilidad emotiva derivada de la pérdida de su madre e inicia « una carrera acelerada » por el camino de la perfección (cf. Ms A, 44v°-45v°).

Teresa desea abrazar la vida contemplativa, como sus hermanas Paulina y María, en el Carmelo de Lisieux, pero se lo impide su corta edad. Con ocasión de una peregrinación a Italia, después de visitar la santa Casa de Loreto y los lugares de la ciudad eterna, en la audiencia que el Papa concede a los fieles de la diócesis de Lisieux, el 20 de noviembre de 1887, con filial audacia pide a León XIII el permiso para entrar en el Carmelo a la edad de 15 años.

El 9 de abril de 1888 entra en el Carmelo de Lisieux, donde recibe el hábito de la orden de la Virgen el 10 de enero del año siguiente, y emite su profesión religiosa el 8 de septiembre de 1890, fiesta de la Natividad de la Virgen María. En el Carmelo emprende el camino de la perfección trazado por la madre fundadora, Teresa de Jesús, con auténtico fervor y fidelidad, cumpliendo los diversos oficios comunitarios que se le confían. Iluminada por la palabra de Dios y probada de modo particular por la enfermedad de su amadísimo padre, Luis Martín, que muere el 29 de julio de 1894, Teresa se encamina hacia la santidad, insistiendo en la centralidad del amor. Descubre y comunica a las novicias encomendadas a su cuidado el caminito de la infancia espiritual, progresando en el cual ella penetra cada vez más en el misterio de la Iglesia y, atraída por el amor de Cristo, siente crecer en sí misma la vocación apostólica y misionera, que la impulsa a llevar a todos hacia el encuentro con el Esposo divino.

El 9 de junio de 1895, en la fiesta de la Santísima Trinidad, se ofrece como víctima de holocausto al amor misericordioso de Dios. EL 3 de abril del año siguiente, en la noche entre el Jueves y el Viernes santo, tiene una primera manifestación de la enfermedad que la llevará a la muerte. Teresa la acoge como la misteriosa visita del Esposo divino. Al mismo tiempo, entra en la prueba de la fe, que durará hasta su muerte. Al empeorar su salud, a partir del 8 de julio de 1897, es trasladada a la enfermería. Sus hermanas y otras religiosas recogen sus palabras, mientras los dolores y las pruebas, sufridos con paciencia, se intensifican hasta culminar con la muerte, en la tarde del 30 de septiembre de 1897. « Yo no muero ; entro en la vida », había escrito a uno de sus hermanos espirituales, don Belliere (Carta 244). sus últimas palabras : « Dios mío, te amo », son el sello de su existencia.

6. TERESA DEL NIÑO JESÚS NOS HA LEGADO ESCRITOS que, con razón, le han merecido el título de maestra de vida espiritual. Su obra principal es el relato de su vida en los tres Manuscritos autobiográficos (A, B y C), publicados inicialmente con el título, que pronto se hizo célebre, de Historia de un alma.

En el Manuscrito A, redactado a petición de la hermana Inés de Jesús, entonces priora del monasterio, y entregado a ella el 21 de enero de 1896, Teresa describe las etapas de su experiencia religiosa : su infancia, especialmente el acontecimiento de su primera comunión y de la confirmación, y su adolescencia, hasta el ingreso en el Carmelo y su primera profesión.

El Manuscrito B, redactado durante el retiro espiritual de ese mismo año, a petición de su hermana María del Sagrado Corazón, contiene algunas de las páginas más hermosas, conocidas y citadas de la santa de Lisieux. En ellas se manifiesta la plena madurez de la santa, que habla de su vocación en la Iglesia, Esposa de Cristo y Madre de las almas.

El Manuscrito C, redactado en el mes de junio y en los primeros días de julio de 1897, procos meses antes de su muerte, y dedicado a la priora María de Gonzaga, que se lo había pedido, completa los recuerdos del Manuscrito A sobre su vida en el Carmelo. Estas páginas revelan la sabiduría sobrenatural de la autora. Teresa narra algunas experiencias elevadísimas de este periodo final de su vida. Dedica páginas conmovedoras a la prueba de la fe : una gracia de purificación que la sumerge en una larga y dolorosa noche oscura, iluminada por su confianza en el amor misericordioso y paternal de Dios. Una vez más, y sin repetirse, Teresa hace brillar la resplandeciente luz del Evangelio. Aquí encontramos las páginas más hermosas, dedicadas al abandono confiado en las manos de Dios, a la unidad entre el amor a Dios y el amor al prójimo, y a su vocación misionera en la Iglesia.

Teresa, en estos tres manuscritos diversos, que coinciden en una unidad temática y en una progresiva descripción de su vida y de su camino espiritual, nos ha entregado una original autobiografía, que es la historia de su alma. En ella se pone claramente de manifiesto que en su existencia Dios ofrece al mundo un mensaje preciso, al señalar un camino evangélico, el « caminito », que todos pueden recorrer, porque todos están llamados a la santidad.

En sus 266 Cartas que conservamos, dirigidas a familiares, a religiosas y a los « hermanos » misioneros, Teresa comunica su sabiduría, desarrollando una doctrina que constituye de hecho un profundo ejercicio de dirección espiritual de almas.

Forman parte de sus escritos también 54 Poesías, algunas de las cuales entrañan gran profundidad teológica y espiritual, inspiradas en la sagrada Escritura. Entre ellas merecen especial mención de « Vivir de amor » (Po 17) y « Por qué te amo, María » (Po 54), síntesis original del camino de la Virgen María según el Evangelio. A esta producción hay que añadir 8 Recreaciones piadosas : composiciones poéticas y teatrales, ideadas y representadas por la Santa para su comunidad con ocasión de algunas fiestas, según la Tradición del Carmelo. Entre los demás escritos, conviene recordar una serie de 21 Oraciones y la colección de sus palabras pronunciadas durante los últimos meses de vida. Esas palabras, de las que se conservan varias redacciones, son conocidas como Novissima verba o últimas conversaciones.

7. EL ANALISIS ESMERADO DE LOS ESCRITOS DE SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS y la resonancia que han tenido en la Iglesia, permiten descubrir los aspectos principales de la « doctrina eminente », que constituye el elemento fundamental en el que se basa la atribución del título de Doctora de la Iglesia.

Ante todo, se constata la existencia de un particular carisma de sabiduría. En efecto, esta joven carmelita, sin una especial preparación teológica, pero iluminada por la luz del Evangelio, se siente instruida por el Maestro divino que, como ella dice, es « el Doctor de los Doctores » (Ms A, 83 v°), el cual le comunica las « enseñanzas divinas » (Ms B, 1r°). Siente que en ella se han cumplido las palabras de la Escritura : « El que sea sencillo, venga a mí… ; al pequeño se le concede la misericordia » (Ms B 1v ; cf. Pr 9,4 ; Sb 6,6) y sabe que ha sido instruida en la ciencia del amor, oculta a los sabios y a los inteligentes, que el Maestro divino se ha dignado revelarle a ella, como a los pequeños (cf. Ms A 49 r° ; Lc 10,21-22).

Pío XI, que consideró a Teresa de Lisieux como « estrella de su pontificado », no dudó en afirmar en la homilía del día de su canonización, el 17 de mayo del año 1925 : « El Espíritu de la verdad le abrió y manifestó las verdades que suele ocultar a los sabios e inteligentes y revelar a los pequeños, pues ella, como atestigua nuestro inmediato predecesor, destacó tanto en la ciencia de la salvación » (AAS 17 [1925] p. 213).

Su enseñanza no sólo es acorde con la Escritura y la fe católica, sino que también resalta por la profundidad y la síntesis madura de la espiritualidad cristiana : une la teología y la vida espiritual, se expresa con vigor y autoridad, con gran capacidad de persuasión y de comunicación, como lo demuestra la aceptación y la difusión de su mensaje en el pueblo de Dios.

La enseñanza de Teresa manifiesta con coherencia y une en un conjunto armonioso los dogmas de la fe cristiana como doctrina de verdad y experiencia de vida. A este respecto, no conviene olvidar que, como enseña el concilio Vaticano II, la inteligencia del depósito de la fe transmitido por los Apóstoles progresa en la Iglesia bajo la asistencia del Espíritu Santo : « Crece la comprensión de las palabras e instituciones transmitidas cuando los fieles las contemplan y estudian repasándolas en su corazón (cf. Lc 2,19 yb 51), y cuando comprenden internamente los misterios que viven, cuando las proclaman los obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad » (Dei Verbum, 8).

Tal vez en los escritos de Teresa de Lisieux no encontramos, como en otros Doctores, una presentación científicamente elaborada de las cosas de Dios, pero en ellos podemos descubrir un testimonio iluminado de la fe que, mientras acoge con amor confiado la condescendencia misericordiosa de Dios y la savlación en Cristo, revela el misterio y la santida de la Iglesia.

Así pues, con razón se puede reconocer en la santa de Lisieux el carisma de Doctora de la Iglesia, tanto por el don del Espíritu Santo, que recibió para vivir y expresar su experiencia de fe, como por su particular inteligencia del misterio de Cristo. En ella confluyen los dones de la ley nueva, es decir, la gracia del Espíritu Santo, que se manifiesta en la fe viva que actúa por medio de la caridad (cf. santo Tomás de Aquino, Summa Theol. I-II,q. 106,art. 1 ;q. 108, art.1).

Podemos aplicar a Teresa de Lisieux lo que dijo mi predecesor Pablo VI de otra joven santa, Doctora de la Iglesia, Catalina de Siena : « Lo que más impresiona en esta santa es la sabiduría infusa, es decir, la lúcida, profunda y arrebatadora asimilación favorecida, ciertamente, por dotes naturales singularísimas, pero evidentemente prodigiosa, debida a un carisma de sabiduría del Espiritú Santo » (AAS 62 (1970] p. 675).

8. CON SU PECULIAR DOCTRINA Y SU ESTILO INCONFUNDIBLE, Teresa se presenta como una auténtica maestra de la fe y de la vida cristiana. Por sus escritos, al igual que por las afirmaciones de los Santos Padres, pasa la vivificante linfa de la tradición católica, cuyas riquezas, como atestigua también el concilio Vaticano II, « van pasando a la práctica y a la vida de la Iglesia que cree y ora » (Dei Verbum 8).

La doctrina de Teresa de Lisieux, si se analiza en su género literario, correspondiente a su educación y a su cultura, y si se estudia a la luz de las particulares circunstancias de su época, coincide de modo providencial con la más genuina tradición de la Iglesia, tanto por la profesión de la fe católica como por la promoción de la más auténtica vida espiritual, propuesta a todos los fieles con un lenguaje vivo y accesible.

Ella ha hecho resplandecer en nuestro tiempo el atractivo del Evangelio ; ha cumplido la misión de hacer conocer y amar a la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo ; ha ayudado a curar las almas de los rigores y de los temores de la doctrina jansenista, más propensa a subrayar la justicia de dios, y tal vez más que cualquier otra perfección, me parece revestida de amor« (Ms A, 38v°) Así se ha convertido en una imagen viva de aquel Dios que, como reza la oración de la Iglesia, »manifiesta especialmente su poder con el perdón y la misericordia" (cf. Misal romano, oración colecta del domingo XXVI del tiempo ordinario).

Aunque Teresa no tiene propiamente un cuerpo doctrinal, sus escritos irradian particulares fulgores de doctrina que, como por un carsima del Espíritu Santo, captan el centro mismo del mensaje de la Revelación en una visión original e inédita, presentando una enseñanza cualitativamente eminente.

En efecto, el núcleo de su mensaje es el misterio mismo de Dios Amor, de Dios Trinidad, infinitamente perfecto en sí mismo. Si la genuina experiencia espiritual cristiana debe coincidir con las verdades reveladas, en las que Dios se revela a sí mismo y manifiesta el misterio de su voluntad (cf. Dei Verbum 2), es preciso afirmar que Teresa experimentó la revelación divina, llegando a contemplar las realidades fundamentales de nuestra fe encerradas en el misterio de la vida trinitaria. En la cima, como manantial y término, el amor misericordioso de las tres divinas Personas, como ella lo expresa, especialmente en su Acto de consagración al Amor misericordioso. Por parte del sujeto, en la base se halla la experiencia de ser hijos adoptivos del Padre en Jesús ; ése es el sentido más auténtico de la infancia espiritual, es decir, la experiencia de la filiación divina bajo el impulso del Espíritu Santo. También en la base, y ante nosotros, está el prójimo, los demás, en cuya salvación debemos colaborar con Jesús y en él, con su mismo amor misericordioso.

Con la infancia espiritual experimentamos que todo viene de Dios, a él vuelve y en él permanece, para la salvación de todos, en un misterio de amor misericordioso. Con la infancia espiritual experimentamos que todo viene de Dios, a él vuelve y en él permanece, para la salvación de todos, en un misterio de amor misericordioso. Ese es el mensaje doctrinal que enseñó y vivió esta santa.

Como para los santos de la Iglesia de todos los tiempos, también para ella, en su experiencia espiritual, el centro y la plenitud de la revelación es Cristo. Teresa conoció a Jesús, lo amó y lo hizo amar con la pasión de una esposa. Penetró en los misterios de su infancia, en las palabras de su Evangelio, en la pasión del Siervo que sufre, esculpida en su santa Faz, en el esplendor de su existencia gloriosa y en su presencia eucarística. Cantó todas la expresiones de la caridad divina de Cristo, como las presenta el Evangelio (cf. Po 24 « Acuérdate, mi Amor »).

Teresa recibió una iluminación particular sobre la realidad del Cuerpo místico de Cristo, sobre la variedad de sus carismas, dones del Espíritu Santo, sobre la fuerza eminente de la caridad, que es el corazón mismo de la Iglesia, en la que ella encontró su vocación de contemplativa y misionera (cf. Ms B, 2r°-3v°).

Por último, entre los capítulos más originales de su ciencia espiritual conviene recordar la sabia investigación que Teresa realizó sobre el misterio y el camino de la Virgen María, llegando a resultados muy cercanos a la doctrina del concilio Vaticano II en el capítulo VIII de la constitución Lumen gentium y a lo que yo mismo expuse en mi carta encíclica Redemptoris Mater, del 25 de marzo de 1987.

9. LA FUENTE PRINCIPAL DE SU EXPERIENCIA ESPIRITUAL Y DE SU ENSEÑENZA des la palabra de Dios, en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Ella misma lo confiesa, especialmente poniendo de relivieve su amor apasionado al Evangelio (cf. Ms A, 83v°). En sus escritos se cuentan más de mil cita bíblicas : más de cuatrocientas del Antiguo Testamento y más de seiscientas del Nuevo.

A pesar de que no tenía preparación y de que carecía de medios adecuados para el estudio y la interpretación de los libros sagrados, Teresa se entregó a la meditación de la palabra de Dios con una fe y un empeño singulares. Bajo el influjo del Espíritu logró, para sí y para los demás, un profundo conocimiento de la Revelación. Concentrándose amorosamente en la Escritura - manifestó que le hubiera gustado conocer el hebreo y el griego para comprender mejor el espíritu y la letra de los libros sagrados - puso de manifiesto la importancia que las fuentes bíblicas tienen en la vida espiritual, destacó la originalidad y la lozanía del Evangelio, cultivó con sobriedad la exégesis espiritual de la palabra de Dios, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo. De esta forma descubrió tesoros ocultos, asumiendo palabras y episodios, a veces con gran audacia sobrenatural, como cuando, leyendo los textos de san Pablo (cf. 1 Cor 12-13), intuyó su vocación al amor (cf. Ms B, 3r°-3v°). Iluminada por la palabra revelada, Teresa escribió páginas admirables sobre la unidad entre el amor a Dios y el amor al prójimo (cf. Ms C, 11v°-19r°) y se sumergió con la oración de Jesús en la última Cena, como expresión de su intercesión por la salvación de todos (cf. Ms C, 34r°-35r°).

Su doctrina coincide, como ya he dicho, con la enseñanza de la Iglesia. Ya desde niña, sus familiares le enseñaron a participar en la oración y en el culto litúrgico. al prepararse para su primera confesión, par su primera Comunión y para el sacramento de la confirmación, mostró un amor extraordinario a las verdades de la fe, y se aprendió casi al pie de la letra el Catecismo (cf. Ms A, 37r°-37v°). Al final de su vida, escribió con su propia sangre el Símbolo de los Apóstoles, como expresión de su adhesión sin reservas a la profesión de fe.

Teresa no sólo se alimentó con las palabras de la Escritura y la doctrina de la Iglesia, sino también, desde su niñez, con la enseñanza de la Imitación de Cristo, que, como confiesa ella misma, se sabía casi de memoria (cf. Ms A, 47 r°). En la realización) de su vocación de carmelita fueron decisivos los textos espirituales de la madre fundadora, santa Teresa de Jesús, especialmente los que explican el sentido contemplativo y eclesial del carisma del Carmelo teresiano (cf. Ms C, 33v°). Pero de modo muy especial Teresa se alimentó de la doctrina mística de san Juan de la Cruz, que fue su verdadero maestro espiritual (cf. Ms A, 83r°). Así pues, no es sorprendente que, siguiendo la escuela de estos dos santos, declarados posteriormente Doctores de la Iglesia, también ella, óptima discípula, se haya convertido en maestra de vida espiritual.

10. LA DOCTRINA ESPIRITUAL DE TERESA DE LISIEUX ha contribuido a la extensión del reino de Dios. Con su ejemplo de santidad, de perfecta fidelidad a la Madre Iglesia, de plena comunión con la Sede de Pedro, así como con las particulares gracias que ha obtenido para muchos hermanos y hermanas misioneros, ha prestado un servicio particular a la renovada proclamación y experiencia del Evangelio de Cristo y a la difusión de la fe católica en todas las naciones de la tierra.

No es necesario insistir mucho en la universalidad de la doctrina teresiana y la amplian aceptación de su mensaje durante el siglo que ha transcurrido desde su muerte, pues están muy bien documentadas en los estudios realizados con vistas a la concesión del título de Doctora de la Iglesia a esta santa.

Reviste particular importancia, a este respecto, el hecho de que el Magisterio de la Iglesia no sólo ha reconocido la santidad de Teresa, sino que también ha pueto de relieve su sabiduría y su doctrina.

Ya Pío X dijo de ella que era « la santa más grande de los tiempos modernos ». Acogiendo con alegría la primera edición italiana de la Historia de un alma, quiso destacar los frutos que se obtenían de la espiritualidad teresiana.

Benedicto XV, con ocasión de la proclamación de la heroicidad de las virtudes de la sierva de Dios, ilustró el camino de la infancia espiritual y alabó la ciencia de las realidades divinas, concedida por Dios a Teresa, para enseñar alos demás los caminos de la salvación (cf. AAS 13[1921] pp. 449-452).

Pío XI, tanto con motivo de su beatificación como de su canonización, quiso exponer y recomendar la doctrina de la santa, subrayando la particular iluminación divina (Discorsi di Pio XI, vol. I, Torino 1959, p ; 91) y definiéndola como maestra de vida (cf. AAS 17 [1925] pp. 211-214).

Pío XII, con ocasión de la consagración de la Basílica de Lisieux en el año 1954, afirmó, entre otras cosas, que Teresa había penetrado con su doctrina en el corazón mismo del Evangelio (cf. AAS 46 [1954] pp.404-408).

El cardenal Angelo Roncalli, futuro Papa Juan XXII, visitó varias veces Lisieux, especialmente cuando era nuncio en París. Durante su pontificado manifestó en diversas circunstacias su devoción por la santa e ilustró las relaciones entre la doctrina de la sante de Avila y la de su hija, Teresa de Lisieux (Discorsi, Messaggi, Colloqui, vol. II [1956-1960] pp.771-772). durante la celebración del Concilio Vaticano II, varais veces los padres evocaron su ejemplo y su doctrina.

Pablo VI, con motivo del centenario de su nacimiento, el 2 de enero de 1973, dirigió una carta al obispo de Bayeux y Lisieux, en la que destacaba el ejemplo de Teresa en la búsqueda de Dios, la proponía como maestra de oración y de esperanza teologal, y modelo de comunión con la Iglesia, recomendando el estudio de su doctrina a los maestros, a los educadores, a los pastores e incluso a los teólogos (cf. AAS 65 [1973] pp.12-15).

Yo mismo, [Juan Pablo II] en varias circunstancias, me he referido a la figura y a la doctrina de la santa, de modo especial con ocasión de mi inolvidable visita a Lisieux, el 2 de junio de 1980, cuando quise recordar a todos : « De Teresa de Lisieux se puede decir con seguridad que le Espíritu de Dios permitió a su corazón revelar directamente a los hombres de nuestro tiempo el misterio fundamental, la realidad del Evangelio (…). El »caminito« es el itinerario de la »infancia espiritual« . Hay en él algo único, un carácter propio de santa Teresa de Lisieux. En él se encuentra, al mismo tiempo, la confirmación y la renovación de la verdad más fundamental y más universal. ¿Qué verdad hay en el mensaje evangélico más fundamental y má universal que ésta : dios es nuestro Padre y nosotros somos sus hijos ? » (L’Osservatore Romano, edición en lengua española, 15 de junio de 1980, p.15).

Estas breves referencias a una ininterrumpida serie de testimonios de los Papas de este siglo sobre la santidad y la doctrina de santa Teresa del Niño Jesús y a la difusión universal de su mensaje, expresan claramente hasta qué punto la Iglesia ha acogido, en sus pastores y en sus fieles, la doctrina espiritual de esta joven santa.

Signo de la aceptación eclesial de la enseñanza de la Santa es el hecho de que el Magisterio ordinario de la Iglesia en muchos documentos ha recurrido a esa doctrina, especialmente al tratar de la vocación contemplativa y misionera, de la confianza en Dios justo y misericordioso, de la alegría cristiana y de la vocación a la santidad. Lo atestigua la presencia de su doctrina en el reciente Catecismo de la Iglesia católica (nn. 127, 826, 956, 1011, 2011 y 2558). Ella, que tanto se esforzó por aprender en el catecismo las verdades de la fe, ha merecido ser incluida entre los autores más destacados de la doctrina católica.

Teresa tiene una universalidad singular. Su persona y el mensaje evangélico del « caminito » de la confianza y de la infancia espiritual han encontrado y siguen encontrando una acogida sorprendente en todo el mundo.El influjo de su mensaje abarca ante todo a los hombres y mujeres cuya santidad o virtudes heroicas la Iglesia ha reconocido, pastores de la Iglesia, teólogos y autores de espiritualidad, sacerdotes y seminaristas, religiosos y religiosas, movimientos eclesiales y comunidades nuevas, hombres y mujeres de cualquier condición y de todos los continentes. A todos Teresa les ofrece su personal confirmación de que el misterio cristiano, del que es testigo y apóstol mediante la oración al convertirse, como ella afirma con audacia, en « apóstol de los apóstoles » (Ms A, 56r°), debe tomarse al pie de la letra, con el mayor realismo posible, porque tiene un valor universal en el tiempo y en el espacio. La fuerza de su mensaje radica en que explica de modo concreto cómo todas las promesas de Jesús se cumplen plenamente en el creyente que acoge con confianza en su vida la presencia salvadora del Redentor.

11. TODAS ESTAS RAZONES constituyen un claro testimonio de la actualidad de la doctrina de la santa de Lisieux y del particular influjo de su mensaje en los hombres y mujeres de nuestro siglo. Además, concurren algunas circunstancias que hacen aún más significativa su designación como maestra para la Iglesia en nuestro tiempo.

Ante todo, Teresa es una mujer que, leyendo el Evangelio, supo captar sus riquezas escondidas con la forma concreta y la profunda resonancia vital y sapiencial propia del genio femenino. Entre las innumerables mujeres santas que resplandecen por la sabiduría del Evangelio ella destaca por su universalidad.

Teresa es, además una contemplativa. En el ocultamiento de su Carmelo vivió de tal modo la gran aventura de la experiencia cristiana, que llegó a conocer la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo (cf. Ef 3, 18-19). Dios quiso que no permanecieran secretos del Rey (cf. Ms C, 2v°). Con su vida, Teresa da un testimonio y una ilustración teológica de la belleza de la vida contemplativa, como total entrega a Cristo, Esposo de la Iglesia, y como afirmación viva de la primacía de Dios sobre todas las cosas. Su vida, a pesar de ser oculta, posee una fecundidad escondida para la difusión del Evangelio e inunda a la Iglesia y al mundo del buen olor de Cristo (cf. Ct 169, 2v).

Por último, Teresa de Lisieux es una joven. Alcanzó la madurez de la santidad en plena juventud (cf. Ms C, 4 r°). Como tal se presenta como maestra de vida evangélica, particularmente eficaz a la hora de iluminar las sendas de los jóvenes, a los que corresponde ser protagonistas y testigos del Evangelio entre las nuevas generaciones.

Santa Teresa del Niño Jesús no sólo es, por su edad, la Doctora más joven de la Iglesia, sino también la más cercana a nosotros en el tiempo ; así se subraya la continuidad con la que el Espíritu del Señor envía a la Iglesia sus mensajeros, hombres y mujeres, como maestros y testigos de la fe. En efecto, a pesar de los cambios que se producen en el decurso de la historia y de las repercusiones que suelen tener en la vida y en el pensamiento de los hombres de las diversas épocas, no debemos perder de vista la continuidad que une entre sí a los Doctores de la Iglesia : en cualquier contexto histórico, siguen siendo testigos del Evangelio que no cambia y, con la luz y la fuerza que les viene del Espíritu, se hacen sus mensajeros, volviendo a anunciarlo en su integridad a sus contemporáneos. Teresa es maestra para nuestro tiempo, sediento de palabras vivas y esenciales, de testimonios heroicos y creíbles. Por eso, es amada y aceptada también por hermanos y hermanas de otras comunidades cristianas e incluso por muchos no cristianos.

12. EN ESTE AÑO, EN QUE SE CONMEMORA EL CENTENARIO DE LA GLORIOSA MUERTE DE TERESA DEL NIÑO JESÚS DE LA SANTA FAZ, mientras nos preparamos para la celebración del gran jubileo del año 2000, habiendo recibido numerosas y autorizadas peticiones, especialmente de muchas Conferencias episcopales de todo el mundo, y habiendo acogido la petición oficial, o Supplex Libellus, que me dirigieron el 8 de marzo de 1997 el obispo de Bayeux y Lisieux, el prepósito general de la orden de los Carmelitas Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, y postulador general de la misma orden, decidí encomendar a la Congregación para la doctrina de la fe, por lo que se refiere a la doctrina eminente" (constitución apostólica Pastor bonus, 73), el peculiar estudio de la causa para conceder el título de Doctora a esta santa.

Reunida la documentación necesaria, las dos citadas Congregaciones abordaron la cuestión en sus repectivas Consultas : la de la Congregación para la doctrina de la fe el 5 de mayo de 1997, por lo que atañe a la « doctrina eminente », y la de la Congregación para las causas de los santos el 29 de mayo del mismo año, para examinar la especial « Positio ». El 17 de junio sucesivo, los cardenales y los obispos miembros de esas Congregaciones, siguiendo un procedimiento aprobado por mí para esa ocasión, se reunieron en una Asamblea interdicasterial plenaria y discutieron la Causa, expresando por unanimidad un parecer favorable a la concesión a santa Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz del título de Doctora de la Iglesia universal. Dicho parecer me fue notificado personalmente por el señor cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, y por monseñor Alberto Bovone, arzobispo titular de Cesarea de Numidia, pro-prefecto de la Congregación para las causas de los santos.

Teniendo todo eso en cuenta, el pasado 24 de agosto, durante la plegaria del Angelus, en presencia de centenares de obispos y ante una inmensa multitud de jóvenes de todo el mundo, reunida en París para la XII Jornada Mundial de la Juventud, quise anunciar personalmente mi intención de proclamar a Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz Doctora de la Iglesia universal con ocasión de la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones (en Roma).

Hoy, 19 de octubre de 1997, en la plaza de San Pedro, llena de fieles procedentes de todo el mundo, y en presencia de numerosos cardenales, arzobispos y obispos, durante la solemne celebración eucarística, he proclamado Doctora de la Iglesia universal a Teresa del Niño Jesús de la Santa Fax, con estas palabras :

« Acogiendo los deseos de gran número de hermanos en el episcopado y de muchísimos fieles de todo el mundo, tras haber escuchado el parecer de la Congregación para las causas de los santos y obtenido el voto de la Congregación para la doctrina de la fe en loq ue se refiere a la doctrina eminente, con conocimiento cierto y madura deliberación, en virtud de la plena autoridad apostólica, declaramos a santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, virgen, Doctora de la Iglesia universal. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo ».

Realizado ese acto del modo debido, establecemos que esta carta apostólica sea religiosamente conservada y produzca pleno efecto tanto ahora como en el futuro ; y que además, según sus disposiciones se juzgue y se defina justamente, y que sea vano y sin fundamento cuanto alguien pueda atentar contra las mismas, con cualquier tipo de autoridad, tanto conscientemente como por ignorancia.

Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 19 del mes de octubre del año del Señor 1997, vigésimo de mi pontificado.

Lugares teresianos

Los lugares en relación con Teresita

Los Buissonnets

Los Buissonnets (1877 - 1888)

En noviembre de 1877, poco después de la muerte de la Sra. Martin, la familia se instala en Lisieux, en una casa alquilada que está situada a las afueras de la ciudad, en la carretera de Pont-l’Eveque y en la callejuela « Camino del Paraíso ». Teresa Martin pasará en ella once años de su vida, hasta su entrada en el Carmelo.

La primera impresión que siente el peregrino cuando llega a los Buissonnets es una impresión de tranquilidad , de paz. En este espacio apacible uno se imagina a Teresita feliz de vivir, rodeada del cariño de su padre, de sus hermanas y de su perro Tom.

Es verdad que Teresa nos dice, al contarnos sus recuerdos de infancia, que su vida en los Buissonnets fue « verdaderamente feliz » ; pero no olvidemos que la misma Teresa escribe, refiriéndose al periodo de su vida que se extiende « desde los cuatro años y medio hasta los catorce, »que fue el más doloroso" de su existencia.

En efecto, en los Buissonnets ,Teresa perdió sucesivamente a sus dos hermanas mayores cuando entraron en el Carmelo y que habían sido para ella como una segunda madre después del fallecimiento de la Sra. Martin.

Lo anterior no nos impide decir que esta casa rodeada de árboles fue « el dulce nido » de la infancia de Teresita. La visita a las diferentes habitaciones nos permite imaginar algunos episodios de su infancia y adolescencia :

  • La chimenea de la cocina evoca la gran gracia de Navidad en 1886
  • El comedor en el que tuvo lugar la última comida de Teresa antes de su entrada en el Carmelo Chambre aux Buissonnets
  • La habitación de su hermana María donde fue curada por la Virgen, el domingo 13 de mayo de 1883
  • La habitación de su hermana Leonia, en la que están expuestos los juguetes de Teresita, nos recuerda que su piedad no le impedía le gustase mucho saltar a la comba
  • El grupo escultórico del jardín nos hace pensar en el valor con el que pidió a su padre, el 29 de mayo de1887, en la fiesta de Pentecostés, permiso para entrar en el Carmelo lo más pronto posible.

Visitas :

  • de lunes de Pascua de Resurección a principio de octubre
    • 09-12h/14-18h
  • en octubre, febrero y marzo
    • 10-12h/14-17h
  • en noviembre, diciembre y enero
    • 10-12h/14-16h
  • del 15 de noviembre a 15 de diciembre, 25 de diciembre y 1 de enero
    • Cerrado

Hermanas Oblatas de santa Teresita del Niño Jesús

Seguir a Cristo tras los pasos de Teresa

Dar testimonio de la ternura de Dios :

  • amar y hacer amar a Dios ;
  • vivir « el Caminito » de la Infancia Espiritual ;
  • ser misioneras del Amor Misericordioso de Dios ;
  • ayudar a los sacerdotes, a los misioneros, a toda la Iglesia.

Père Gabriel MartinAlgunos años antes de la canonización de Santa Teresita, el P. Gabriel MARTIN, sacerdote vandeano, tuvo los primeros deseos de realizar la fundación de las Hermanas Oblatas de Santa Teresa.

Béatrix DouillardLa señorita Beatriz DOUILLARD, convertida en M. María Teresa de la Misericordia, realizó este proyecto.

El 6 de abril de 1933, la Congregación es reconocida por la Iglesia de Bayeux-Lisieux.

Además de seguir la doctrina de Santa Teresita, el P. MARTIN nos ha transmitido un gran amor a la Iglesia y también un grande deseo de servirla.

Somos religiosas de vida apostólica y vivimos en pequeñas comunidades.

En Francia : París, Alençon, Calvados, Vendée, Charente-Maritime y las Landas. En África : Chat y Centro África

Desde hace 75 años, algunas hermanas viven en Lisieux, en los Buissonnets, al servicio de los peregrinos y visitantes.

¡Bienvenidos en los Buissonnets !

La Catedral de San Pedro

La Catedral de San Pedro

Conviene visitar la catedral de S. Pedro, joya del arte gótico normando, por su arquitectura y su historia. Todo nos recuerda en ella que Lisieux fue sede episcopal hasta 1790.

Al obispo Arnoult, amigo del rey Luis VI y consejero del duque de Normandía, se le debe la construcción de la Catedral actual que comenzó en 1149, después de volver de la segunda cruzada en la que había acompañado al rey de Francia.

La catedral fue parcialmente destruída por un incendio en 1126. La torre norte se derrumbará en 1554. En 1793, las campanas fueron fundidas y la catedral se convirtió en sede de las fiestas revolucionarias. Devuelta al culto en 1802, se salvó, como el conjunto del antiguo palacio episcopal (actual palacio de justicia), de los bombardeos de 1944.

Recordemos que Mons. Pierre Cauchon, colaborador de los ocupantes ingleses, fue obispo de Lisieux de 1432 al 1442. El 1431 había condenado a Juana de Arco a ser quemada viva como hereje.

Pero son otras cosas las que interesan al peregrino que viene a Lisieux. En esta catedral Teresa participó de la vida de la Igesia local en su juventud. Durante diez años, todos los domingos y a menudo entre semana, Teresa también participó en la Eucaristía con su padre y hermanas. En el deambulatorio sur, una estatua moderna de Lambert-Rucky, evoca el lugar donde Teresa asistía a la Misa mayor los domingos. Entre semana, oía misa en la capilla absidial -detrás del coro- . En el deambulatorio norte, cerca de la puerta, se encuentra la capilla en la que el abate Ducellier, entonces vicario, oyó la primera confesión de Teresa.

Visitas :

  • Todos los días
    • 09h30-18h30

El Carmelo

El Carmelo

Origenes de la orden del Carmelo

En el monte Carmelo, en Tierra Santa, cerca de la actual Jaifa, se encuentran unas grutas donde vivieron antiguos eremitas según la tradición espiritual del profeta Elías.

En el siglo XIII, algunos eremitas se agruparon como « hermanos de la Virgen María » bajo una regla común : había nacido la orden del Carmelo.

En España, en el siglo XVI, Teresa de Ávila y S. Juan de la Cruz la reformaron simplificándola y orientándola a la oración contemplativa, al trabajo en la soledad de una clausura estricta y a la vida fraternal : pequeños « desiertos » que rezan por la salvación del mundo.

El Carmelo de Lisieux

Carmel de Lisieux
Carmel de Lisieux
le cloître

El carmelo de Lisieux fue fundado en 1838. Cuando Teresa Martin entró en él, el 9 de abril de 1888, había 27 religiosas. La edad media era de 47 años.

Las carmelitas, en aquel tiempo, tenían 6h30 diarias de oración, de las cuales dos horas eran de meditación. Trabajaban para ganarse el pan , aunque pobremente . Tenían también 2h00 de recreación en común. Los ayunos eran muy severos. Se levantaban a las 5h45, incluso en invierno y se acostaban hacia las 11h de la noche.

Un Carmelo misionero

El Carmelo en el que entró la futura « Patrona de las Misiones »era un carmelo auténticamente misionero. Había fundado en Saigón, el 1861, el primer Carmelo de Extremo Oriente. La semilla que partió de Lisieux llegó a ser muy fecunda ya que múltiples Carmelos germinaron pronto en Extremo Oriente.

De Saigón salieron las siguientes fundaciones : Hanoi, Pnon-penh, Camboya, y de estos, sucesivamente : Hué (Amán), Bui-Chu (Tonkín), Ilo-Llo (Filipinas), Bang-Kog (Siam), Manila (Filipinas), Thanh-Hoa (Tonkín), Yunnan-Pu (China) y Singapur (Malasia).

En esta atmósfera misionera Terea vive su vida religiosa. Si no hubiese caído enferma en 1896, ciertamente hubiera partido para el carmelo de Tonkín.

Teresa entró en el Carmelo de Lisieux, que fue para ella « el desierto donde Dios quería que se ocultara »,« para salvar almas y sobre todo para rezar por los sacerdotes ».

La Capilla del Carmelo

Franqueando el umbral de la capilla del Carmelo, el peregrino se encuentra en comunión con Teresa, que vivió aquí del 9 de abril de 1888 al 30 de septiembre de 1897. Puede unirse también a la oración de la comunidad de Carmelitas que hoy día tiene, como Teresa ,una vocación estrictamente contemplativa y está abierta, como ella, a los inmensos horizontes misioneros de la Iglesia.

La capilla está tal y como la conoció Teresa aunque, en el transcurso de los años, ha experimentado modificaciones. En 1923 se agregó la Capilla de las Reliquias a la nave lateral.

tombeau de sainte Thérèse
tombeau de sainte Thérèse
la plus grande partie des Reliques de sainte Thérèse se trouvent au-dessous de la statue

En la capilla de la Urna, el peregrino puede venerar los restos de la Santa. La estatua yacente que representa a Teresa en su lecho de muerte, contiene algunos huesos de Santa Teresita, pero la casi totalidad de sus reliquias se encuentra en un cofre colocado debajo de la Urna. Cada año, el último domingo de septiembre, se llevan sus reliquias en procesión por la ciudad.

Encima de la Urna está colocada la estatua de la Virgen de la Sonrisa, la misma que, el 13 de mayo de 1883, en los Buissonnets, devolvió la salud a Teresita con « su encantadora sonrisa ».

Después de las obras, se accede a capilla a través de un recorrido por el que se puede interiorizar, conocer y profundizar el mensaje de santa Teresita.

Horarios de la capilla

  • de Todos los Santos a Pascua de Resurrección
    • 7,20-18,30h
  • de Pascua de Resurrección a Todos los Santos
    • 7,20-19h

Horarios del museo

  • 9,30-12,15h
  • 13,30-18h
  • cerrado en enero

La Basílica

La Basílica de santa Teresita

La idea de erigir una basílica en Lisieux en honor de Santa Teresita, que había sido canonizada en 1925, encontró oposición en el clero local. La ciudad poseía numerosos edificios religiosos. Además, se pensaba que el culto a Teresa, favorecido por la devoción de los soldados franceses durante la guerra de 1914-1918, no duraría mucho tiempo.

Basilique sainte-Thérèse de lisieuxEstas objecciones no influyeron en el obispo Mons. Lemonnier que, en 1925, encargó a un arquitecto de París un anteproyecto. El edificio propuesto suscitó numerosas críticas. Una de ellas que era de pequeñas proporciones. Para la Santa más amada del mundo se quería la basílica más hermosa posible.

Se pidió entonces un nuevo proyecto a un arquitecto del norte de Francia de fama internacional, al Sr. Luis María Cordonnier.

El Papa Pío XI, que había canonizado a Teresa el 17 de mayo de 1925 y la consideraba la Estrella de su pontificado, deseaba vivamente la construcción en Lisieux de un Santuario. El deseo del Papa redujo las oposiciones locales y el 21 de septiembre de 1927, Mons. Lemonnier aprobó el proyecto de Cordonnier. Mons. Suhard, que sucedió a Mons. Lemonnier algunos meses más tarde, confirmó la decisión de su predecesor y los primeros trabajos comenzaron en 1929 .

El 30 de septiembre de 1929, las obras habían avanzado mucho y se coloca la primera piedra. Desde entonces la Basílica se construyó a un ritmo acelerado. En noviembre de 1929, Pío XI le hizo saber a Mons. Suhard « que la Basílica se hiciese muy grande, muy bella y lo más rápidamente posible ».

  • Superficie total : 4.500 m²
  • altura de la cúpula : 95 m
  • longitud : 95 m

El 11 de junio de 1937, al término del undécimo Congreso Eucarístico Nacional, el cardenal Pacelli, futuro Papa Pío XII, bendijo solemnemente la Basílica.

Los bombardeos de junio de 1944, la afectaron poco y los trabajos de conclusión (vidrieras y mosaicos) continuaron hasta el 11 de julio de 1954, fecha en la cual tuvo lugar la consagración del Santuario por Mons. Martin, arzobispo de Rouen, bajo la presidencia del cardenal Feltin, delegado del Papa.

La Basílica superior

En los días de mucha afluencia, 3000 peregrinos pueden sentarse en los bancos de la Basílica y seguir sin dificultad las ceremonias que se desarrollan en el santuario : ninguna columna les obstaculiza la visión.

Basilique sainte-Thérèse de lisieux
Basilique sainte-Thérèse de lisieux
vue intérieure

A los peregrinos les gusta contemplar los mosaicos y las vidrieras que se realizaron en los talleres de Pierre Gaudin (1908-1973), un artista formado en los talleres de arte sacro dirigidos por Maurice Denis y George Desvallières. En su escuela, Pierre Gaudin encontró la gran tradición de los maestros vidrieros de la Edad Media : jugar con el color de los vidrios para crear una luz que favorezca el recogimiento…Basta que haya un poco de sol para que las vidrieras de Pierre Gaudin den a la Basílica un ambiente muy acogedor. Bajo la influencia del Abate Germain, primer rector del santuario, el artista no cede a su atracción por el arte abstracto y , sin hacer de sus vidrieras pinturas de cristal (como los vidrieros del siglo XIX), concibe un proyecto figurativo dando así a los peregrinos la posibilidad de descubrir, por medio de su obra, lo más esencial del mensaje de Santa Teresita.

  • Novena
    Basilique sainte-Thérèse de lisieux
    Basilique sainte-Thérèse de lisieux
    le reliquaire de sainte Thérèse dans le transept

La Cripta

Basilique sainte-Thérèse de lisieux
Basilique sainte-Thérèse de lisieux
la crypte

La cripta está cubierta toda de mármol y de mosaicos.

La decoración de la cripta se completó en 1958 con la colocación de cinco mosaicos que representan etapas muy importantes en la vida de Santa Teresita : el bautizo de María Francisca Teresa Martin en la iglesia de Muestra Señora de Alençon, el 4 de enero de 1873 ; la primera comunión de Teresa en la abadía benedictina de Lisieux, el 8 de mayo de 1884 ; la curación milagrosa de Teresa en la Buissonnets en la fiesta de Pentecostés, el 13 de mayo de 1883 ; la profesión de Teresa el 8 de septiembre de 1890 y su muerte el 30 de septiembre de 1897.

Los fieles pueden venerar en ella a los beatos Luis y Celia.

La capilla del Santisimo

Basilique sainte-Thérèse de lisieuxUna iglesia no se hace sólo con la participación litúrgica, sino también con el silencio de la oración interior y el recogimiento. La capilla del Santisimo permite de rezar en paz.

  • La pared de la derecha es la de la cripta, cuyos arcos de granito recuerdan que seguimos estando en la Basílica.
  • Los bancos son como los que hemos conocido en la capilla del Carmelo.El altar está tallado de la misma manera que el del Carmelo.
  • Encima del Sagrario, que recuerda igualmente el del Carmelo, se encuentra el icono de la Santísima Trinidad.

El campanario

Quedó inacabado, el campanario guarda las campanas. El sonido de volteo está compuesto por seis campanas de las cuales, la más grande, la campana Mayor ,« Bordon » (9 000 kg), tiene inscrita en bronce la siguiente frase : « Toco la llamada a los pueblos a la unidad en el Amor. »

A las horas y a las medias, suenan unos estribillos que cambian según las fiestas litúrgicas.

Dotado de 45 campanas, el repique de la Basílica de Lisieux, totalmente musicalizado y con una gran calidad de sonido, es uno de los más hermosos de Europa.

Horarios

  • Diciembre, enero, febrero : 9-17,30
  • marzo, noviembre : 9-18h
  • abril, octubre : 9-18,30
  • mayo, junio, septiembre : 9-19h
  • julio, agosto : 9-19,30

Misa en frances

  • de lunes a sabado :
    • 11h
  • domingo :
    • 10,30
    • 17h
  • sabado in julio y agosto :
    • 17h (misa dominical en la cripta)

Confesiones en frances

  • 10h-10.45 / 15-17h

Alrededores

Alençon

La ciudad, situada a 95 kms. al sur de Lisieux, conserva dos lugares de suma importancia en la infancia de Teresa :

-*la casa natal, donde vino al mundo el 2 de enero de 1873

  • la iglesia de Nuestra Señora en la que se encuentra la pila bautismal donde fue bautizada , el 4 de enero de 1873.

A la muerte de la señora Martin, el señor Martin abandonó Alençon con sus hijas y se fue a vivir a Lisieux.

La casa natal está abierta :

  • 1 de octubre al 31 de mayo
    • 9,30-12h / 14,30-17h
    • el martes : cerrada
  • 1 de junio al 30 de septiembre
    • 9-12h / 14-18h, todos los días
  • enero : cerrada

Dirección :
50 rue Saint Blaise
61000 Alençon
T. : 02 33 56 09 87
F. : 02 33 56 09 87

La normandía teresiana

Teresa Martin se sentía normanda desde Alençon hasta Lisieux y aprendió, tanto en su infancia como en su adolescencia, a descubrir y amar la belleza de los paisajes de su tierra.

La campiña

  • Saint-Ouen-Le-Pin (a 9 kms de Lisieux) Teresa estuvo de vacaciones con sus primas en una antigua granja ( propiedad privada, no se puede visitar) de su tía, la Sra. Guerin. En julio-agosto de 1884 también estuvo aquí para reponerse de una tosferina. Volverá de nuevo en 1885. Se hospedaba en la casa principal ( lugar privado, no se puede visitar) situada en el ángulo de la ruta de la Roque-Baignard y del camino que conduce a la Iglesia del pueblo , en la que Teresa iba a misa.
  • Ouilly-Le-Vicomte (a 5 kms de Lisieux) El señor Martin, acompañado de Teresa, solía ir a este pueblo a pescar a orillas del río Pâquine, afluente del Touques.
  • Rocques (a 3,5 kms de Lisieux) El señor Martín venía a este pueblo con Teresa para pescar a orillas del río Pâquine y para visitar la iglesia.
  • Saint-Martin-de-la-Lieue (a 4 kms de Lisieux) Con su vieja casa solariega San Hipólito del siglo XVI, este pueblo fue el lugar en el que el señor Martin, el 8 de septiembre de 1879, pescó una carpa de 2,170 Kgs.
  • Pont-l’Evêque (a 18 kms de Lisieux) El señor Martin solía venir aquí a pescar a las orillas del Touques. Teresa y sus hermanas, Leonia y Celina, estuvieron de excursión en los campos que rodean a Pont l´Evêque.

El mar

  • Trouville - Deauville (a 30 kms de Lisieux) Con cinco años y medio, el 8 de agosto de 1878, Teresita vio el mar por primera vez en Trouville, a donde la había llevado su padre. En 1885, del 3 al 10 de mayo, Teresa estuvo en el chalet de las Rosas (lugar privado, no se puede visitar) al que ella llamaba el chalet de la Paloma, situado en el nº 17 del muelle del río Touques. En 1886, a principios de julio, vino sola a Trouville, al chalet de las Lilas (propiedad privada, no se puede visitar). Aquí permaneció tres meses, pero cayó enferma porque tenía « nostalgia de los Buissonnets ».Volverá de vacaciones a este mismo chalet, situado en la calle de la Cavée, nº 27, del 20 al 26 de junio de 1887.
  • Honfleur (a 35 kms de Lisieux) En junio de 1887, Teresa, en compañía de su padre y de sus hermanas Leonia Celina, visitó esta hermosa ciudad. Vino en peregrinación a Nuestra Señora de la Gracia, para pedir a la Virgen que le concediera la gracia de obtener el ansiado permiso de entrar en el Carmelo.
  • Le Havre (a 58 kms de Lisieux) Con su padre y con sus hermanas, Leonia de 24 años y Celina de 18, Teresa desembarcó en el gran muelle del Havre para visitar la Exposición Marítima Internacional de tres mil expositores, que se extendía a lo largo de la Dársena del Comercio con barcos de diferentes nacionalidades.

Las ciudades

  • Bayeux (a 70 kms de Lisieux) El 31 de octubre de 1887, Teresa, acompañada de su padre, vino a Bayeux, a pedir a Mons. Hugonin permiso para poder entrar en el Carmelo . El obispo no dio su consentimiento.
  • Caen (a 50 kms de Lisieux)
    • La Visitación : En este monasterio vivió Leonia su vida religiosa con el nombre de Sor Francisca Teresa. Su tumba está en la Cripta. La comunidad actual hace presente en este lugar la orden de la Visitación.
    • Hospital del Buen Salvador : El señor Martin permaneció en este centro del 12 de febrero de 1889 al 10 de mayo de 1892. Hoy se puede visitar su moderna capilla.

Beatos Luis & Celia

Luis y Celia Martin, padres de santa Teresita

Luis Martin (1823-1894)

Presentación del beato

En busca de un ideal

Luis Martin nació en Burdeos el 1823. Hijo de militar, sus primeros años de vida estarán marcados por la movilidad familiar. Después, la familia se instaló en Alençon donde Luis comenzará el periodo escolar.

Aprendió relojería en Rennes, Estrasburgo y París. Estos años fueron muy importantes porque en ellos sintió el deseo de consagrarse a Dios en el monasterio del gran San Bernardo. Su dificultad para dominar el latín le obligó a renunciar a este proyecto. Abrió una relojería-joyería el 1850 en la calle Puente Nuevo de Alençon.

Hasta su matrimonio en 1858, repartió su tiempo entre su trabajo, el dedicado al ocio-sobre todo a la caza- la meditación y el encuentro con los demás. Participó en el círculo Vital Romet, que reunía una docena de jóvenes cristianos alrededor del abate Hurel y descubrió una forma de compromiso social en el marco de las conferencias de San Vicente de Paul.

Tiempo de matrimonio

Su madre, que no se resignaba a verlo soltero, le habló de Celia Guérin con la que aprendía el arte del encaje. Su primer encuentro en el puente sobre el río Sarthe fue determinante. Se casaron un mes más tarde, el 12 de julio de 1858, a las 22h en el ayuntamiento de Alençon y el 13 , a media noche, según costumbre de aquella época, en la Iglesia de Nuestra Señora.

Su vida conyugal durará 19 años

Estará marcada por

  • un proyecto de vivir la continencia en el matrimonio.
  • después, por tener hijos, nueve, de los que sólo cinco sobrevivieron .

La correspondencia de la señora Martin revela el profundo amor que unió a la pareja.

Ella también describe su vida cotidiana :

  • la participación de Luis en la educación de las niñas…
  • su elección profesional al renunciar a su trabajo para ayudar a su esposa en la dirección de la empresa de encaje que había creado
  • la fe profunda que anima a la familia y hace que se preocupe por todos los que la rodean
  • las repercusiones de la vida social y religiosa de la época (fin del Segundo Imperio y nacimiento de la Tercera República…)
  • y, en fin, la larga y dolorosa prueba del cáncer que llevará a la señora Martin a la tumba el de agosto de 1877, a los 46 años.

Tiempo de renunciamiento

Entonces comenzó para Luis el tiempo de viudedad y decidió ir a vivir a Lisieux, cerca de los Guerin, su familia política .

Algunas cartas de este época nos lo muestran como un padre atento con cada una de sus hijas y preparado para aceptar sus proyectos de vida religiosa . Después de la entrada de Teresa en el Carmelo, comenzó para él, el 1888, la prueba de la enfermedad que le llevará al Buen Salvador de Caen Durante periodos de mejora , se ocupó de los enfermos que le rodeaban Paralizado, volvió con su familia en el seno de la cual murió el 29 de julio de 1894. Tenía 71 años.

Celia Martin (1831-1877)

Presentación de la beata

Celia, hija del fin del siglo XIX, heredera de su época

Segunda hija de Isidoro Guerin y de Luisa-Juana Macé, Acelia María Guerin (siempre se la llamará Celia) nació el 23 de diciembre de 1831 en Gandelain , que pertenecia a Saint Denis sur Sarthon, en el Orne donde su padre, antiguo soldado del imperio, se había alistado en la gendarmería.

Fue bautizada al día siguiente de su nacimiento en la Iglesia de Saint Denis sur Sarthon . Una hermana, dos años mayor que ella, fue religiosa en la Visitación de Mans con el nombre de Sor María Dositea. Diez años después nació el único hermano, Isidoro, que fue el niño mimado de la familia.

Ella misma, en una carta a su hermano, define su infancia y juventud como : « tristes como una mortaja, pues si mi madre te mimaba, para mí, tú lo sabes, era demasiado severa ; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho. »

Esta educación marcará su carácter, su manera muy (demasiado ?) escrupulosa de vivir su espiritualidad .

Celia, mujer activa, directora de empresa, comprometida con la justicia…

Después de terminar sus estudios en el convento de la Adoración Perpetua , calle Lancrel, en Alençon, se sintió llamada a la vida religiosa pero, ante la negativa de la superiora, se orientó hacia la formación profesional iniciándose con gran éxito en la fabricación del famoso encaje de Alençon. Hacia finales de 1853 se instaló como « fabricante de encaje de Alençon » en la calle San Blas, número 36 y dio trabajo a domicilio a unas encajeras. La calidad de su trabajo hizo que su taller alcanzara mucha fama . Las relaciones que tuvo con su personal laboral, al que decía era preciso amar como a los miembros de su propia familia, con los vecinos y conocidos, nos la muestra siempre dispuesta a combatir las injusticias y a sostener a las personas que tenían necesidad. La doctrina evangélica conduce sus acciones.

Celia, amante esposa

En el mes de abril de 1858, Celia Guerin se cruza en el puente San Leonardo con un joven cuyo porte le impresiona…Es el relojero Luis Martin. Tres meses más tarde, el 12 de julio de 1858 , tuvo lugar el matrimonio civil a las diez de la noche y, dos horas más tarde, ya 13 de julio y en la intimidad, se celebró el matrimonio religioso en la iglesia de Nuestra Señora bajo la presidencia del abate Hurel , párroco de San Leonardo. El amor que sentía por su marido se puede ver en sus cartas : « Tu mujer que te ama más que a su vida » , « Te abrazo tanto como te amo ». Y esto no son sólo palabras : su más grande alegría fue estar juntos y compartir la vida cotidiana bajo la mirada de Dios.

Celia madre gozosa y probada

Celia experimentará alegrías y sufrimientos al ritmo en el que tienen lugar los nacimientos y las muertes en la familia . Así podemos leer en su correspondencia : « Amo a los niños con locura, he nacido para tenerlos… », Luego, después del nacimiento de Teresita, su última hija : « He sufrido mucho en mi vida ». La educación de sus hijas moviliza toda la energía de su corazón. La confianza era el alma de esta educación. Deseaba lo mejor para sus hijos… que fueran santos ! Esto no le impide organizar fiestas, juegos…La familia sabe divertirse.

Celia, enferma pero llena de confianza

Desde 1865, un ganglio en el seno derecho que degenerará en un cáncer traerá mucho sufrimiento a Celia. « Si Dios quiere curarme, estaré muy contenta pues, en el fondo de mi corazón, deseo vivir ; lo que me cuesta es dejar a mi marido y a mis hijas. Pero, por otra parte, me digo : si no me curo es que, quizá, será más útil que yo me vaya ».

El 28 de agosto de 1877 a las 12, 30 de la noche, rodeada de su marido y de su hermano, Celia entregó su alma a Dios.

Dejemos a Teresita las últimas líneas : « De mamá me gustaba la sonrisa, la mirada profunda que parecia decir : » La eternidad me llena de alegría y me atrae. Quiero ir al cielo a ver a Dios".

Los padres de Theresita de Lisieux, siervos de Dios

Luis Martin (1823-94) y Celia Guerin (1831-77), padres de Santa Teresita, fueron declarados venerables el 26 de marzo de 1994 por el Papa Juan Pablo II. El 19 de Octubre de 2008 fueron beatificados.

« Dios me ha dado un padre y una madre más dignos del cielo que de la tierra »

Le couple Martin

Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz (Carta del 26 de julio de 1897) Dios fue lo más importante en la vida de los padres de Teresa. Esta quedará profundamente marcada por la gran fe y el fervor religioso de su familia.

Los procesos para las causas de Canonización de los Siervos de Dios, Luis Martin y Celia Guerin, padres de Santa Teresita del Niño Jesús, fueron instruídos separadamente por las diócesis de Bayeux y de Sées entre los años 1957 y 1960. Luego fueron enviados a Roma.

Las dos Causas, llevadas a cabo según el método histórico y presentadas a la Congregación para las causa de los santos en un único estudio o Positio, serán discutidas al mismo tiempo. Si la Iglesia lo decide, los dos esposos podrán ser glorificados juntamente.

Los fieles están invitados a invocar conjuntamente a Luis Martin y Celia Guerin para obtener gracias y milagros por su intercesión.

Oración a los padres de Santa Teresita

Para comunicar las gracias recibidas, para el envío de donativos y para solicitar información pueden dirigirse a :

Postulación General
de PP. Carmelitas Descalzos
Corso d’Italia 38
00198 ROMA (Italia)

Oración por intercesión de los padres

Oración para pedir la canonización de Luis y Celia Martin y solicitar gracias por su intercesión.

Dios de eterno amor, que nos has dado en los beatos esposos Luis y Celia Martin un hermoso ejemplo de santidad vivida en el matrimonio.

Los dos conservaron su fe y su esperanza en medio de los trabajos y dificultades de la vida.

Y educaron a sus hijos para que llegaran a ser santos.

Qué su oración y ejemplo sostenga a las familias en la vida cristiana y nos ayuden a todos a caminar hacia la santidad.

Si tal es tu voluntad, concédenos la gracia que te pedimos por su intercesión e inscríbelos en el número de los santos de tu Iglesia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amen

Testimonios

por la intercesión de Luis y Celia Martin

  • Desde que mi nieto está en la facultad de Ciencias, no ceso de confiarlo a Santa Teresita y a los Señores Martin pidiéndoles que velen sobre él, especialmente en el periodo de exámenes. Jamás he dudado de su ayuda y sé que siempre me escuchan.
  • Gracias por el éxito de mi nieto. Ofrezco una misa de acción de gracias y una suscripción a Thérèse de Lisieux y animo a los lectores a rezar a los Señores Martin y a su Santa hija. - Una Abuelita. A. D.
  • Tenía artrosis y dificultades para caminar : Recé a Luis y a Celia Martin y les hice una novena. Desde entonces ando mucho mejor. Por eso les doy las gracias. - J. D.(Rhône)
  • Deseo que celebren dos misas en honor de Luis y Celia Martin para agradecerles las gracias obtenidas : resultados negativos de unos análisis de mi yerno cuando todos temíamos lo peor y el éxito de una operación, última posibilidad , que me acaban de hacer. A los Señores Martin les doy mis gracias más sinceras. - Señora P. (Haute-Garonne)
  • Doy gracias con toda mi alma a Celia y a Luis Martin a los que pedí vivamente que mi hija no se enemistara con sus cuñadas con motivo del reparto de la herencia de sus suegros. Estoy muy feliz porque aceptó la invitación a una comida con la familia de su marido y no hubo ningún problema. Mis más rendidas gracias a Celia y a Luis Martin y a mi querida Teresita. - Anónima
  • Después de tres novenas para pedir la beatificación de Luis y Celia Martin, he recibido la gracia de que una joven que iba ,desde hacía siete años, de un lugar a otro en su trabajo, ha logrado una gran mejora en él y , además, un contrato fijo.
  • Gracias a los padres de Teresita por su intercesión ante Nuestro Señor, según su santa voluntad. Yo sigo rezando para que esta joven encuentre la paz en su lugar de trabajo.

Para comunicar las gracias recibidas, para el envío de donativos y para solicitar información pueden dirigirse a :

Postulación General
de PP. Carmelitas Descalzos
Corso d’Italia 38
00198 ROMA (Italia)

Su 150° aniversario de matrimonio

Lisieux, el 13 de julio de 2008

Bienaventurados Luis Y Celia Martin

Hace 150 años, Luis y Celia Martin, padres de Teresita, se unían en matrimonio en Alençon y decidieron realizar su propio proyecto de vida constituyendo una gran familia.

Para vivir su amor, tuvieron que renunciar a sus anteriores aspiraciones de vocación a la vida religiosa . Integraron en su vida de pareja, como muchos contemporaneos suyos, la participación intensa, activa, regular y ardiente en la vida de la Iglesia. Se nutrieron de los Sacramentos,se implicaron en su parroquia y dedicaron un tiempo cada día a la oración compartida, al recogimiento, a la meditación y al ritmo respetuoso y discreto de la vida personal de cada uno. No dejaron jamás de recibir el sacramento de la Reconciliación según lo recomendado por la Iglesia y de vivir la gracia recibida. Unidos en la confianza de vivir el camino ordinario de la santifición como pareja, dieron vida a nueve hijos trabajando cada uno en su profesión.

Las pruebas familiares marcaron su vida y purificaron su fe, afianzando su confianza en el Señor. Llevaron una vida de trabajo intenso y probado. Afrontaron la enfermedad y la muerte de cuatro de sus queridos hijos, fallecidos con muy pocos años. Sólo les vivieron cinco hijas de las que Teresa, la benjamina, será la más concida por su cumpliento de la doctrina del Evangelio en su vida y por su irradiación misionera.

Cinco años después de su matrimonio, en 1850, Luis y Celia crean su propia empresa de encaje de Alençon. Luis trabajó con su esposa. Se ingenió para llevar al encaje las nuevas corrientes, los nuevos modelos Los resultados fueron extraordinarios. Había que encontrar nuevos mercados. Por esto viajó frecuentemente de Alençon a París para buscar nuevos clientes, conservar los existentes y asegurar el buen desarrollo de la producción de Celia y de sus empleadas. Durante este periodo trapasó su relojería a su sobrino Adolfo Leriche. Luis y Celia dejaron la casa de la calle Puente Nuevo de Alençon e instalaron sus actividades en la calle San Blas.

Celia asumió, con un coraje extraordinario su responsabilidad maternal, su compromiso profesional y su doloroso combate contra el cáncer que la llevaría a la muerte el 28 de agosto de 1877. Tenía 46 años y dejaba a su marido-del que conocía su fragilidad- y a sus cinco hijas. La mayor, María, no tenía mas que 17 años y la pequeña, Teresita, cuatro y medio. Para esta se acababa el periodo de Alençon y se abría el de Lisieux.

En esta familia corriente, iluminada por la fe, confrontada a los azares de la vida, minada por la enfermedad emergen, se afirman y se desarrollan las respuestas y las vocaciones de sus hijas. Cuatro escogieron el mismo Carmelo : el de Lisieux. Leonía el de la Visitación de Caen.

La beatificación de los padres descubrirá la vida de esta pareja tan atenta a inscribir su respuesta cotidiana en el compromiso con sus hijos y en el crecimiento espiritual de cada uno de ellos. Pasarán por momentos muy dolorosos en su vida pero su fe, llena de paz, humilde , ardiente y enraizada en la Iglesia les permitirá aceptarlos en paz.

Llena de inmenso amor filial, Teresita no vacila en escribir al abate Bellière dos meses antes de su muerte : « Dios me dio un padre y una madre más dignos del cielo que de la tierra. Pidieron al Señor que les diera muchos hijos y que los tomara para sí. Su deseo fue escuchado : cuatro angelitos volaron al cielo y las cinco hijas que quedaron en la arena tomaron por esposo a Jesús ».

Estamos en buena compañía.

Los esposos Martin : una aureola para dos

Los trabajos concernientes a una posible beatificación de Luis y Celia Martin datan de 1958. Pero hacía mucho tiempo que parejas de esposos y familias les invocaban y recibían gracias por su intercesión. Evidentemente, no serán beatificados porque hayan engendrado a « la Santa más grande de los tiempos modernos »(Pío X ), sino porque, tanto Luis como Celia, vivieron el Evangelio tan plenamente como les fue posible.

El papa Pablo VI quiso que los dos causas de Beatificación se unieran.Juan Pablo II los declaró venerables el 26 de marzo de 1994 . No faltaba mas que un milagro para su beatificación. Y éste tuvo lugar el 29 de junio de 2002 en Monza, diócesis de Milán donde el bebé, Pietro Schiliro, condenado a muerte desde su nacimiento a causa del estado de sus pulmones, fue curado después de dos novenas a los padres Martin. Un dosier médico de 967 páginas fue sometido a los médicos de la Congregación para las Causas de los Santos que admitieron esta curación que no se explicaba mas que por un milagro. El 3 de julio de 2008, el Papa Benedicto XVI firmó el rescripto (1) aprobando esta decisión.

En la pequeña ciudad de Alençon Luis Martin era relojero-joyero y Celia (nacida Guerin) encajera del famoso encaje de Alençon. Fervientes cristianos, de una caridad concreta y efectiva, tuvieron nueve hijos. La mortalidad infantil, terrible a finales del siglo XIX, les llevó a cuatro, de los cuales dos eran niños. Queriendo dotar a las cinco hijas restantes y no deseando mandar a sus empleadas al paro, tuvieron que trabajar muy duro e incluso padecieron la ocupación prusiana en la guerra de 1870 . Afectada por un cáncer de pecho, que se se generalizó, Celia tuvo a Teresita a los 41 años y la benjamina pudo salvarse gracias a la nodriza Rosa Taillé , de Semallé. Teresita no conoció a su madre mas que durante cuatro años y medio y siempre recordó estos años llenos de amor y alegría familiares. Agotada por la fatiga y por los sufrimientos de su enfermedad, Celia murió el 28 de agosto de 1877 . El golpe fue tremendo para todos, especialmente para Teresita que tardó diez años en superarlo.

Viudo, con cinco hijas menores, Luis Martin hizo el enorme sacrificio de abandonar sus lazos alensonenses y se vino a vivir a Lisieux donde su cuñado Isidoro Guerin, farmacéutico y su esposa le ayudaron en la educación de sus hijas.Vivirá 16 años más y conocerá también « su pásón » al estar enfermo durante los seis últimos. Había aceptado las vocaciones religiosas de sus cinco hijas. Esta familia « corriente » no lo fue totalmente porque vivió aquello que Teresita escribiría en 1897 : « Amar es dar todo y darse a sí mismo » (Poesía 54 )


(1) Acto administrativo expedido por la autoridad eclesiástica

El encanto humano de la santidad cristiana

Alençon y Lisieux, 12-13 de julio 2008
150 aniversario del matrimonio
de los venerables Siervos de Dios, Luis y Celia Martin

Cardinal MartinsCelina… “Alza tus ojos a la Patria santa y allí verás en tronos honoríficos a los autores de tu inmensa dicha, ¡a tu padre y tu madre tan queridos… !”

Mis queridos hermanos y hermanas,

He querido comenzar mis reflexiones con estas palabras de Teresita, que describen la atmósfera familiar en la que creció.

La familia del siglo XIX a nuestros días

Cuando el cielo se vacía de Dios la tierra se llena de ídolos. Durante el siglo XIX, el de los Martin, y a principios del XX, se abandonó progresiva y desinteresadamente el ámbito de la educación en el seno de la familia en beneficio del campo socio-económico. Carlos Péguy, nacido cinco años después de santa Teresita, lo subrayaba de forma casi profética : “Un niño cristiano-escribía, en efecto, en una de sus obras- no es sino un niño al que se le ha puesto ante sus ojos millares de veces la infancia de Jesús” En la vida cotidiana y en las frases de cada día, se encuentran aún reflexiones inconscientes del pueblo cristiano, que “caminaba y cantaba” y que” hacía sillas con el mismo espíritu con el que construía las catedrales”. Sin embargo, no se puede afirmar que esta descripción del niño cristiano se corresponda con lo deseado por Carlos Péguy adulto. A su alrededor, en el medio natural y escolar de la infancia, pocos viven así, con la mirada familiar afectuosamente dirigida a Jesús y a María. Pero la familia Martin si lo hizo.

La negación del papel de la paternidad en la educación continuó en el siglo XX de manera más compleja, esencialmente con la adhesión a los modelos de los grandes totalitarismos, los cuales entendían que debían sustituir a la familia y confiar la educación al estado totalitario, comunista o nacional-socialista. Esta abdicación, este eclipse de la figura del padre, se prolonga en la sociedad de consumo donde el arribismo y la imagen tienen un lugar importante en la educación de los alumnos.

La educación es una cuestión de testimonio.

Sin grandes discursos, sin sermones, el señor Martin instruyó a Teresita en el sentido último de la existencia. Luis y Celia fueron educadores porque no tenían ningún problema en educar.

La familia hoy : el amor en la familia está enfermo

A primeros de año, un periódico italiano (Il Mattino di Napoli) del lunes 14 de enero de 2008, publicaba un artículo de Claude Risé con este significativo título : El amor en la familia está enfermo.” Está enfermo el amor, está enfermo el lugar en el que cada ser humano experimenta por primera vez la fe en el amor, ser amado y amar a otros… En la familia actual los niños, más que ser objetos del amor de sus padres, encuentran en ella la competencia de otras muchas cosas.

Una familia excepcional : testimonio de las hijas Martin

He aquí el testimonio de las hijas Martin.

“Durante toda mi vida, Dios ha querido rodearme de amor. Mis primeros recuerdos están impregnados de las más tiernas sonrisas y caricias (Ms A, 4 vº) : he aquí el retrato más hermoso y vivo de los Venerables Siervos de Dios Luis y Celia Martin, trazado por la más ilustre de sus hijas. Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, en las primeras páginas de Historia de un alma, describe la dulzura y la alegría familiar. Teresa, la Doctora más joven de la Iglesia, vio a su familia como la tierra de un jardín,”una tierra santa” donde creció con sus hermanas bajo el mando hábil y experto de sus incomparables padres.

“Dios- escribió Teresita al abate Bellière algunos meses antes de su muerte- me ha dado un padre y una madre más dignos del cielo que de la tierra”. Esta convicción profunda de las hijas Martin sobre la santidad de sus padres era compartida por los miembros de su familia y también por las personas que los conocían, que hablaban de ellos como de una pareja santa.

Catorce años después de la muerte de Celia, en una carta de 1891, la tía Celina Guerin escribía a Teresita que estaba ya en el Carmelo : “¿Qué he hecho para que Dios me haya rodeado de corazones que tanto me quieren ? No he hecho sino responder a la última mirada de una madre a la que yo amaba mucho, mucho. He creído comprender aquella mirada que nada ni nadie podrá hacerme olvidar. Está grabada en mi corazón. Desde aquel día he tratado de reemplazar a la que Dios os había dado y que os amaba tanto, pero, ¡ay !, nadie reemplazar a una madre… ! Tus padres, Teresita, son de los que se pueden llamar santos y merecen ser padres de santos.”

Incluso, la misma Leonia, que dio tantos problemas a sus padres, repetía a sus hermanas de la Visitación de Caen : “Nobleza obliga ; pertenezco a una familia de santos, debo estar a la altura.”

Su secreto : una vida ordinaria “extraordinaria”

Luis y Celia Martin son un ejemplo luminoso de vida conyugal vivida en la fidelidad, en la acogida de la vida y en la educación de sus hijos. Un matrimonio cristiano vivido en la confianza absoluta en Dios y que puede ser propuesto a las familias de hoy. Su vida matrimonial fue ejemplar, llena de virtudes cristianas y de sabiduría humana. Ejemplar no significa que nosotros debamos calcar, fotocopiar su vida reproduciendo todos sus actos y gestos, sino que debemos utilizar, como ellos, los medios sobrenaturales que la Iglesia ofrece a cada cristiano para realizar su vocación a la santidad. La providencia ha querido que su beatificación sea anunciada en el cuadro de las celebraciones del ciento cincuenta aniversario de su matrimonio, 13 de julio de 1858.

¿Por qué después de tanto tiempo ? ¿No está muy alejada de nuestra época esta familia ?

¿Son modernos los esposos Martin ? ¿Pueden ayudar a nuestras familias a afrontar los desafíos actuales ?

Estoy seguro de que un amplio debate se abrirá sobre esta pareja y su Beatificación. Conferencias, debates, mesas redondas tratarán de establecer la actualidad de su experiencia con nuestra historia tan compleja. Sin embargo, una cosa debe quedar clara : la Iglesia no ha canonizado una época, sino ha examinado la santidad. Con los Martin la Iglesia propone a los fieles la santidad y la perfección de la vida cristiana, que esta pareja de esposos vivió de forma ejemplar y, para utilizar el lenguaje del proceso, hasta un grado heroico. La Iglesia no se interesa por lo excepcional, sino por subrayar que, en el día a día, su vida fue sal de la tierra y luz del mundo (Mt 5, 13-14). El Siervo de Dios Juan Pablo II, afirmaba : es necesario que lo heroico llegue a ser cotidiano y que lo cotidiano llegue a ser heroico. La Iglesia ha establecido que Luis y Celia hicieron de su vida cotidiana algo heroico y de su heroísmo algo cotidiano. Esto es posible también para todo cristiano, sea cual sea su estado de vida. Y me complace citar aquí un pasaje de la célebre carta a Diognète sobre el matrimonio cristiano y que los esposos Martin supieron encarnar perfectamente :

Los cristianos no se distinguen de las demás personas ni por su tierra, ni por su lengua ni por su forma de vestir…Se casan como los demás, tienen niños , pero no abandonan a los nuevos nacidos, viven en el cuerpo, pero no según el cuerpo. Pasan su vida en la tierra, pero son ciudadanos del cielo, obedecen a las leyes establecidas, pero su manera de vivir las sobrepasa.

Esta carta traza un modelo concreto de vida posible, un camino que todo discípulo de Jesús está llamado a recorrer, incluso en la actualidad : anunciar la belleza del matrimonio cristiano con sus experiencias auténticas, creíbles, atrayentes. Para realizar esto, es preciso que los esposos y los padres sean maduros en el amor. Luis y Celia abrazaron la forma de vida conyugal para seguir a Cristo. Esposos, cónyuges y padres en Cristo que reciben el matrimonio como una llamada y una misión dada por Dios. Con su vida anunciaron a todos la buena nueva del amor “en Cristo” : amor humilde, amor que no escatima nada para recomenzar cada mañana, un amor capaz de confianza, de sacrificio. Esta comunión se ve claramente en las cartas intercambiadas entre los dos esposos.

En una de estas breves cartas, que es casi una síntesis del amor conyugal, Luis se despide así : tu marido y amigo verdadero que te ama para toda la vida. A estas palabras, les hacen eco las de Celia :”Te sigo con la mente todo el día y me digo por dentro : “en este momento está haciendo tal cosa”. No veo la hora de volver a tu lado, querido Luis, y hasta siento que se redobla mi cariño al faltarme tu presencia ; no podría vivir alejada de ti.”

¿Cuál es el secreto de esta comunión ? Quizá el hecho de que, antes de mirarse recíprocamente a los ojos, tenían su mirada fija en el rostro de Jesús. Vivían sacramentalmente la comunión recíproca, a través del contacto que los dos tenían con Dios. He aquí el nuevo”Cantar de los Cantares” propuesto a los esposos cristianos : no sólo deben cantarlo, sino que sólo ellos pueden cantarlo. El amor cristiano es un “Cantar de los Cantares” que la pareja canta con Dios.

La vocación en la familia

La vocación es ante todo una iniciativa divina. Una educación cristiana favorece la respuesta generosa a la llamada de Dios. En el seno de la familia es donde los padres deben ser para sus hijos, con sus palabras y con su ejemplo, los primeros anunciadores de la fe, deben favorecer la vocación de cada uno y, de manera especial, la vocación a la vida consagrada (CCC, 1656). Así, si los padres no viven los valores evangélicos, los jóvenes difícilmente podrán oír la llamada, ni comprender la necesidad de los sacrificios que implica apreciar la belleza de la meta a alcanzar. En efecto, en la familia es donde los jóvenes tienen la primera experiencia de los valores evangélicos, del amor a Dios y a los demás. Conviene que sean formados en la responsabilidad de su libertad, para estar preparados a vivir, según la vocación, las realidades espirituales más elevadas. (Juan Pablo II : Vida consagrada).

Todos los hijos Martin fueron recibidos como un don de Dios para ser, después, devueltos a Dios. La mamá, con el corazón roto de dolor, ofreció a sus cuatro hijos muertos cuando eran muy pequeños. El papá también ofreció a sus cinco hijas cuando entraron en el convento. Por sus hijos, no solamente sufrieron dolores del parto, sino también los dolores de engendrarlos a la fe hasta ver a Cristo formado en ellos. (Ga 4, 16)

Fueron verdaderos ministros de la vida y padres santos que engendraron santos, además, guiaron y educaron a la santidad. La familia Martin, como la familia de Nazaret, fue una escuela, un lugar de aprendizaje y de entrenamiento en la virtud. Una familia que se convertirá en punto de referencia para cada familia cristiana.

Los esposos Martin : un camino a la santidad que transmite la fe

Alençon y Lisieux, 12-13 julio 2008
150 aniversario del matrimonio
de los Venerables esposos Luis y Celia Martin

Bodas de granito

Una gran emoción y una gracia de Dios es para mí estar hoy con vosotros es este lugar, en la iglesia de Nuestra Señora de Alençon, con su pórtico gótico flamígero que es una verdadera joya o, como decís vosotros, un verdadero punto de Alençon en piedra. Con razón se ha dicho que “si se quiere poner a Dios en el más bello lugar de la Iglesia, hay que ponerlo en el pórtico.”

Doy gracias por la delicada atención con la que he sido invitado, este 12 de julio, a rememorar con todos vosotros el 150 aniversario del matrimonio de los Venerables Siervos de Dios, Celia Guerin y Luis Martin. Matrimonio y vida, diría yo, realizados con una especial maestría por el verdadero Arquitecto de esta obra maestra magnífica :
los esposos Luis y Celia Martin son ”las piedras preciosas, vivas y esculpidas por el Espíritu Santo,” como un fino encaje de punto de Alençon, para la Iglesia de Dios de las diócesis de Sées y de Bayeux- Lisieux, donde vivieron y murieron.

Bodas de oro en Cristo, incluso tres veces de oro, se puede decir, puesto que duran desde hace 150 años. Vuestro obispo, Mons. Juan Claudio Boulanger, las ha llamado en la página Web de su diócesis “bodas de granito” y creo que es una expresión muy adecuada. Cuando se ven las casas del centro histórico de vuestra bella y célebre ciudad- que he podido admirar- encuentro completamente adecuada la imagen de granito para caracterizar la solidez, la sencillez del amor y la fe de los esposos Martin.

Permitidme recordar las palabras de un contemporáneo de su hija Teresita, Pablo Claudel (1868-1955) que, en el prólogo del “Anuncio hecho a María, escribió :” La piedra no puede escoger su lugar, el Maestro de obra es el que la escoge…La santidad no consiste en dejarse lapidar por los turcos, o en besar a un leproso en la boca, sino en cumplir el mandato de Dios con prontitud, bien permaneciendo en nuestro puesto, bien subiendo a uno más alto”.

Los Martin fueron santos escogidos por Dios para ser de aquellos santos comprometidos en la construcción de su Iglesia. En esto reside su santidad, justamente : en cumplir su voluntar allá donde Él nos coloque. Se trata de “ocupar nuestro lugar o de subir más alto”.

Dios es “Tres veces Santo”, Dios es el “Padre verdaderamente santo, fuente de toda santidad” que “santifica “los dones de los fieles “por la efusión de su Espíritu (1).

La santidad, toda santidad no es más que un reflejo de su gloria. La Iglesia, elevando a algunas personas al honor de los altares, quiere, en primer lugar, contar y proclamar la gloria y la misericordia de Dios. Al mismo tiempo, por su testimonio, ofrece a los creyentes un ejemplo a imitar y, por su intercesión, una ayuda a la que recurrir.

Precisamente, este 12 de julio de 1858, a las 22h, los Venerables Siervos de Dios, Celia Guerin y Luis Martin, contrajeron matrimonio civil. Dos horas más tarde, en la media noche, acogidos por el abate Hurel, un sacerdote amigo, franquearon el umbral de esta Iglesia parroquial para celebrar sus bodas en Cristo ; todo en la más estricta intimidad, rodeados de algunos parientes y amigos muy próximos. La noche de su boda recuerda la noche de Navidad y la de Pascua de Resurrección, la noche” única entre todas” que mereció conocer el momento y la hora del acontecimiento que cambió la historia de la humanidad. Así comenzó su “Cantar de los Cantares”.

Una pareja apostólica

Teresita, ya carmelita, invitaba a su hermana Celina a expresar un canto de acción de gracias a Jesús, con ocasión de su toma de hábito :

“Alza tus ojos a la Patria Santa
y allí verás en tronos honoríficos
a los autores de tu inmensa dicha,
¡a tu padre y tu madre tan queridos… !” (PN 19)

Los Venerables Siervos de Dios, Luis y Celia Martin, que el Papa tendrá la alegría de elevar a los altares, fueron ante todo una pareja unida en Cristo, que vivió su misión en la transmisión de la fe con una pasión y con un raro sentido del deber. Vivieron un momento particular de la historia del siglo XIX, tan diferente al nuestro y, sin embargo, testimoniaron y se empeñaron, de una manera completamente natural, yo diría incluso psicológica, en lo que nosotros llamamos en la actualidad la evangelización.

Podemos definirlos, con toda justicia, como una “pareja apostólica,” como Priscila y Aquila : los esposos Luis y Celia Martin se comprometieron como pareja cristiana laica en el apostolado de evangelización y lo ejercieron, de manera seria y convencida, durante toda su existencia, tanto en el seno de su familia como fuera de ella.

El “don de si” es totalmente notable en la vida de “estos incomparables padres” (2) según la expresión misma de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz. Pero la santidad de su vida, como su reputación de santidad, no se limita a su periodo conyugal. La habían iniciado antes. Su vida en común se desarrolla en la búsqueda de Dios, en la plegaria animada por el profundo deseo de realizar, sobre todo, su voluntad. Desde el principio, estuvieron orientados hacia la vida religiosa consagrada y fueron ayudados en su discernimiento.

No terminaríamos de ser edificados por los relatos de sus numerosos actos de caridad realizados en vuestras calles por los esposos Martin. Muchas personas de Alençon, miembros de la familia Martin y amigos fueron testigos directos del “don de sí mismos”. Como testigos declararon en los diferentes Procesos informativos, primero en la Causa de Teresita y más tarde en la suya, procesos que tuvieron como meta verificar los criterios de santidad en la Iglesia. En los testimonios recogidos en la causa de Teresa, numerosas personas hablaron de sus padres y de sus virtudes eminentemente cristianas.

Basta leer “Historia de un alma” y pasearse por las calles de vuestra ciudad para descubrir los lugares donde Luis y Celia crecieron, donde recibieron su formación humana y cristiana y donde trabajaron : calle San Blas : Celia como encajera (¡y qué encajera !) ; calle puente Nuevo : Luis como relojero-joyero. Aquí profundizaron su fe y su deseo de entregarse al Señor. Pero Dios tenía otros proyectos sobre ellos y, un día, en el puente San Leonardo, se cruzaron sus vidas, se conocieron y se amaron.

Después se casaron y fueron padres. Y, precisamente aquí, en esta Iglesia, Teresita, su última hija, fue bautizada. La pila bautismal es todavía la misma y representa el seno de la Iglesia, madre y educadora de santos, seno único que nos hace a todos hijos del único Padre, matriz única de santidad.

Era proverbial la capacidad de apertura y acogida de la familia Martín : no sólo su casa estaba abierta para acoger a todo el que llamaba a su puerta, sino que el corazón de estos esposos era cálido, generoso y dispuesto al “don de sí mismos”. Contrariamente al espíritu burgués de su tiempo y de su entorno, que escondía bajo un cierto decoro la religión del dinero y el menosprecio a los pobres, Luis y Celia, con sus cinco hijas, dedicaron buena parte de su tiempo y de su dinero a ayudar a aquellas personas que tenían necesidad.

En el proceso de sus padres, Celina Martin, en el Carmelo, Sor Genoveva, confirmó el amor de su padre y de su madre por los pobres :
“Si en el hogar reinaba la economía, todo era prodigalidad cuando se trataba de socorrer a los pobres. Se iba a su encuentro, se les buscaba y se les urgía a que entrasen en nuestra casa donde eran atendidos, vestidos y exhortados al bien. Yo veo aún a mi madre preocuparse por un pobre anciano. Tenía entonces siete años, pero me acuerdo como si fuese ayer. Estábamos de paseo en el campo cuando, en el camino, nos encontramos a un pobre anciano que parecía desgraciado. Mi madre envió a Teresita a llevarle una limosna. Pareció tan agradecido que mi madre habló con él. Le dijo que viniera con nosotros a casa. Le preparó una buena comida - estaba muerto de hambre - , le dio ropa y un par de zapatos…También le dijo que volviera a nuestra casa siempre que tuviese necesidad de alguna cosa.” (3)

Y, a propósito de su padre, añade :
“Mi padre se ocupaba de encontrarles un empleo según sus aptitudes, los llevaba al hospital cuando tenían necesidad o les procuraba una situación mejor. Así ayudó a una familia de la nobleza en apuros… En Lisieux, en los Buissonnets, todos los lunes, por la mañana, los pobres venían a pedirle limosna. Siempre se la daba o en víveres o en dinero, Y, muchas veces Teresita era la en cargada de dar las limosnas. Un día, mi padre había encontrado en la Iglesia un anciano que, por su aspecto, parecía muy pobre. . Lo llevó a casa. Le dio de comer y todo lo que necesitaba. Cuando se iba a marchar, mi padre le pidió que nos bendijera a Teresita y a mí. Éramos ya unas jovencitas y nos arrodillamos delante de él y nos bendijo. (4)

¡Estas cosas extraordinarias pasaron aquí mismo ! No estamos delante de una sencilla bondad, sino delante del amor por el pobre vivido de una manera heroica, según el espíritu del evangelio de Mateo (5). En casa de esta familia extraordinaria resplandeció esa santidad que siempre encontramos en la historia de la Iglesia.

La fama de santidad

Todos los Papas que se ocuparon de Teresita (San Pío X, Benedicto XV, Pío XI, Pío XII, el beato Juan XXIII, el Siervo de Dios Pablo VI- del papa Juan Pablo I hablaré pronto-y hasta el gran Juan Pablo II), todos pusieron de manifiesto el hermoso ejemplo de santidad de los esposos Martin, subrayando el vínculo, la relación de su santidad con la de su hija.

La santidad de estos esposos no se debe a la de su hija ; sino que es una verdadera santidad personal, querida y conquistada a través de un camino de obediencia a la voluntad de Dios, que quiere que todos sus hijos sean santos como Él es Santo. Se puede decir que Teresita fue la primera “postuladora” de la santidad de sus padres ; santidad en el verdadero sentido del término y esto no es una simple manera de hablar.

Teresita habla de su padre empleando varias veces palabras como ”santo”,”siervo de Dios”, “justo”.Admiró en sus padres no sólo su capacidad y fineza humana o su coraje en el trabajo, sino que señaló también su fe, su esperanza , su caridad y el ejercicio heroico de estas virtudes teologales. Subrayó todos los elementos que son objeto de examen en los procesos canónicos. Si pudiese, la recomendaría como postuladora.

La Iglesia se siente deudora con Luis y Celia. Ellos fueron verdaderos maestros y modelos de santidad para su hija Teresita, como afirma justamente Baltasar en la obra “Hermana en el Espíritu” (6) cuando escribe : “En lo sobrenatural, Teresa no realizó mas que lo que había vivido de manera natural. Quizá no tenía nada más íntimo y más irresistible que el amor de su padre y de su madre. Su idea de Dios estuvo determinada por su amor de hija a sus padres. Definitivamente, a Luis y a Celia Martin debemos la doctrina del “caminito,” la doctrina de “la infancia” porque de ellos aprendió Teresita del Niño Jesús que Dios es “más que una madre y un padre” (7)

Esta observación de Baltasar es de una capital importancia. Afirma claramente que la doctrina del “caminito” que ha hecho a Santa Teresita Doctora de la Iglesia en la Ciencia del amor a Dios, la debemos a la santidad y a la ejemplaridad de la vida de su padre y de su madre, Luis y Celia. La Iglesia, que se prepara hoy para beatificar a esta pareja, muestra que la santidad es posible, que todos podemos alcanzarla sea cual sea el estado de vida que hayamos abrazado. Podemos alcanzar una gran santidad.

¿No debería ser esto una realidad en cada hogar hoy en día ? ¿No está llamada la familia a transmitir a los hijos el misterio de que “Dios es más que un padre y una madre ?”¿No debe ser la familia una escuela de humanidad verdadera y un lugar donde se practique la santidad ? La familia siempre es un lugar privilegiado para forjar el carácter y la conciencia. He aquí la misión, el deber de todas las parejas, de la familia cristiana.

Bien mirado, la fama de santidad de estos esposos rebasa ya los límites de vuestra diócesis. Podríamos decir que hoy está presente en todo el mundo católico, como se desprende de la documentación abundante y detallada que no cesa de aumentar desde hace 80 años.

Este prodigio lo debemos ciertamente a Teresita. Si se lee “Historia de un alma,” cuya primera edición data de 1898 y que es, después de la Biblia, el libro más traducido a distintas lenguas, se comprende muy bien la inmensa resonancia que los esposos Martin han tenido en todo el mundo por este libro. No es exagerado decir que, después de la Sagrada Familia de Nazaret, la “santa familia Martin” ocupa un segundo lugar.

El Siervo de Dios, Juan Pablo I, cuando era patriarca de Venecia, (1969-1978) escribió en un libro muy conocido,”Ilustrísimos” :
Cuando supe que se había introducido la causa de beatificación de los padres de Santa Teresita del Niño Jesús, me dije :” Por fin, una causa de dos esposos. San Luis es santo sin su esposa Margarita. Mónica, sin su esposo Patricio ; en cambio, Celia Guerin será santa con Luis Martin, su esposo y con su hija Teresita.”

Ya en 1925, el cardenal Antonio Vico, enviado por Pío XI a Lisieux como Delegado para presidir las fiestas solemnes en honor de Santa Teresita del Niño Jesús, canonizada hacía poco, dijo a la M.. Inés de Jesús (Paulina, la segunda de las hijas Martin) :
“Ahora es preciso ocuparse del papá…Roma me encarga que se lo haga saber” (9). Si el asunto no fue iniciado de inmediato, se debió a la perplejidad evidente de M. Inés de Jesús.

Padres incomparables

Todos los que han leído, incluso rápidamente, “Historia de un alma”, han podido remarcar la personalidad humana y espiritual de estos padres que construyeron, con sabiduría, la atmósfera familiar en la que creció Santa Teresita. Y, después de esto, no pueden sino amar a estos “padres incomparables”.

La rica correspondencia de Celia es un testimonio de la manera en que la Sra. Martin siguió la formación humana, cristiana y espiritual de todos los miembros de su familia, en primer lugar la de su hermano Isidoro antes de su matrimonio, la de su cuñada Celina Fournet y la de sus propias hijas. No hay ni una carta en la que no manifieste la presencia de Dios, una presencia ni formal ni de conveniencia o de circunstancias, sino referencia constante en cada aspecto de la vida. Una correspondencia que testimonia una atención exquisita al bien de cada persona y a su crecimiento global. Crecimiento que es pleno y válido en la medida en la que no excluye a Dios de su horizonte.

Luis, su marido, fue menos hablador y no le gustaba escribir. Pero jamás dejó de dar testimonio públicamente de su fe y no le importó que se mofasen a él a causa de ella. En los encuentros con su mujer, en casa con sus cinco hijas, en la gestión de su relojería, con sus amigos, en la calle o en los viajes y en todas las circunstancias, para él “Dios era el primero al que había que servir.”

Desde el principio, los Martin fueron una familia misionera. Por aquel tiempo, surgió en Francia la Obra de la Propagación de la Fe de Paulina Jaricot (1799-1862) y comenzaron los movimientos misioneros del siglo XIX. Sabéis que los esposos Martin inscribieron a todas sus hijas en la obra de la Santa Infancia (se conserva aún la estampa-recuerdo de la inscripción de Teresita el 12 de enero de 1882) y que dieron ofrendas generosas para la construcción de nuevas iglesias en tierra de misión. Para Teresita, el hecho de participar desde tan joven en las actividades de la obra de la Santa Infancia, despertó y desarrolló su celo misionero. Los Martin fueron santos que engendraron a una Santa , fueron esposos misioneros que, no sólo participaron del impulso misionero de su tiempo, sino que educaron para la Iglesia a la Patrona Universal de las Misiones (1927)

Luis y Celia son santos no tanto por el método o los medios escogidos para participar en la evangelización (que son, evidentemente, los de la Iglesia y la sociedad de su tiempo), sino por el testimonio de la seriedad de su fe vivida en familia. Evangelizaron a sus hijos con el ejemplo de su vida de pareja, por la palabra y la enseñanza en el seno de su familia.

Recordemos lo que la misma Teresita escribió en “Historia de un alma” a propósito de la influencia que ejercían sobre ella su padre y su madre : “Todos los detalles de la enfermedad de nuestra querida madre siguen todavía vivos en mi corazón. Me acuerdo, sobre todo, de las últimas semanas que pasó en la tierra. Celina y yo vivíamos como dos pobres desterradas. Todas las mañanas, venía a buscarnos la señora de Leriche y pasábamos todo el día en su casa. Un día, no habíamos tenido tiempo de rezar nuestras oraciones antes de salir, y por el camino Celina me dijo muy bajito :”¿Tenemos que decirle que no hemos rezado ?”. “Si”- le respondí y entonces ella se lo dijo muy tímidamente a la señora de Leriche, que nos respondió :”Bien, hijitas, ahora las rezaréis”. Y, dejándonos solas en una habitación muy grande, se fue…Entonces, Celina me miró y dijimos :”¡Ay, no es como mamá… ! Ella nos hacía rezar todos los días.”(10)

Su padre “el rey de Francia y de Navarra” (11), como a Teresita le gustaba llamarle, ejercía una hermosa fascinación espiritual sobre ella. Su aspecto varonil le inspiraba veneración y respeto :”Y, ¿qué decir de las veladas de invierno, sobre todo de las de los domingos ? ¡Cómo me gustaba sentarme con Celina, después de la partida de damas, en el regazo de papá… ! Con su hermosa voz cantaba tonadas que me llenaban el alma de pensamientos profundos…, o bien meciéndonos dulcemente, recitaba poesías impregnadas de verdades eternas. Luego subíamos a rezar las oraciones en común y la reinecita se ponía solita junto a su rey, y no tenía más que mirarlo para saber cómo rezan los santos” (10)

La iniciación cristiana en la familia

Podemos definir al Manuscrito A como” el manuscrito de la iniciación familiar cristiana de Teresita.” Una iniciación llevada con la misma seriedad que el aprendizaje escolar. La fe, en casa de los Martin, es una fe viva y no una serie de normas que respetar. Teresita, siempre en el Manuscrito A (1895), agradece la preparación que tuvo para recibir los sacramentos de la iniciación cristiana no sólo a sus padres, ya fallecidos (la mamá en1877 y el papá en 1894) sino también a sus hermanas mayores.

Quiero subrayar también, aquí, el papel especial, no sólo de los padres, sino también de las hermanas mayores y de toda la familia. Educados los padres en las enseñanzas de la Iglesia, transmitieron, a su vez, esta enseñanza a sus hijos. Lo hicieron tan extraordinariamente bien que merecieron, que la más ilustre de sus hijas , después de haber sido educada y formada por estos "incomparables padres”, sea hoy Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, proclamado Doctora por la Iglesia (1997). Ab ipsis docta docet ; La discípula es ahora la maestra

Este es el reto que la iglesia lanza hoy a todas las familias cristianas con la beatificación de los padres de Teresita.

Ellos no fueron sencillamente instrumentos que transmitieron la fe, como un acueducto que transporta agua, sino que el depositum fidei, el depósito de la fe lo transmitieron y enriquecieron con su experiencia personal de la misma, de la esperanza y de la caridad. No transmitieron la fe como algo tradicional, fragmentario, sino como algo vivo. La suya no fue una fe como la herencia que dejan los fallecidos y que se recibe después de la muerte ; no, por el bautismo injertaron a sus hijos en la corriente viva y vital de la Iglesia, no sustituyendo a la Iglesia, sino con la Iglesia, y en la Iglesia, con la que colaboraron en armonía perfecta.

También conviene observar que la santidad de esta pareja está de acuerdo con el concilio Vaticano y con la doctrina de otros Documentos de la Iglesia. Pienso, sobre todo, en la constitución pastoral Gaudium et Spes que, en su capítulo sobre la santidad del matrimonio y de la familia, (13) dice : “Cuando los padres van por delante con su ejemplo y oración familiar, los hijos e incluso cuantos conviven en la misma familia, encuentran más fácilmente el camino de la humanidad, de la salvación y de la santidad”.

¿Cómo no ver la cercanía de lo vivido por la familia Martin con lo que dice este texto ?

Y nos sorprende cuando pensamos en la distancia que existe entre nuestro tiempo y el suyo. Hace 150 años, el 12 de julio de 1858, en la Francia del segundo Imperio. Nosotros, hombres y mujeres del Tercer Milenio, podemos tener cierta dificultad en imaginar su vida cotidiana, sin electricidad, sin calefacción, sin radio, sin televisión, sin ninguno de los medios modernos de comunicación que caracterizan nuestra vida moderna. Pero nosotros, aquí y hoy, no juzgamos la santidad por la distancia que nos separa de su testimonio, no, la juzgamos por la manera en alcanzarla . Su santidad dista de nosotros en la forma, no en la sustancia, ni el contenido ni en la doctrina. Los Martin guardaron el buen vino hasta el final (Jn 2/10)

Incluso, a la luz de los documentos de la Iglesia, esta pareja puede ser propuesta como una familia comprometida en la educación de sus hijos. En su época, se trataba de una evangelización tomada, quizá más, del catecismo y de los mandamientos, la doctrina de la Iglesia era enseñada no solamente en la parroquia sino también en la familia, se aprendían de memoria las verdades de la fe. En todo esto la Iglesia seguía el método de enseñanza corriente en la época, en el cual la memoria jugaba un papel muy importante.

La familia Martin es una prueba- en su casa ,con sus hijos , con sus padres y sus criadas- del papel de la evangelización, no sólo como pareja : toda la familia tiene una misión y una tarea que cumplir.

PabloVI escribía en su encíclica Evangelii Nuntiandi (71) algo que vivió la familia Martin :
“En el seno del apostolado evangelizador de los laicos, es imposible no subrayar la acción evangelizadora de la familia. En distintos momentos de la historia, la familia ha sido llamada con el hermoso nombre de “Iglesia doméstica”, aceptado por el concilio Vaticano II.

Esto significa que en cada familia cristiana deben encontrarse los diversos aspectos de la Iglesia. La familia, como la Iglesia, debe ser un espacio donde el Evangelio es transmitido y difundido.

En el seno de una familia consciente de esta misión, todos sus miembros evangelizan y son evangelizados. Los padres no sólo comunican a sus hijos el Evangelio, sino que pueden recibir de ellos el mismo Evangelio profundamente vivido. Una familia así se hace evangelizadora de otras muchas familias y del medio en el cual está insertada.”

La casa de la calle Puente nuevo, la de la calle San Blas y la de los Buissonnets, las tres fueron, a pesar de los diversas mudanzas, una “pequeña Iglesia doméstica” donde una vez más, los Martin estuvieron en armonía con nuestro tiempo.

La familia de Luis y Celia, fue para sus cinco hijas- cuatro hijos murieron cuando eran muy pequeños- el lugar privilegiado de la experiencia del amor y de la transmisión de la fe. En casa, en la intimidad del calor familiar, cada uno recibió y dio. En medio de las preocupaciones profesionales, los padres supieron comunicar las primeras enseñanzas de la fe a sus hijos desde la más tierna edad. Fueron los primeros maestros en la iniciación de sus hijos en la oración, en el amor y en el conocimiento de Dios, en rezar todos juntos y cada uno por separado, acompañándolos a misa y a visitar al Santísimo Sacramento ; les enseñaron a orar, no sólo diciéndoles que debían orar, sino transformando su casa en” : una escuela de oración”. Les enseñaron la importancia de permanecer con Jesús escuchando los Evangelios que nos hablan de Él. Además, la vida espiritual, cultivada desde la juventud, caso de Celia y Luis, se alimentaba en la fuente de la vida parroquial. Eran fieles lectores del Año litúrgico de Dom Guéranger, libro muy apreciado por Teresita que lo conoció precisamente en su casa.

Queridos hermanos y hermanas, Luis y Celia nos revelan una verdad sencilla, muy sencilla : la santidad cristiana es la vocación normal de cada bautizado. Luis y Celia nos dicen sencillamente que la santidad concierne lo mismo a la mujer, al marido, a los hijos, a las preocupaciones del trabajo e incluso a la sexualidad. La santidad no es ser un super hombre, es ser un hombre auténtico.

4 de abril 1957, Celina, en el Carmelo Sor Genoveva de la Santa Faz- en el proceso sobre la heroicidad de su padre habló de :
“la belleza de una vida conyugal vivida completamente sólo para Dios, sin ningún egoísmo ni repliego sobre sí mismo. Si el servidor de Dios deseaba tener muchos hijos, era para entregarlos a Dios sin reserva. Y todo esto en la sencillez de una existencia ordinaria, laboriosa, sembrada de pruebas, acogidas siempre con abandono y confianza en la divina Providencia”

Termino con las mismas palabras con las que concluye la declaración de las virtudes de Luis y Celia del 13 de octubre de 1987 :

“Tenemos delante una pareja y una familia que vivió y actuó en plena consonancia con el Evangelio, preocupada solamente por vivir cada instante del día el plan que Dios tenía dispuesto para ella. Interrogándolo y escuchándolo, no hizo otra cosa que perfeccionarse. Luis y Celia Martin no son sólo los protagonistas de gestos brillantes o de una magnitud apostólica particular, sino que vivieron la vida cotidiana de una familia iluminada siempre por lo divino y lo sobrenatural. Es este el aspecto central, de portada eclesial, ofrecido como modelo a todas las familias de hoy. Teniendo delante de nosotros el ejemplo de la familia Martin, podremos recibir alimento, fuerza y orientación para evitar el laicismo y la secularización moderna, para triunfar de las miserias y para ver el don del amor conyugal , el de la paternidad y de la maternidad como dones luminosos e inconmensurables de Dios”.

(1) Plegaria Eucarística II
(2) “La madre incomparable” (Manuscrito A, 4vº) y “el padre incomparable” (carta 91)
(3) Positio I P. 420, 603
(4) Positio I 56, p. 41 idem ?
(5) Mateo 25,31-46 particularmente el versículo 40 ”a mí me lo hacéis”.
(6) Hermanas en el espíritu, Teresita del Niño Jesús e Isabel de Dijon
(7) In Sumarium documentorum, XXVIII, Roma, 1987, p. 1042
(8) Illustrisimi es una obra publicada en enero de 1976, traducida al francés con el título de “Humblement vôtre” – Humildemente vuestro-(Nueva Ciudad, Paris, 1978) Se trata de una compilación de “cartas abiertas” escritas por Mons. Albino LUCIANI, Patriarca de Venecia, dos años y medio antes de ser elegido Papa con el nombre de Juan Pablo I. Están dirigidas a personajes históricos o de la mitología, a escritores italianos o extranjeros y hasta a Santos de la Iglesia.
(9) Cf. Sumarium Documentorum, op. cit. p. 1138
(10) Manuscrito A 12 rº
(11) Cf. Manuscrito A, 19 vº
(12) Manuscrito A, 18rº
(13) GS 48, 2ª parte, cap. 1, nº 48,3
(14) Proceso, vol II, sumario, p. 22,6

Su beatificación

el 19 de octubre 2008 en Lisieux

Álbum-recuerdo de una jornada histórica

Lisieux, domingo 19 de octubre 2008

Recuerdo de una reunión de familia en presencia de numerosos invitados, entre ellos.

  • El cardenal José SARAIVA MARTINS, portugués, prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos, enviado especial de Su Santidad, el Papa Benedicto XVI
  • Cardenal Ivan DIAS, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos
  • Cardenal Eusebio Oscar SCHID, arzobispo de Rio de Janeiro, Brasil
  • Cardenal Paul POUPARD, prefecto emérito del Consejo de la cultura
  • Cardenal Bernard PANAFIEU, arzobispo emérito de Marsella
  • Señora Cristina Boutin , ministra de ciudades y alquiler, delegada del gobierno francés para la Beaificación.
Invités
Invités
Le Cardinal Dias salue Madame Boutin. A ses côtés, Mgr Pican, le Cardinal Poupard à droite, M. Bernard Aubril, maire de Lisieux, à gauche

Gentes de varias naciones vinieron a aclamar a los beatos. En este domingo de las Misiones se podía oír hablar en francés, inglés, portugués, español, eslovaco, ruso, chino…Más de 12000 personas estuvieron en el acontecimiento, sin contar los 173 millones de telespectadores que siguieron el acontecimiento, retransmitido en directo por la televisión XTO.

Rito de la beatificación en el transcurso de la celebración

El P. Antonio Sangalli, vice postulador de la causa de los esposos Martin, en nombre del postulador, P. Simeón de la Sagrada Familia, presenta el perfil de los dos esposos resaltando el motivo de su beatificación.

Los obispos de Séez- Alençon y de Bayeux-Lisieux, piden al Legado que proceda a la beatificación de los esposos Martin.

El cardenal Saraiva Martins, en nombre de S.S. el Papa Benedicto XVI, proclama el decreto de la beatificación.

Cardinal Saraiva Martins

Las asistentes expresan su alegría y reconocimiento cantando : Laudate, Dominum, alabad al Señor.

El relicario es descubierto por el joven Pietro Schirilo’, curado milagrosamente, y por sus padres. Fuera, la muchedumbre emocionada está muy unida a lo que sucede en la Basílica. Sólo ella verá los fuegos artificiales que anuncian el acontecimiento.

le reliquaire des bienheureux
le reliquaire des bienheureux
dévoilé sous un tonnerre d’applaudissements

Una verdadera fiesta para las familias

Pic-nic
Pic-nic
sur l’esplanade de la Basilique

La explanada estuvo tranquila a lo largo de toda la ceremonia y luego se convirtió en un lugar de pic-nic ofreciendo ocasiones de intercambio entre las familias y los voluntarios, que descubrían anécdotas de la familia Martin, semejante a las nuestras en muchos aspectos.

Stands
Stands
sur le parvis de la Basilique

Para poder conocer más a los esposos y padres, Luis y Celia Martin , en los stands se podían encontrar las revistas del Santuario y la correspondencia familiar de Luis y Celia Martin. De 10 de estas cartas se hizo una representación teatral en la tarde.

Jeu scénique à la basilique
Jeu scénique à la basilique
lecture de 10 lettres de Madame Martin

Un “punto de encuentro” favorecía los intercambios familiares alrededor de un café. Y todo en un ambiente de fiesta.

En avant la musique
En avant la musique
c’est la fête sur le parvis de la Basilique

Fue una bella jornada, corta para nuestros deseos, con un sol radiante, llena de gracia, que contó con la participación de muchos voluntarios, dichosos de dar lo mejor de sí mismos por esta hermosa causa.

Testimonios

Los papelitos con oraciones dirigidas a los esposos Martin, depositados en cestitas junto al relicario, se llenaron muy pronto

la foule
la foule
vénère les reliques des bienheureux
  • Doy gracias de todo corazón a los beatos Luis y Celia Martin…por el 19 de octubre último, cuando me sentía profundamente emocionada por la magnífica ceremonia de la beatificación, me llega un mensaje de una de mis hijas de la que no sabía nada desde hacía dos años. Aceptaba que la visitase el 13 del próximo noviembre, día en el que cumple 50 años. ¡Qué alegría ! Fue un momento de gracia. Gracias”. Sra. D.
Intentions de prière
Intentions de prière
Bienheureux Louis et Zélie, priez pour nous
  • Estoy casada desde hace dos años y para mi marido y para mí es muy importante confiarnos a la protección de Luis y Celia , a los que amamos de forma muy especial. ¡Y ellos también nos han manifestado su amor !. En la tarde del día de la beatificación, cuando el relicario de los beatos estaba expuesto en un pedestal en el exterior de la Basílica, un gran número de personas se apretujaba para poder tocarlo, pero los encargados de la seguridad no permitían que los niños se aproximasen a abrazar el relicario. Yo lo miraba con mucho amor cuando uno de los guardias me cogió de la mano y me dijo con voz de padre cariñoso : “vamos, pequeña, ven a dar un beso a Luis y a Celia”. En realidad, tengo 20 años y él pensó que tenía 12. ¡Alleluia !. Sin pensármelo dos veces, me acerqué y pase mis brazos alrededor del relicario abrazando el rostro esculpido de Luis. En mi interior daba gracias a los beatos con todo mi corazón por esta delicada atención. ¡Siempre es así desde que conozco a Teresita !. ¡La doctrina de Teresa de hacerse pequeña como los niños siempre es muy eficaz para mí !” Josefina

Homilía de la misa de Beatificación de los esposos Luis y Celia Martin

Prefecto emérito de la Congregación
para las Causas de los Santos,
representante del Santo Padre, Benedicto XVI,
con ocasión de la beatificación de los Venerables Siervos de Dios
LUIS MARTIN Y CELIA GUERIN, esposos y padres

Basílica Santa Teresita del Niño Jesús,
Lisieux, 19 octubre 2008
XXIX domingo ordinario
Jornada Mundial de las Misiones

Cardinal Jose Saraiva Martins
Cardinal Jose Saraiva Martins

Testigos del Amor conyugal

“…Brillad como estrellas en el mundo, manteniendo en alto la palabra de vida
( Flp 2,15d-16a)

Queridos hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio, distinguidas autoridades, queridos peregrinos, hermanos y hermanas en Cristo.

“Dignos del cielo”

Teresita escribía en Historia de un alma :”Perdóname, Jesús mío, si digo desatinos al querer expresarte mis deseos, mis esperanzas que rayan el infinito.¡¡¡perdóname y cura mi alma dándole lo que espera… !!! (Ms B 2vº) Jesús siempre escuchó los deseos de Teresita. Incluso se mostró generoso desde antes de su nacimiento ya que, como escribe ella misma al abate Bellière- algo que muchos conocen y guardan en su memoria- :” Dios me ha dado un padre y una madre más dignos del cielo que de la tierra”(Carta 261).

Acabo de terminar el rito de la Beatificación por el cual el Santo Padre ha inscrito conjuntamente a los esposos Martin en el libro de los Beatos. Es un acontecimiento de primera magnitud esta Beatificación de Luis Martin y Celia Guerin, a los que Teresa definió como “padres sin igual, dignos del cielo, tierra santa, impregnada de un perfume virginal (Ms A).

Mi corazón da gracias a Dios por este testimonio ejemplar de amor conyugal, capaz de estimular en los hogares cristianos la práctica integral de las virtudes cristianas, como estimuló el deseo de santidad en Teresita.

Cuando leía la Carta Apostólica del Santo Padre, pensaba en mi padre y en mi madre y quisiera que, en este momento, vosotros penséis también en vuestro padre y en vuestra madre y que todos juntos demos gracias a Dios por habernos creado y hecho cristianos por medio del amor conyugal de nuestros padres. Recibir la vida es una cosa maravillosa pero, para nosotros, es más admirable aún que nuestros padres nos hayan conducido a la iglesia que es la única capaz de hacer cristianos. Nadie puede hacerse cristiano a sí mismo.

Hijos de la tierra de Normandía, un don para todos

Entre las vocaciones a las que los hombres son llamados por la Providencia, el matrimonio es una de las más nobles y elevadas. Luis y Celia comprendieron que podían santificarse no a pesar del matrimonio, sino a través, en y por el matrimonio y que sus esponsales debían ser considerados como el punto de partida de un camino recorrido por los dos. Hoy, la Iglesia no admira solamente la santidad de estos hijos de la tierra de Normandía, un don para todos, sino que se mira en esta pareja de Beatos que contribuyeron a que el matrimonio dentro de la Iglesia fuese más bello y profundo. La Iglesia no admira sólo la santidad de su vida, sino que reconoce en esta pareja la santidad eminente de la institución del amor conyugal, tal como lo concibió el mismo Creador.

El amor conyugal de Luis y Celia Martin es un puro reflejo del amor de Cristo por su Iglesia ; es también un puro reflejo del amor con el que la Iglesia ama a su esposo, Cristo. El Padre” nos ha escogido antes de la creación del mundo, para que seamos santos e irreprochables ante Él, en el amor” (Ef 1,4)

“Se han convertido en luz del mundo”

Luis y Celia dieron testimonio hasta el heroísmo de la radicalidad del compromiso evangélico de la vocación al matrimonio. No dudaron en hacerse violencia para irradiar el reino de los cielos y así se han convertido en luz del mundo, que hoy la iglesia pone sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en la casa (Iglesia). Brillan delante de los hombres para que estos vean sus buenas obras y glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos. Su ejemplo de vida cristiana es como una ciudad situada en lo alto de una montaña que no puede ocultarse (cf. Mt 5,13-16)

Maestro, muéstranos tu voluntad

¿Cual es el secreto del éxito de su vida cristiana.?“Se te ha hecho saber, hombre, lo que es bueno, lo que Yahvé quiere de ti : tan sólo respetar el derecho, amar la lealtad y proceder humildemente con tu Dios.”(M 6,8)Luis y Celia procedieron humildemente con Dios en la búsqueda de la voluntad del Señor. Maestro, muéstranos tu voluntad. Luis y Celia amaron la voluntad del señor, la aceptaron sin protestar. Para estar seguros de caminar en la voluntad del Señor, se volvieron hacia la Iglesia, experta humanidad, y vivieron todos los aspectos de su vida en armonía con las enseñanzas de la Iglesia

“Dios es el primero al que hay que servir”

Para los esposos Martin,” lo que es del César es del César y lo que es de Dios es Dios” estuvo siempre muy claro. Dios es el primero al que hay que servir - decía Juana de Arco. En casa de los Martin la divisa de su hogar fue siempre : Dios, lo primero en sus vidas. La señora Martin decía con frecuencia :”Dios es el maestro. Hace lo que quiere”. El señor Martin se hacía eco repitiendo : Dios es el primero al que hay que servir. Cuando las pruebas llegaron a su hogar, su reacción espontánea fue siempre la aceptación de la voluntad divina. Sirvieron a Dios en el pobre, no por simple impulso de generosidad ni por justicia social, sino simplemente porque el pobre era Jesús. Servir al pobre es servir a Jesús, es dar a Dios lo que es de Dios ; cada vez que lo hicisteis con uno de estos pequeños que son mis hermanos, conmigo lo hicisteis (Mt 25, 34-40).

El cielo no está vacío, “está poblado de almas”

Dentro de unos momentos proclamaremos nuestra Profesión de fe que tantas veces repitieron Luis y Celia en la misa y que con tanto amor enseñaron a sus hijos. Después de haber confesado la santa Iglesia católica, el símbolo de los Apóstoles añade la Comunión de los santos.

Yo creía- escribía Teresita - sabía que hay un cielo y que ese cielo está poblado de almas que me quieren, que me miran como a una hija suya…(Ms. B). En este cielo poblado de almas podemos contar a los beatos Luis y Celia a los que, por primera vez, invocamos públicamente : Luis y Celia, rogad a Dios por nosotros. Os pido : amadnos, miradnos como a vuestros hijos, amad a la Iglesia entera, amad, sobre todo, a los padres y a sus hijos.

  • Luis y Celia son un don para los esposos de todas las edades por la estima, el respeto y la armonía con la que se amaron durante 19 años. Celia escribía a Luis : “No puedo vivir sin ti, querido Luis”. Y el le respondía : “Soy tu marido y amigo que te ama para toda la vida .Vivieron las promesas de su matrimonio : la fidelidad y la indisolubilidad de su unión, la fecundidad de su amor, tanto en la alegría como en las pruebas, en la salud como en la enfermedad.
  • Luis y Celia son un don para los padres. Ministros del amor y de la vida, engendraron numerosos hijos para el Señor. Entre estos hijos admiramos particularmente a Teresita, obra maestra de la gracia de Dios pero también obra maestra de su amor a la vida y a los hijos.
  • Luis y Celia son un don para todos los que han perdido un cónyuge. La viudedad es siempre una condición difícil de aceptar. Luis vivió la pérdida de su mujer con fe y generosidad, prefiriendo el bien de sus hijas frente a sus gustos e inclinaciones personales.
  • Luis y Celia son un don para los que afrontan la enfermedad y la muerte. Celia murió de cáncer. Luis terminó su existencia probado con una arteriosclerosis cerebral. En este mundo nuestro que busca ocultar la muerte, nos enseñan a mirarla de frente, a abandonarnos en las manos de Dios.

Modelo ejemplar de hogar misionero

En fin, doy gracias a Dios en esta 82ª Jornada Mundial de las Misiones, porque Luis y Celia fueron un ejemplo extraordinario de lo que debe ser un hogar misionero. He aquí la razón por la que el Santo Padre ha querido que fuesen beatificados en esta jornada tan querida por la Iglesia Universal, como si quisiera unir a los maestros, Luis y Celia, con la discípula ,Teresita, su hija, convertida en Patrona de las Misiones y en Doctora de la Iglesia.

Los testimonios de los hijos Martin a propósito del espíritu misionero que reinaba en su hogar son unánimes y sorprendentes :” Mis padres se interesaban mucho por la salvación de las almas…Pero la obra de apostolado más conocida entre nosotras era la de la Propagación de la Fe para la cual, cada año, mis padres hacían una hermosa ofrenda. También este celo por las almas les hacía desear con gran ardor tener un hijo misionero e hijas religiosas.

Recientemente, el cardenal Dias, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos (Propaganda Fide) escribía : Para un discípulo de Cristo, anunciar el Evangelio no es una opción, es un mandamiento del Señor… Un cristiano debe considerarse en misión (…) para anunciar el evangelio en cada corazón, en cada casa, en cada cultura. (Conferencia de Lambeth, 23 de julio de 2008)

Deseo , mis queridos hermanos, que vuestras familias, vuestras parroquias, vuestras comunidades religiosas de Normandía, de Francia y del mundo entero…sean también hogares santos y misioneros, como lo fue el hogar de Luis y Celia Martin.

Amen

Venir a Lisieux

Preparar una peregrinación, visitar Lisieux

Voluntarios

Acogida : Teresa busca voluntarios !

Cada año, más de cincuenta personas, extranjeras y francesas, vienen a Lisieux a dedicar algo de su tiempo a los peregrinos. Todos nos hablan del enriquecimiento espiritual y humano que su paso por Lisieux ha significado en su vida.

Bénévoles 2009

Se puede ser voluntario en dos épocas :

  • en verano, reservado a los estudiantes, seminaristas o jóvenes profesionales.
  • el resto del año, es decir, de Pascua de Resurrección a fines de junio y de septiembre a mediados de octubre, abierto a todas las personas de buena voluntad.

En los dos casos, los voluntarios son los encargados de :

  • acoger los peregrinos y los turistas de paso por la Basílica, u ocasionalmente por la catedral de Saint Pierre o por los Buissonnets ;
  • hacer permanencias en las Exposiciones y, según las épocas, sobre todo en verano ;
  • guíar a los peregrinos (visitas guiadas a la Basílica y los otros lugares de peregrinación) ;
  • ayudar en las reuniones de jóvenes (mayo y junio) ;

Condiciones para ser voluntario :

  • edad : a partir de los 18 años… ;
  • duración del voluntariado : tres semanas como minimum, si se viene por primera vez ;
  • cualidades : tener buen sentido, iniciativa ; ser persona abierta, puntual , amable y buen compañero. ¡Si no eres católico, te agradecemos que nos lo digas !

Bénévoles 2009

Importante :

para los extranjeros es indispensable hablar bien el francés.

Testimonios :

  • « Cada uno de los voluntarios volvemos a nuestra casa con Teresita y con la antorcha de la fe cristiana que se activa 24 horas sobre 24, 365 días y 365 noches por año para darnos la fuerza y el coraje de llevar a buen término esta misión : salvar almas » - Andrèe (France,) 2009
  • « Se crean lazos de oración y de amistad cada día. Encuentros que quedarán para siempre en mi memoria » - Georgette (Bélgica), 2009
  • « Cada persona es única. Se reciben muchas gracias, muchas cosas. Sois todos una gran riqueza. Dichosos los que os encuentran » - Elie, Youssef, Rawad (Líbano), 200
  • « Me marcho como una nueva Missy que ha cambiado, no sólamente por santa Teresita y por el ambiente de Lisieux, sino también por todas las personas que he encontrado aquí » - Missy (USA), 2009
  • « ¡Jamás dejaré de promocionar el voluntariado de Lisieux ! Deseo que otras personas puedan conocer las mismas alegrías que yo he conocido aquí : se recibe mucho tanto humana como espiritualmente. ¡Qué santa Teresita acompañe a los que se marchan y a los que vengan ! » - Cyrille (Francia), 2009 Bénévoles 2009
  • « Mi estancia ha sido corta pero muy rica en encuentros…Verdaderamente, aquí he tomado conciencia de mi deber misionero en la vida de cada día… » - Jean-Eudes, 2008
  • "Nuestra estancia en Lisieux al servicio de Teresita ha sido un tiempo importante de encuentro, de intercambio, de testimonio, de compartir… Viniendo de horizontes diversos pero unidos por el voluntariado, hemos trabajado en un clima de fraternidad verdadera y hemos experimentado, una vez más, que el servicio es una fuente de alegría" - Sor Marie-Claude, Marie-France, Danièle (France), Susan (USA) abril2007
  • « He descubierto diferentes rostros de la Iglesia por medio de peregrinos del mundo entero y por la comunidad cosmopolita de los voluntarios (de Polonia, de la República Checa, de Bélgica…) Santa Teresita me dé la alegría de VOLVER. ¡Bendito seas, Señor ! » - Jean Lin , 2006
  • « Con los voluntarios he encontrado la alegría de dar, de compartir, de vivir y de ser de Dios. En Lisieux he vivido esta presencia en el amor a los otros. Gracias a todos los voluntarios de todos los países que me han enseñado cómo se puede amar, sobre todo, a la manera de Teresita, dándolo todo » - Hermano Bachir de la Trinidad, ocd (Líbano), 2005
  • « ¡Dichoso tú que das un poco de tu tiempo, un poco de ti mismo ! » - Damien (Francia), 2003
  • "Lisieux es un lugar de gracia donde podemos lograr todas las que necesitemos…y esto es lo que deseo a todos los voluntarios : que lleven siempre a todas las personas la gracia que Teresita les dé …" - Youssef (Líbano), 2002
  • « He encontrado el servicio de voluntariado muy útil y animo a todos los jóvenes que aman las aventuras a que vengan aquí, que encontrarán en este lugar la aventura de la fe, del encuentro y de la amistad. Es el lenguaje del amor que nos ayuda a vivir y a construir lazos muy fuertes. Pido a santa Teresita que me enseñe a amar y a no tener miedo a amar. » - Hermano Bechara (Líbano), 2002

Podéis dirigiros para todo lo relacionado con el voluntariado a :

Pèlerinage Sainte Thérèse
Service « Pastoral-Accueil »
31 rue du Carmel - BP 62095
14102 LISIEUX CEDEX
Tel. : 02.31.48.55.08
Fax : 02.31.48.55.26

Casas de acogida

Ermitage Santa Teresa

Acogida reservada estrictamente a los peregrinos

Situada cerca del Carmelo y próxima a la estación del ferrocarril, la Casa« Santa Teresa »,« L´Ermitage », es uno de los dos centros espirituales donde los peregrinos pueden hospedarse. Ermitage Sainte-Thérèse Construido el 1928, este gran edificio de estilo normando, puede acoger, de forma independiente, unas cien personas, peregrinos o interesados en hacer Ejercicios Espirituales, individualmente o en grupo.

  • En el centro del edificio existe una capilla, abierta a todos, que permite la oración comunitaria o silenciosa.
  • También hay salas de reuniones para quienes las necesiten,
  • ascensor
  • parking

Los peregrinos pueden hospedarse, desayunar, comer y cenar en las condiciones habituales de las casas religiosas de acogida.

Cada año se propone una lista de Retiros espirituales o de fines de semana a los que quieran profundizar en su vida cristiana según el espíritu de Santa Teresita del Niño Jesús.

Se puede llegar :

  • Por tren : a la estación de Lisieux y, desde aquí, 10 minutos a pie. También se puede coger un taxi.
  • En coche : 23 rue du Carmel. Entrada por la puerta del parking.

Información :

Ermitage Sainte -Thérèse
23 rue du Carmel
14100 LISIEUX
Tel : 02 31 48 55 10
Fax : 02 31 48 55 27
E-mail : ermitage-ste-therese chez therese-de-lisieux.com

Hogar Luis y Celia Martin

Acogida reservada estrictamente a los peregrinos

El Hogar Luis y Celia Martin forma parte del Centro de Peregrinaciones Santa Teresa de Lisieux. Como centro de acogida espiritual, ofrece la posibilidad de hospedaje restauración en las condiciones habituales de las casas religiosas de acogida. Foyer Louis et Zélie MARTIN Desde noviembre de 1995, el centro está dirigido por un equipo de Trabajadoras Misioneras de la Inmaculada, miembros de la Familia Misionera Donum Dei, terciarias seculares carmelitas que proceden de los cinco continentes.

La estructura del edificio permite fácilmente el alojamiento de personas enfermas o discapacitadas (no se da ningún cuidado médico) ; no obstante, el Hogar Luis y Celia Martin está abierto a todos individualmente, en grupo, y a las familias que deseen vivir su peregrinación en la alegría, en el canto y en la oración.

  • En la planta baja el Hogar tiene dos salas, una grande, con capacidad para unas 250 personas y otra más pequeña, para unas 50. Ambas son útiles para realizar todo tipo de conferencias, reuniones, vigilias de oración, etc
  • Los dos comedores están en la entreplanta.
  • También aquí se encuentra una capilla donde hacer oración en silencio o, si se prefiere, se puede acompañar a las Trabajadoras Misioneras en el rezo del Oficio.
  • Los otros tres pisos del edificio están dedicados al alojamiento. Hay 140 camas repartidas en 55 habitaciones individuales, dobles y otras con 2, 4 o 6 camas. Todas las habitaciones disponen de la ropa de cama correspondiente. Los objetos de aseo se traen de casa.
  • Hay un gran ascensor.
  • Y un estacionamiento o parking detrás de edificio reservado a las personas alojadas en el Hogar.

Los peregrinos son hospedados y pueden desayunar, comer y cenar en las condiciones habituales de las casas religiosas de acogida.

La comida es buena y abundante. Se hacen regímenes especiales según las necesidades.

El Hogar Luis y Celia Martin está situado entre el Carmelo y la Basílica. Sus huéspedes pueden participar en las actividades organizadas en la Basílica y en el Carmelo ; en la visita a los lugares teresianos (los Buissonnets, catedral de San Pedro). También pueden visitar las Exposiciones, el Diorama…

Information :

Foyer Louis et Zélie Martin
15 avenue Sainte Thérèse
14100 Lisieux
Tel : 02 31 62 09 33
Fax : 02 31 62 88 65
Email : foyer-martin chez therese-de-lisieux.com

Actualidad

Los acontecimientos y la vida en el Santuario de Lisieux

Venir a Lisieux

Horarios e información práctica

Horarios e direcciones útiles

Carmelo

  • La Capilla
    • 7,20-19h (18,30 h del 1 de noviembre al 15 de marzo)
  • Oraciones
    • Laudes :
      • entre semana : 7,20h
      • domingos : 8h
    • Medio día :
      • 13h45 (excepto lunes)
    • Vísperas :
      • 18h
  • Misas
    • 8h (excepto domingos y festivos*)
    • 9h (con las carmelitas, entre semana y no festivos)
    • 11,15h (con las carmelitas, domingos y festivos)
      * domingos y festivos : 1 de enero, lunes de Pascua, 1 y 8 de mayo, Ascensión, lunes de Pentecostés, 14 y 16 de julio, 15 de agosto, 1 y 15 de noviembre, 14 diciembre, Navidad : 8h misa en la capilla del Ermitage
  • Oración de los peregrinos
    • en julio y agosto, de martes a sábado : 20,30h
  • Museo
    • 9,30-12,15h / 13,30-18h
    • enero : cerrado

Basílica - Cripta

  • Abiertas, todos los días
    • diciembre, enero, febrero : 9-17,30h
    • marzo, noviembre : 9-18h
    • abril, octubre : 9-18,30h
    • mayo, junio, septiembre : 9-19h
    • julio, agosto : 9-19,30h
  • Misas
    • Domingos :
      • 10,30h en la Basílica (desde el domingo de Pascua a todos los Santos) / en la Cripta (del 2 de noviembre al domingo de Ramos)
      • 17h en la Cripta (todo el año)
    • Sábado :
    • Entre semana todo el año :
      • 15h30 en la Cripta (a partir del 2 de enero 2012)
  • Centro de Acogida de la Basílica (frente a ella), abierto
    • noviembre, diciembre, enero, febrero : 9,30-17,15h
    • marzo, octubre : 9,30-17,45h
    • abril, mayo, junio, septiembre : 9-18,15h
    • julio, agosto : 9-18,45h
  • Cine de la Basílica
    • película de 35 minutos sobre la vida de Santa Teresita
    • en francés e inglés, y subtitulado en alemán, español, italiano, portugués y polaco
    • del fin de semana de Pascua al final de las Fiestas teresianas : 14, 15, y 16h
    • de octubre a Pascua : el film se proyecta en el Centro Pastoral Juan Pablo II, 14h, 15h y 16h
  • Museo de cera Diorama
    • 11 escenas de la vida de Teresita
    • visita audio-guiada de 25 m.
    • abierto del 1 de abril al 1 de noviembre : 11-13h (excepto domingos y fiestas litúrgicas), y 14-18h
  • Cúpula
    • en julio y agosto : 14-18h30

Catedral de San Pedro

  • abierta
    • 9,30-18,45h (domingo 10-18h)
  • Misas
    • Domingo : 11h
    • Entresemana : 18h
    • Misa dominical del sábado :18h (Iglesia San Francisco Javier), 18,30h (Iglesia San Desir)

Buissonnets (Casa de Santa Teresita)

  • del lunes de Pascua a comienzos de octubre : 9 -12h / 14-18h
  • octubre, febrero, marzo : 10-12h / 14-17h
  • noviembre, diciembre, enero : 10-12h / 14 -16h
  • de mediados de noviembre a mediados de diciembre : cerrado

Casa de acogida de los peregrinos (para alojamiento y / o restauración)

  • Ermitage de Santa Teresita
    23 rue du Carmel - 14100 Lisieux
    Tel. 02 31 48 55 10 - Fax 02 31 48 55 27
    ermitage-ste-therese chez therese-de-lisieux.com
  • Hogar Luis y Celia Martin
    15 avenue Sainte-Thérèse - 14100 Lisieux
    Tel. 02 31 62 09 33 - Fax 02 31 62 88 65
    foyer-martin chez therese-de-lisieux.com

Para cualquier información

Servicio de Acogida
BP 62095
F-14102 LISIEUX cedex

Tel : 02 31 48 55 08
Fax : 02 31 48 55 26
info chez therese-de-lisieux.com

Privilegios del Amor de Jesús Cuando el 9 de…

Privilegios del Amor de Jesús

Cuando el 9 de abril de 1888, la joven Teresita Martin, desarraigándose del dulce nido de los Buissonnets para arraigarse en la montaña del Carmelo, entró en el Carmelo de Lisieux conducida por su padre, que había aceptado el gran sacrifico que su marcha suponía para él, sólo la guiaba un deseo : ser una verdadera carmelita (Manuscrito A 26v, 10)

Sor Teresita de Niño Jesús de la Santa Faz se aplicará desde entonces a ser una verdadera hija espiritual de Santa Teresa de Jesús, la Madre española que reformó el Carmelo en el siglo XVI, para encontrar “sólo a Jesús.”

A través de la vida cotidiana del convento, de los sacrificios de cada día y de la ofrenda de su persona, una nada al que es todo, Teresita de Lisieux escaló la montaña del Carmelo y se adentró, una a una, en las moradas del “Castillo interior,” rezando por los sacerdotes, en comunión profunda con la Iglesia, que irradia su mirada misionera en el mundo.

Viviendo así, santa Teresita del Niño Jesús de la Santa Faz experimentó el Amor misericordioso del Padre. Al sentir su pequeñez, pidió a Dios, en su Acto de Ofrenda del 9 de junio de 1895, que fuera Él mismo su santidad :”Deseo ser santa, pero siento mi impotencia y os pido, Dios mío, que seáis Vos mismo mi santidad.”

Teresita emprendió su “caminito” de abandono en los brazos del Padre con el deseo de ser cada vez más pequeña. Esta es la gran novedad del descubrimiento de Teresita, descubrimiento que, al mismo tiempo, es fidelidad creadora a la experiencia espiritual del Carmelo, puesta en vigor por santa Teresa de Ávila por la que experimentará “La perfección del Amor.”

Sor Francisca Teresa, Leonia Martin, la hermana de Teresita religiosa en el monasterio de la Visitación de Caen desde 1899 a 1941, se revelará como una fiel discípula de su hermana Sor Teresita del Niño Jesús que fue su maestra espiritual. Sor Francisca Teresa avanzará en el camino humilde y escondido de la confianza y del amor que lleva al abandono en los brazos del Padre.

Los fieles no se engañan cuando van hasta su tumba a pedir su intercesión. Las gracias que reciben son muy numerosas. El 15 de noviembre de 2014, las hermanas del Monasterio de la Visitación se constituyeron como “Actor” de la Causa de la Beatificación y Canonización de su Sor Francisca Teresa. El 8 de diciembre de 2014, en respuesta de Mons. Boulanger, obispo de Bayeux y Lisieux a las hermanas de la Visitación, Sor Francisca Teresa fue declarada “Sierva de Dios.”

El 24 de enero de 2015, en la fiesta de San Francisco de Sales y desde el monasterio de la Visitación de Caen, Mons. Boulanger anunció la buena nueva… Por lo tanto, conviene llamar a Leonia Martin : “la Sierva de Dios, Sor Francisca Teresa” para mayor gloria de Dios.

Por el P. Olivier RUFRAY, Rector del Santuario de Lisieux

Programa 2017

IMPORTANTES CITAS DE 2017 en el que se cumplen 20 años del doctorado de Santa Teresita del Niño Jesús.

Febrero 2017

Del 25 al 26 de febrero de 2017-Fin de semana para novios

Preparación para el matrimonio con los santos Luis y Celia Martin

Marzo 2017

Jueves 16 de mars
Velada espiritual “Aprender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Abril Semana Santa y Pascua de Resurrección

Miércoles 12 de abril

  • 17 h Celebración penitencial-Basílica inferior

Jueves Santo 13 de abril

  • 08h00 Oficio de lectura-Carmelo
  • 10h00 Enseñanza
  • 14h30 Celebración de la Cena–Catedral de San Pedro
  • 07h00 Celebración de la Cena–Carmelo
  • 18h00 Celebración de la Cena– Basílica inferior

Viernes Santo 14 de abril

  • 08h00 Oficio de lectura– Carmelo
  • 10h00 Enseñanza.
  • 15h00 Viacrucis- Basílica
  • 07h00 Celebración de la Pasión–Carmelo
  • 08h00 Celebración de la Pasión–Basílica inferior

Sábado Santo 15 de abril

  • 08h00 Oficio de lectura-Carmelo
  • 10h00 Enseñanza
  • 14h30 Visita a los Buissonnets
  • 21h00 Vigilia-Basílica inferior
  • 21h30 Vigilia pascual –Carmelo

Domingo de Pascua de Resurrección 16 de abril

  • 10h30 Misa-Basílica superior
  • 15h30 Vísperas-Basílica inferior
  • 17h00 Misa-Basílica inferior

Lunes de Pascua de Resurrección

  • 10h30 Misa – Basílica- superior

Abril 2017

Del lunes 3 de la tarde al sábado 8 de abril
Retiro “La Cruz en la vida de la familia Martin

  • P. Silvio Longobardi
  • Ermitage Santa Teresita

Jueves 20 de abril
Velada espiritual “Aprender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Domingo 22 de abril
Domingo de la Misericordia

  • 19h30 Misa
  • Basílica superior
  • Tarde : Rosario en la capilla de la divina Misericordia

Mayo 2017

Jueves 18 de mayo
Velada espiritual “Appréhender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Ascensión

Jueves 25 de mayo

  • 10h30 Misa- Basílica Superior

Junio 2017

Domingo 4 de junio Pentecostés

  • 10h30 Misa – Basílica superior
  • 05h30 Vísperas –Basílica inferior
  • 15h00 Misa- Basílica inferior

Jueves 15 de junio
Velada espiritual “Appréhender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Domingo 18 de junio
Fiesta del Corpus

  • 10h30 Misa – Basílica superior
  • 15h30 Procesión del Corpus
  • 17h00 Misa- Basílica inferior

Del domingo 18 tarde al sábado 24 de junio
Retiro “El doctorado de Teresita una alegría para toda la Iglesia”

  • P. Sylvain Lamerand
  • Ermitage Santa Teresita

Julio 2017

8-16 de julio Fiestas de los Santos Luis y Celia Martin

“8-9 de julio- Comienzo de las fiestas en Alençon"

  • Marcha de los esposos, conferencia, Misa

“Miércoles 12 Fiesta litúrgica de los santos Luis y Celia en Lisieux"

  • 19h30 Misa solemne
  • Basílica inferior

“Domingo 16 Clausura de las fiestas"

  • 10h30 Misa
  • Basílica superior
  • Por la tarde bendición de las familias

Del domingo tarde 9 al sábado 15
Retiro "Con Teresita y Gabriela Bossi vivir un verdadero corazón a corazón con Jesús"

  • P. P. Descouvemont
  • Ermitage Santa Teresita

Agosto 2017

14-15 de agosto - Asunción de Nuestra Señora

Lunes 14 de agosto

  • 20h30 Procesión y velada mariana
  • Basílica superior

Domingo 15

  • 10h30 Misa
  • Basílica superior
  • 15h30 Procesión de la Virgen de la Sonrisa desde los Buissonnets a la Basílica y Vísperas

Septiembre 2017

Del domingo 3 tarde al sábado 9
Retiro “Hacer amar a Jesús y enseñar “mi caminito” a las almas”

  • P. Patrick Lemoine
  • Ermitage Santa Teresita.

30 de septiembre -8 de octubre – Fiestas de Santa Teresita

Sábado 30 de septiembre

  • 20h30 Procesión de las Reliquias del Carmelo a la Basílica. Vigilia

Octubre 2017

30 de septiembre -8 de octubre – Fiestas de Santa Teresita

Domingo 1 de octubre Solemnidad de Santa Teresita del Niño Jesús de la Santa Faz

  • 10h30 Misa –Basílica superior
  • 15h30 Procesión desde la Basílica a la Catedral y Vísperas

Sábado 2 de octubre Jornada de los enfermos y de las personas discapacitadas

  • Basílica superior

Domingo 8 de octubre Peregrinación de la Familia del Carmelo

  • 10h30-Misa-Basílica superior
  • 15h00 Procesión desde la Basílica a la capilla del Carmelo y Vísperas

Jueves 19 de octubre 20 años del Doctorado de Teresita

  • 10h30 Misa Basílica superior

Jueves 19 de octubre
Velada spiritual “Appréhender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Noviembre 2017

Del 11 al 12- Fin de semana para novios Preparación al matrimonio con los santos Luis y Celia

Del domingo 5 tarde al sábado 11
Retiro “La llamada al desierto hoy con Teresita del Niño Jesús de la Santa Faz y Carlos de Foucauld.”

  • P. René Malhère
  • Ermitage Santa Teresita

Jueves 16 de noviembre
Velada espiritual “Appréhender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Diciembre 2017

Jueves 14 de diciembre
Velada espiritual “Appréhender a rezar con Santa Teresita

  • P. Patrick Lemoine
  • 20h30 Ermitage Santa Teresita

Claustro de la Misericordia, lugar de meditación

Abierto todos los días las mismas horas que la Basílica,
bajo el claustro derecho de la Basílica superior

Confesiones

  • Carmelo:10-11h/15-17h
  • Basílica superior : de Pascua de Resurrección a Todos los Santos 10h,30-12 /15-17h
  • Basílica inferior : de Todos los Santos a Pascua de Resurrección15-17h

Información e inscripciones 00 33 2 31 48 55 08
Info chez therese-de-lisieux.com
Santuario de Lisieux- 31 rue du Carmel 140102 Lisieux cedex
Tel 00 33 2 31 48 55 00
Fax 00 33 2 31 48 55 25

Viajes de las reliquias de santa Teresita

A proposito de las Reliquias de santa Teresita

El origen del movimiento de veneración de las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz hay que buscarlo en el cementerio de Lisieux poco tiempo después de su muerte, ocurrida el 30 de septiembre de 1897.

Reliquaire de sainte ThérèseEn el Carmelo, cuando moría una hermana, se redactaba un escrito necrológico que se enviaba a los amigos del monasterio. El de Teresa del Niño Jesús fue compuesto a partir de tres manuscritos autobiográficos que ella misma había escrito por obediencia. Su éxito dio lugar a la primera edición de Historia de un Alma, que se publicó el 30 de septiembre de 1898 , con 2000 ejemplares. La segunda edición tuvo lugar en mayo de 1899 y el 1900 se publicaron 6000 ejemplares. Se hicieron numerosas traducciones, primero en inglés, el 1901, después , en los cuatro años siguientes, en ocho lenguas más.

Ancienne tombe de sainte ThérèseMuy pronto los lectores de Historia de un alma comienzan a llegar a Lisieux en peregrinación a la tumba de Teresa. También escriben al Carmelo para pedir reliquias El movimiento va creciendo : Un cortejo de peregrinos sube cada día, desde la estación a las colinas donde se encuentra el cementerio de la ciudad , a rezar ante la tumba de Teresa. Se realizan milagros y tiene lugar la curación, el 26 de mayo de 1908, de una niña ciega de 4 años, Reine Fouquet, de origen modesto a la que su madre había traído el día anterior a la tumba de Teresa. Esta curación milagrosa tuvo una enorme repercusión.

Las peregrinaciones a la tumba son cada vez más numerosas. Muchas personas rezan con los brazos en cruz , otras depositan flores en la tumba o dejan allí sus exvotos : muletas, bastones, aparatos de todas clases ( cf. Guía del peregrino, Descouvemont, p.449), encienden cirios… Se organizan grandes peregrinaciones.

El cuerpo de Teresa fue exhumado en el cementerio de Lisieux el 6 de septiembre de 1910, en presencia del obispo y de algunos centenares de personas. Los restos fueron depositados en un féretro de plomo y llevados a otra tumba. Una segunda exhumación tuvo lugar los días 6-10 de agosto de 1917. El 26 de marzo de 1923 se realizó la traslación solemne del féretro desde el cementerio a la capilla del Carmelo. La beatificación de Teresa tendrá lugar en Roma el 29 de abril de 1923.

El 17 de mayo de 1925, también en Roma ,fue la canonización. En Lisieux, el 30 de septiembre de 1925, el delgado del Papa Cardenal Vico, se arrodilló ante la Urna entreabierta donde reposa el cuerpo de Teresa, para depositar una rosa de oro en la mano de la estatua yacente realizada en 1920 por el monje Marie-Bernard, de la trapa de Soligny.

¿Cómo explicar este« huracán de gloria » que, en un cuarto de siglo, dio a conocer al mundo entero a esta joven muerta a los 24 años y 8 meses ?

Es toda una epopeya que Historia de una vida ( libro de Mons. Guy Gaucher) permite conocer. Es el camino de una mujer que tuvo la osadía de creer, con una temeraria audacia, en el amor misericordioso del Padre, « la realidad más grande y fundamental del Evangelio » (Juan Pablo II en Lisieux) (cf. portada del libro). Nuestro propósito aquí no es presentar el mensaje de Teresa, ni los hechos que han permitido que sea conocida en todo el mundo esta « Doctora de la Iglesia ». Queremos limitarnos sólamente a lo que sucede alrededor de las reliquias de Teresa tanto en Lisieux como en los diferentes países por los que han peregrinado.

Para una catequisis de las Reliquias

Las reliquias nos conducen a Teresa. Comprender a Teresa es saber cómo vivió su fe. Su vida es un testimonio, su mensaje es clarividente, sus actitudes liberadoras, su discernimiento lleno de equilibrio.

Pero, al venerar sus reliquias, el peregrino no « sólo recuerda » sino que se encuentra con Teresa. Tiene que vivir con ella una experiencia personal , única, decisiva para su vida. En cierta manera el pasado de Teresa no le interesa sino en cuanto que ella « está en el presente », en el hoy y esta presencia representa lo que el peregrino será mañana. Por eso es indispensable una catequesis antes, durante y después del paso de las reliquias, pues la pasión de Teresa es la de amar a Jesús .La actualidad de Teresa nos pone delante del sentido de nuestra propia actualidad : nos abre a la presencia de Cristo resucitado..

Teresa no puede ser comprendida mas que entrando con ella en la escuela de Jesús.

El punto de partida de la catequesis es preguntarse por el sentido de las reliquias.

Evitar dos riesgos « sin sentido »

En primer lugar nos encontramos con la postura « racionalista » : La veneración de las reliquias es algo antiguo que ha llevado, en la historia de la religiones, a hechos absurdos (cf. Libro de Calvino ). Los lugares de peregrinación se han peleado por tener reliquias, las han creado, han hecho comercio con ellas.. El hombre, abrumado por su condición, por el miedo al dolor y a la muerte, ha sentido la necesidad de protestar contra lo que le « aplasta ». Y se refugia en conductas « mágicas » que lo protegen y que le permiten vivir. Hoy la ciencia ha esclarecido todas esas actitudes que son producidas por el poder del subconsciente. Muchos fenómenos extraordinarios que tuvieron lugar en el pasado han encontrado en la actualidad explicaciones científicas. Aquellas cosas que hoy no podemos explicar podrán serlo mañana. Esta postura, como punto de partida, no considera los hechos en sí mismos. A priori ve en las reliquias superchería ingenua, explotación, debilidad del espíritu humano.

La actitud opuesta es la que hace abstracción de todo espíritu crítico. « Las reliquias…, »« están bien », funcionan…,son un talismán que protege. Lo sobrenatural se ve como una fuerza radioactiva que, sin ser vista, actúa Se deben de realizar un cierto número de actos , no se puede fallar y así se obtendrán resultados. Las medallas, el relicario, las plegarias son pasos obligados. Para estar más seguro hay que invocar a San Benito o a otros traumaturgos conocidos. La historia de Teresa está muy lejos de todo esto.

Entre las dos existe un camino « de sentido » (lleno de sentido)

es el verdadero camino espiritual : proponer el testimonio de Teresa, las diferentes etapas de su vida, las preguntas, los descubrimientos, las fuentes, el sentido que dio a su vida… Es la propuesta de la fe. Teresa no enseña, no desarrolla conceptos ; vive su experiencia espiritual (no habla de ella mas que para responder a las peticiones que le son propuestas : Ms A y C , o sugeridas Ms B). No escribe para tener discípulos, pero piensa que su camino puede ayudar « a muchas almas » a encontrar el suyo. Lo que Teresa nos ofrece no es un pensamiento teológico basado en ella misma sino los medios para que vivamos una experiencia espiritual. El último texto que escribió (detrás de una estampa, el 25 de agosto de 1897) los resume : "No puedo tener miedo de un Dios que se ha hecho por mí tan pequeño…¡Lo amo porque no es mas que Amor y Misericordia !

Cuando se pregunta a los peregrinos, sea cual sea su edad , cultura, país , religión es esta es la idea central que les atrae del mensaje de Teresa . « Dios es amor » es la base de todo , incluso cuando la « noche de la fe » puede desvanecer la conciencia del creyente.

Hablar de experiencia espiritual es hablar de« vida según el espíritu ».Él fue quien actuó en la vida de Teresa, en su persona y también lo hace en nosotros cuando nos abrimos a su presencia en respuesta a la llamada que provoca en nosotros la veneración de las reliquias. El encuentro con Teresa hace posible, si queremos, el encuentro con el que fue el Amor de su vida.

Las manifestaciones en torno a las reliquias nos sorprenden, parece que forman parte de « la religión popular »(¿por qué tiene siempre esta expresión un sentido negativo ? ). La religión « del pueblo de Dios »no forma parte de la « teología en acción » que tanto le gusta al Papa Juan Pablo II ?. Es decir que es un lenguaje sobre Dios, sobre el encuentro de Dios con el hombre.

La liturgia está abierta esta catequesis pues también ella es un camino simbólico, que habla a todos los sentidos y no sólo a la inteligencia.. En de todos las celebraciones que se organizan en torno a las reliquias, la liturgia es importante y se centra en los sacramentos de la Iglesia de Cristo, en la palabra de Dios. La liturgia produce en el corazón lo que Pablo llama « signos del Espíritu » : paz, alegría, confianza, reconciliación, capacidad de soportar los sufrimientos…

En los diferentes países por donde han pasado las reliquias siempre se constatan idénticos movimientos de conversión (metanoia), es decir, se pasa de lo que uno es, de lo que uno piensa , de lo que uno vive a una confianza no fundamentada en razones humanas sino en el sentido que da la fe a la vida humana. Es la apertura a una experiencia personal de lo trascendente más allá de las posibilidades humanas : Cristo resucitado ,que vivió en el corazón de Teresa, está en el corazón del creyente.

Los lugares de peregrinación son a menudo catalizadores que hacen posible esta experiencia. Los signos hablan :« Nos hiciste ,Señor para Ti y nuestro corazón está inquiento hasta que descanse en Ti ». (San Agustín).

En Lisieux, lo lugares teresianos (Buissonnets, catedral de San Pedro, Carmelo, Basílica), son vectores de todo esto. Es posible « experimentar » los signos (los sacramentos) y reencontrar, por medio de Teresa, a Dios que fue el centro de su vida.

Teresa, Doctora de la Iglesia, nos ofrece toda una gama de medios para desarrollar esta catequesis :

  • importancia que para ella tenían los sacramentos
  • la palabra de Dios con la que tuvo un encuentro especial
  • el sentido de la vocación en la Iglesia
  • los hechos de su vida que dan fe de su unión con Cristo resucitado
  • su vida sencilla y escondida…

Llevar las reliquias a un país supone :

  • una acción contra corriente : presentar la vida, el mensaje y el simbolismo que desarrolla Teresa
  • una catequesis adaptada el momento en el que Teresa está en ese lugar : celebraciones colectivas, momentos de oración, de veneración , contactos individuales, (diálogos, sacramento de la reconciliación…)
  • un aval para seguir con lo que se hace y una invitación a estar atentos para que la semilla sembrada germine con fuerza.

El gran « actor » de Todo es el Espíritu Santo que ayuda a que las almas se abran al mundo espiritual.

Peregrinación de las Reliquias por el mundo

Teresa, por medio de sus reliquias, está siendo recibida en todo el mundo con manifestaciones distintas. ¿Qué buscan las muchedumbres que se acercan a ella de todos los lugares y países y no solamente los católicos, sino también fieles de otras iglesias cristianas e incluso de otras religiones- sobre todo del Islan ? ¿Qué buscan ?

« El instrumento de marketing mediático » (como lo llama un profesional del turismo) es, sin embargo, pobre a pesar de la belleza del relicario donado por Brasil y de su casco protector de pexiglás… Las muchedumbres manifiestan un entusiasmo sencillo, pero no una actitud mágica ante las reliquias .Tocan el relicario, lo reciben con recogimiento silencioso, con signos festivos, con alegría, con flores, con aplausos, con fuegos artificiales, con cantos, con orquestas pero, sobre todo, rezan, , lo veneran, se emocionan. Todos las personas que lo reciben quieren participar en la Eucaristía, en la plegaria.

Se realizan celebraciones penitenciales, se recibe el sacramento del perdón, se hacen largos e intensos momentos de oración. Todos quieren conocer mejor a Teresa, leer sus obras ,tener estampas y medallas suyas. La veneración de las reliquias es ciertamente una experiencia del creyente ante lo sagrado.(Un musulmán del Líbano :« Es una bendición de Dios ») . Teresa nos ayuda a comunicarnos con Dios y a tener una relación filial con Él. Es importante saber qué significan las reliquias.

Calendario de las peregrinaciones

Reliquaire du Centenaire de sainte Thérèse

  • 2007
    • Julio - agosto : EQUATOR (Comla)
    • 5-13 de mayo : FRANCIA : Notre Dame des Victoires, Paris
    • 31-5 de noviembre : FRANCIA : Notre Dame des Victoires, Paris
  • 2006
    • Fine de diciembre - 29 de enero : PHILIPPINES
    • 30 de enero - 13 de febrero : GUAM
    • 15 de febrero - fin de abril : COSTA DE IVOIRE
    • 1 de mayo - 12 de agosto : CAMEROUN
    • Medio agosto - diciembre : ITALIA
  • 2005
    • 14 de enero - 9 de marzo : BURKINA FASO
    • 29 de abril - 15 de agosto : POLONIA
    • 22 de agosto - 7 de septiembre : SEYCHELLES
    • 17 de septiembre - 18 de octubre : NUEVA ZELANDE
    • noche del 22 al 23 de octubre : FRANCIA, Vire
    • 28 de octubre - 16 de diciembre : PORTUGAL
  • 2004
    • 15 de enero - 15 de abril : BENIN
  • 2003
    • 8 de enero - 13 de febrero : ISLA DE REUNION
    • 13 de febrero - 3 de marzo : MADAGASCAR
    • 3 de marzo - 13 de abril : ILE DE MAURICIO y SEYCHELLES
    • 4 de mayo : ITALIA : Turín, Venecia
    • 20 de julio - 7 de agosto : MALTA
    • septiembre - diciembre : ESPANA
  • 2002
    • 1 de febrero - 3 de mayo : AUSTRALIA
    • 4 de mayo - 20 de agosto : POLINESIA FRANCESA (Nueva Caledonia, Walis, Tahitíi, Marquesas, Isla de Guan)
    • 1 de septiembre - 17 de noviembre : LIBANO
    • 19 de noviembre - 28 de diciembre : IRAK
  • 2001
    • 16 de enero - 28 de marzo : MEJICO
    • 15 de abril - 30 de junio : IRLANDA
    • 15-23 de julio : BOSNIA HERZEGOVINA
    • 12-15 de agosto : FRANCIA, Honfleur
    • 8-9 de septiembre : FRANCIA, Lisieux ("Los Buissonnets)
    • 17 de septiembre - 14 de diciembre : CANADA, FRANCIA (Diócesis de San Brieuc)
  • 2000
    • Enero : ESTADOS UNIDOS
    • Febrero / marzo / abril : FILIPINAS, TAIWAN, HONG-KONG
    • 4 de mayo - 26 de diciembre : ITALIA
  • 1999
    • 20 de enero - 21 de febrero : PAISES BAJOS
    • 27 de febrero - 21 de marzo : RUSIA europea / Volga
    • 5 - 20 de abril : SIBERIA OCCIDENTAL
    • 22 de abril - 5 de mayo : SIBERIE ORIENTAL
    • 5 de mayo - 30 de junio : KAZAKHISTAN
    • Julio / agosto / septiembre : ARGENTINA
    • Octubre / noviembre / diciembre : ESTADOS UNIDOS
  • 1998
    • Enero - diciembre : BRASIL
  • 1997
    • Agosto : PARIS : JMJ, Nuestra Señora de las Victorias
    • Octubre : ITALIA : Milán, Roma (Doctorado de Teresa)
    • Noviembre : SUIZA / AUSTRIA / ESLOVENIA
    • Diciembre : BRASIL
  • 1996
    • Enero - mayo : FRANCIA : monasterios, comunidades, parroquias
    • 11-28 de mayo : BELGICA / LUXEMBURGO
    • Junio - agosto : FRANCIA : monasterios, comunidades, parroquias
    • 8 -11 de agosto : ALEMANIA
    • 20-25 de agosto : ITALIA : Rímini
    • 27 de agosto - 27 de septiembre : FRANCIA : monasterios, comunidades, parroquias
  • 1995
    • Marzo - noviembre : FRANCIA : parroquias de París
    • 17-21 noviembre : BELGIQUE : Namur / Beauraing / Arlon
    • 10-23 diciembre : FRANCIA : Ariége / Burdeos
  • 1994
    • Octubre - noviembre : FRANCIA, Lión / Marsella / Venasque

Publicaciones

Las publicaciones del Santuario

Teresa de Lisieux

Revista mensual en frances sobre santa Teresita de Lisieux

Descubre la revista Thérèse de Lisieux

Son muchos los que vienen a visitar los lugares donde vivió Teresita.
Todos nos sentimos muy felices cuando compartimos, con los peregrinos , momentos de encuentro y de oración en el Santuario.
Por eso deseamos que la revista “Thérése de Lisieux” os permita mantener todos los meses un lazo de unión con Teresita.
El equipo de redacción de la revista no tiene otro objetivo que el de dar a conocer el mensaje espiritual de Santa Teresita :”Amar a Jesús y hacerlo amar”

El contenido de la revista es el siguiente :

  • Una editorial sobre la actualidad del mensaje de Teresita.
  • Una firma sobre momentos de la vida de Teresita, su familia, su influencia en el mundo.
  • Un mensaje de Santa Teresita del Niño Jesús en sus múltiples facetas. El viaje de Teresita por el mundo, acontecimiento del último decenio.
  • “Quisiera recorrer la tierra” traduce la emoción, la alegría, la sorpresa…en todos los rincones del mundo.
  • Un dossier (8 págs) sobre un tema esencial de nuestra fe a la luz de Teresita, Doctora de la Iglesia.
  • La vida del Santuario, lugar vivo, animado por los acontecimientos y la estancia de los peregrinos.
  • Un correo de los lectores para compartir nuestra experiencia con Teresa.
  • Esta revista exister soló en francés.

Teresa de Lisieux

La revista versa sobre los escritos de Teresa, su mensaje, su irradiación en el mundo, actualidades e informaciones y un espacio de diálogo con los lectores.

  • Revista mensual en francés,
  • fundada en 1925, difundida en 125 países,
  • 11 números y el calendario anual,
  • 32 páginas ilustradas con numerosas fotos.
  • Suscripción :
    • Francia : 1 año = 33 € / 2 años = 62 €
    • Extranjero : 1 año = 44 € / 2 años = 83 €

Vida Teresiana

Publicación trimestral sobre santa Teresita de Lisieux

Vida Teresiana

Revista trimestral, continuación de Etudes et Documents que comenzo su publicación en 1961. Escrita en francés. Revista de trabajo historico, espiritual, bibliográfico.

  • 4 número al año
  • 72 páginas
  • Suscripciones
    • Francia : 33 € (1 año) ; 62 € (2 años)
    • Extranjero : 44 € (1 año) ; 83 € (2 años)

Discípulos de santa Teresita

Unión espiritual con santa Teresita

Discípulos de Teresita

La Unión de Discípulos de Santa Teresa responde al deseo de hombres y mujeres que quieren progresar en la vida cristiana , siguiendo la escuela de la joven carmelita de Lisieux.

¿Qué son los Discípulos de Santa Teresita ?

Para seguir el mismo camino que ella siguió y vivir el Evangelio estos cristianos escogen :

  • rezar como ella : « Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada lanzada al cielo, un grito de gratitud y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra, es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús. »
  • seguir el « Caminito de la Infancia Espiritual » : « Lo que le agrada (a Jesús) en mi pobrecita alma es verme amar mi pequeñez y mi pobreza ,es la esperanza ciega que tengo en su Misericordia »
  • vivir el espíritu misionero de la Iglesia : « ¡ Quisiera ser misionera..! ¡En el corazón de la Iglesia, mi Madre, yo seré el Amor y así lo seré todo ! ».

¿Con qué medios ?

  • la oración para que Jesús sea para ellos, como lo fue para Teresa, su único Amor, con la ayuda de María , Nuestra Madre.
  • vivir la Doctrina de Teresa : leyendo sus escritos, también las obras que explican su espiritualidad o las revistas teresianas( Teresa de Lisieux y Vida Teresiana).
  • recibir frecuentemente la Eucaristía y el Sacramento de la Reconciliación.
  • la meditación de la cartas mensuales de la Unión de Discipulos (y el retiro de Cuaresma).

¿Cómo inscribirse ?

La inscripción es gratuita, lo mismo que el recibo de cartas mensuales. Sin embargo, damos las gracias a todos los que pueden mandarnos, cada año, una participación de 10 €, que cubre los gastos de de un socio durante un año). Igualmente damos las gracias a los que ayudan a los Discípulos de Teresa a recibir estas cartas en todo el mundo, en especial en África.

DISCIPLES DE SAINTE THERESE
BP 62095
14102 LISIEUX CEDEX
disciples chez therese-de-lisieux.com

  • « Deseo seguir recibiendo las cartas mensuales que son siempre para mí una gran ayuda y me sirven en mi labor apostólica . » (E. G. 75)
  • « Discípula-hermana de Santa Teresa, las cartas mensuales son un mensaje que me envía cada mes. Siempre encuentro en ellas alguna cosa que me sirve para profundizar en »el Caminito« . Una carmelita portuguesa. » une carmélite du Portugal
  • « Las cartas mensuales son un precioso apoyo para la oración, en particular, el retiro de Cuaresma que podemos hacerlo en nuestra casa » (D. H. 47)

Amigos de santa Teresita

Unión espiritual con santa Teresita para niños

Amigos de santa Teresita

Una Asociación

  • fundada por Mons. Suhard, obispo de Bayeux-Lisieux(1928-1 931 ) . Esta asociación testimonia el lugar privilegiado de los niños en la familia espiritual teresiana ;
  • los niños son confiados de forma muy especial a Santa Teresita. Cada primer domingo de mes, en Lisieux, la misa de los pere- grinos se celebra para ellos ;
  • los padres y familia reciben ayuda espiritual. A la luz del ejemplo dado por Luis y Celia Martin, se les anima a trabajar en el desarrollo espiritual y en la educación cristiana de sus hijos. Por esto es muy importante que los niños sean inscritos por uno de sus familiares más próximos, un padrino o una ma- drina, que podrán participar con los padres en esta magnífica tarea de formación de sus corazones.

Testimonios

  • « Muy querida Santa Teresa, queremos, por medio de esta carta, pedirte que tengas siempre bajo tu protección a Ana Rosa. Todos los niños de nuestra familia están inscritos como Protegidos tuyos. Tenemos toda la confianza puesta en ti y sabemos que los cuidaras durante toda su vida. » Mme. A. (Vosgos )
  • « Querida Santa Teresa, soy madrina de una niña llamada Julia, nacida en Bretaña. Sabemos que la cuidaras y ayudarás durante toda su vida. Deseamos que la fe la sostenga a lo largo de sus años y que la sepa comunicar a todas las personas que vivan a su alrededor » Jet D F. (Vosgos)

Para inscribir a un niño (menor de 12 años)

  • Escribir al Santuario indicando claramente :
    • nombre y apellidos
    • fecha y lugar de nacimiento
    • relación de parentesco
    • la dirección de niño, a quien enviaremos un recuerdo de su inscripción y la vuestra.
  • La inscripción es gratuita. Los que lo deseen, pueden hacer una ofrenda, solamente para cubrir los gastos del correo.

Información e inscripciones

  • Contactar con RIA en el teléfono 00 33 2 31 48 55 08
  • « Petits Amis de Sainte Thérèse »
    BP 62095
    14102 Lisieux cedex
  • info chez therese-de-lisieux.com

La Asociación de « Ciudades Santuarios » de Francia

La Asociación « Ciudades Santuarios » de Francia

La Asociación « Ciudades-Santuarios » de Francia reúne a las Oficinas de Turismo y a los Santuarios con objetivos siguientes : cooperación entre las oficinas de turismo y los responsables de los Santuarios para acoger e informar mejor a todos los visitantes, turistas o peregrinos, constitución de una red solidaria para la puesta en común y el intercambio de competencias, experiencias y vivenicias, llevar a cabo una estrategia de promoción en commún y en asociación con la Casa de Francia (organismo de promoción turística de Francia en el extranjero).

HISTORIA

1993

Contacto informal entre los directires de las oficinas de turismo de Lisieux, Paray-le Monial y le Puy-en-Velay en el salon MITCAR

1994

Seis de los lugares de peregrinaciones más importantes de Francia (Lisieux, Le Puy-en Velay, Nevers, Paray-le-Monial, Rocamadour y Santa Ana d’Auray) se reúnen y forman la Asociación.

1997-2004

Sucesivamente se unen a la Asociación : Chartres, Lourdes, Mont-San-Miguel y Ars.

2008

Se acocian dos nuevos santuarios : La Salette, Pontmain y Nuestra Señora de Laus.

En la actualidad

la Asociación está formada por 13 ciudades-santuarios, pero este número puede ampliarse.

FUNCIONAMIENTO

Cinco veces al año se reúnen, alrededor de una mesa, los rectores de los santuarios o sus representantes y los directores de turismo de las ciudades respectivas con el fin de buscar acciones comunes de promoción, de acogida y de animación. Estas reuniones, estímulo real para la ciudad y el santuario, meustran igualmente la voluntad común de integrar el lugar santo en la ciudad. El Santuario no debe ser percibido ni pensado fuera de la ciudad y de sus preocupaciones.

PARA ACOGER

La Asociación de Ciudades-Santuarios se pone a vuestra disposición para facilitaros la organización de vuestra estancia en las ciudades Santuarios de Francia. Podéis visitar nuestras páginas Web.

CIUDADES-MIEMBROS DE LA ASOCIACIÓN

Peticiones de oración

Dejar sus intenciones de oración

Intenciones de oración

Novena

Dios, Padre nuestro, siempre acoges cerca de Tí a los que en este mundo te sirven fielmente. Invocamos a Santa Teresita del Niño Jesús por su amor a Tí. Su filial confianza le hacía esperar que Tú harías su voluntad en el cielo como ella había hecho la tuya en la tierra. Te suplico que escuches la plegaria que te dirijo con fe, confiando en su intercesión.

Padre nuestro

Señor Jesús, Hijo único de Dios y Salvador nuestro, acúerdate de que Santa Teresita del Niño Jesús consumió su vida en la tierra por la salvación de las almas y quiso pasar su cielo haciendo el bien en la tierra. Ya que es tu esposa amada, apasionada por tu gloria, la suplicamos. Me entrego a Tí a fin de obtener las gracias que te pido confiando en su intercesión.

Ave María

Espíritu Santo, fuente de toda gracia y de todo amor, por tu acción Santa Teresita de Niño Jesús fue colmada de gracias divinas y respondió a ellas con perfecta fidelidad. Ahora que intercede por nosotros y no quiere descansar hasta el fin de los tiempos, la imploramos. Te pido que bendigas y escuches mi oración a fin de que me sea concedida la gracia confiada a su intercesión.

Gloria

Oh Santa Teresita dal Niño Jesús, mira la confianza que pongo en tí, acoge mis intenciones, intercede por mí ante la Virgen María que te sonrió en el momento de la prueba. Mira, también, a los que sufren y padecen y a todos los que piden tu protección. Me uno a ellos como a mis hermanos.

Por medio de las gracias que deseamos, si tal es la voluntad del Señor, concédenos ser fortificados en la fe, la esperanza y el amor en el camino de la vida y ser ayudados en el momento de la muerte, a fin de conocer la eterna alegría de los hijos de Dios.

Amén

reliquaire à la Basilique

Dejar aqui sus intenciones de oración

Estarán puestas delante del relicario de santa Teresita en la Basílica. Los sacerdotes las llevaran en sus oraciones durante la misa del domingo.